DIRECTOR GENERAL ADJUNTO ALAN WM. WOLFF

Más información

  

Buenas tardes y bienvenidos a la presentación del folleto Breves respuestas a grandes preguntas sobre la OMC y el medio ambiente.

Quisiera agradecer a Daniel Ramos y a Ludivine Tamiotti, que son los principales autores del folleto, así como a los colegas de la División de Comercio y Medio Ambiente y de otras Divisiones de la casa que contribuyeron a su elaboración. ¡Han hecho un gran trabajo!

Las cuestiones ambientales forman parte integrante de la historia del sistema multilateral de comercio.

Pero el papel del comercio y de la OMC en el medio ambiente es complejo y, en consecuencia, no siempre se entiende bien.

¿Es el comercio bueno o malo para el medio ambiente? ¿Impide la OMC que los gobiernos protejan el medio ambiente? ¿Cómo puede la OMC apoyar los esfuerzos de sus Miembros para ecologizar sus economías?

Estas son preguntas muy importantes que merecen nuestra especial atención, sobre todo porque están vinculadas a esfuerzos más amplios para restablecer la confianza en:

  • Una OMC que está a la altura de la letra y el espíritu del Acuerdo de Marrakech, su documento fundacional. El párrafo inicial del Acuerdo de Marrakech consagra el desarrollo sostenible como un principio básico de la OMC.
  • Una OMC que contribuye plenamente a la consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. La Agenda cuenta con el comercio y la OMC para hacer realidad los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • Y una OMC que sigue ofreciendo beneficios de amplio alcance, en vista de los fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes que delatan la vulnerabilidad de las cadenas de suministro, transporte y distribución que hacen posible el comercio en primer lugar.

Comercio, medio ambiente y COVID-19

Es probable que el debate sobre el comercio y el medio ambiente cobre aún más importancia en los próximos años.

Un factor importante será la crisis del COVID-19, que ha dejado muy claro cómo la naturaleza, la salud humana y la economía están estrechamente vinculadas.

Muchos han argumentado que la degradación ambiental, como la pérdida de biodiversidad y hábitat y el cambio climático, hará que los posibles brotes de zoonosis como el de COVID-19 sean más comunes en el futuro. Otros han señalado que las alteraciones de nuestras vidas causadas por las pandemias podrían ser un indicio de lo que se puede esperar en un futuro afectado por el clima.

Las repercusiones en la naturaleza se pueden observar en múltiples formas, desde incendios forestales y sequías hasta huracanes e inundaciones.

Los llamamientos a la adopción de medidas ambiciosas para proteger nuestro medio ambiente, especialmente por parte de los jóvenes, son cada vez más fuertes.

Asimismo, la pandemia ha sometido a una mayor presión al sistema mundial de comercio, en realidad, a la economía mundial en su conjunto.

Las tensiones comerciales van en aumento, y la continuación de esta escalada acarrearía importantes consecuencias económicas.

La forma en que respondamos a esta crisis será esencial, ya que un sistema mundial de comercio sólido y eficaz debe constituir un elemento fundamental de la respuesta mundial a la pandemia y de los esfuerzos por reconstruir mejor y de forma más ecológica.

Tres indicadores

Las breves respuestas a grandes preguntas en el folleto que presentamos hoy constituyen indicadores que pueden guiarnos en el camino hacia una OMC que funcione mejor para las personas, el planeta y la prosperidad en el siglo XXI.

Quisiera destacar tres indicadores clave que se describen a grandes rasgos en el folleto.

  • El primero es que el comercio y la sostenibilidad ambiental siempre han estado y seguirán estando estrechamente vinculados.

El folleto nos recuerda que los gobiernos ya aplican medidas comerciales para alcanzar los objetivos ambientales.

Entre los ejemplos de medidas figuran los aranceles preferenciales para los productos ecológicos, los requisitos de eficiencia energética para los productos domésticos, los regímenes de licencias para limitar el comercio de animales y plantas en peligro de extinción, los aranceles sobre los productos químicos peligrosos y los sistemas de incentivos para las tecnologías de baja emisión de carbono.

Es más, los datos de la OMC muestran que esta tendencia se ha intensificado con el tiempo.

Hoy en día, casi 1 de cada 6 notificaciones de medidas comerciales a la OMC trata de medidas relacionadas con el medio ambiente, en comparación con 1 de cada 12 cuando se estableció la OMC hace 25 años.

Por lo tanto, no podemos rehuir el debate sobre el comercio y la sostenibilidad ambiental.

Existe una responsabilidad que debe asumir toda la comunidad política internacional de escuchar las preocupaciones, encontrar soluciones y facilitar la colaboración no solamente entre los gobiernos, sino también entre los consumidores, el sector privado y otras partes interesadas.

La idea de la publicación de hoy se remonta al evento de 2018 en que se creó la asociación entre la OMC y el PNUMA. La OMC y el PNUMA han aunado sus esfuerzos para proporcionar una plataforma a las partes interesadas de todos los sectores de la sociedad para que intercambien ideas, muestren experiencias exitosas y mejoren la comprensión de cómo el comercio puede contribuir más eficazmente al logro del desarrollo sostenible.

  • Esto me lleva al segundo indicador: las normas de la OMC no han impedido que los gobiernos adopten medidas para hacer frente a los desafíos ambientales.

En el folleto se resumen las complejas cuestiones jurídicas que han surgido en algunos asuntos de la OMC relacionados con el medio ambiente en unas pocas consideraciones fundamentales:

  • En los asuntos de la OMC relacionados con el medio ambiente, el objetivo ambiental nunca ha sido motivo de controversia. En cambio, las diferencias se centraron en los aspectos proteccionistas y arbitrarios de la medida. De hecho, es posible que esos aspectos proteccionistas hayan ido en contra de los objetivos de la medida en cuestión al haber impedido que el comercio desempeñara plenamente su papel en la promoción de la solución más eficaz para un determinado problema ambiental.
  • En consonancia con esto, los asuntos de la OMC han demostrado que sus Miembros tienen libertad para diferenciar los productos contaminantes de los más ecológicos. Hay una condición: al hacerlo, los Miembros deben evitar una discriminación injustificable o arbitraria.

Esta es una de las contribuciones clave del folleto con miras a corregir las graves percepciones erróneas sobre las implicaciones de las normas de la OMC para la adopción de medidas ambientales.

  • El tercer y último indicador es que la protección del medio ambiente y la participación en el comercio mundial pueden y deben ir de la mano.

Como se señala en el folleto, el efecto de la apertura del comercio en el medio ambiente es complejo y depende de muchos factores.

Sin embargo, el cierre del comercio no redundaría necesariamente en un medio ambiente mejor.

Lo que importa desde una perspectiva ambiental no es si los bienes y sus componentes cruzan las fronteras nacionales para llegar al consumidor final. Lo que importa, en cambio, es el impacto ambiental de esos bienes en todas las etapas de su ciclo de vida, desde la producción y el embalaje hasta el transporte, el uso y el desecho.

Podemos lograr un mejor resultado ambiental produciendo bienes donde sea más eficiente desde el punto de vista ambiental y permitiendo que el comercio se ajuste a la oferta y la demanda mundiales.

Esto requiere enfoques comerciales que nos encaminen hacia la sostenibilidad.

Labor reciente de la OMC en materia de comercio y medio ambiente

Cada vez más Miembros de la OMC reconocen esta realidad.

Hemos visto un notable aumento del nivel de participación en el Comité de Comercio y Medio Ambiente, un foro único dedicado a mejorar nuestro diálogo sobre cuestiones comerciales y ambientales.

Como resultado, en parte, también hemos visto el aumento de las coaliciones en torno a temas ambientales específicos como la economía circular, la contaminación por plásticos, la reforma de las subvenciones a los combustibles fósiles y las tecnologías limpias.

Este es el camino correcto que hay que seguir, porque las políticas comerciales tienen un enorme potencial para apoyar la sostenibilidad.

La crisis actual exige una respuesta colectiva al comercio que promueva la sostenibilidad, la inclusión y la resiliencia.

La Secretaría de la OMC está aquí para apoyar a los Miembros de la OMC en su búsqueda de soluciones flexibles, creativas y pragmáticas.

El folleto que publicamos hoy representa un esfuerzo en esta dirección.

Gracias a todos por acompañarnos. Espero con interés el debate.

 

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.