DIRECTOR GENERAL

Más información

  

El Director General Azevêdo acogió con satisfacción la declaración conjunta de los Ministros, en la que estos se comprometían a “trabajar activamente para garantizar el flujo continuo de suministros y equipos médicos vitales, productos agropecuarios esenciales y otros bienes y servicios fundamentales a través de las fronteras, a fin de proteger la salud de nuestros ciudadanos”, así como a “adoptar inmediatamente las medidas necesarias para facilitar el comercio” de esos productos, de conformidad con las prescripciones nacionales.

Haciéndose eco del texto emitido por los dirigentes del G-20 tras una reunión sobre la pandemia celebrada la semana pasada, los Ministros de Comercio convinieron en que “las medidas de urgencia destinadas a hacer frente a la COVID-19, si se consideran necesarias, deben ser selectivas, proporcionadas, transparentes y temporales, no deben crear obstáculos innecesarios al comercio ni perturbar las cadenas de suministro mundiales, y han de ser compatibles con las normas de la OMC”.

En la declaración se destacaba su “compromiso de notificar a la OMC todas las medidas relacionadas con el comercio que se adopten, las cuales permitirán que las cadenas de suministro mundiales sigan funcionando en esta crisis, al tiempo que acelerarán la recuperación que vendrá a continuación”. El texto de la declaración puede consultarse aquí.

En las observaciones que formuló durante la reunión, el Director General instó a los Ministros a que se valieran del comercio para responder a la pandemia, haciendo hincapié en que el comercio podía reducir el costo de los esfuerzos para luchar contra la COVID-19, y fomentar al mismo tiempo una recuperación económica más sólida.

“Podemos y debemos aumentar la producción de equipos de protección, ventiladores, kits de diagnóstico y, en última instancia, de tratamientos y vacunas”, dijo. “Pero queremos que los fabricantes se centren en maximizar la producción, no en averiguar cómo abastecerse en el país, o si los materiales o componentes importados llegarán alguna vez”.

También subrayó la importancia de mantener abiertas las corrientes comerciales para que los países puedan importar equipo médico esencial, alimentos y energía.

Además, el Director General Azevêdo reiteró su llamamiento a los Gobiernos para que informen sobre cualquier medida relacionada con el comercio — tanto si lo facilita como si lo restringe — que introduzcan como parte de su respuesta a la COVID-19. “La OMC ha establecido un proceso de transparencia para las medidas comerciales relacionadas con la COVID-19”, dijo a los Ministros. “Les ruego que tomen la iniciativa, informando con prontitud sobre sus políticas”.

“La pandemia de la COVID-19 no tiene precedentes en nuestras vidas”, dijo. “Exige una solidaridad y una cooperación sin precedentes por parte de los gobiernos y las organizaciones internacionales. La OMC está dispuesta a hacer lo que le corresponde”.

La reunión extraordinaria de Ministros de Comercio del G-20 fue organizada por el Reino de la Arabia Saudita, que ejerce actualmente la presidencia rotatoria del grupo.

Puede obtenerse más información sobre la respuesta de la OMC a la crisis provocada por la COVID-19 aquí.

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.