COMERCIO Y MEDIO AMBIENTE

Más información

  

“La protección del planeta no es un lujo, sino una necesidad. La pandemia de COVID-19 ha hecho que centremos la atención, correctamente, en la crisis sanitaria y en sus inmensos efectos sociales y económicos”, afirmó el Director General de la OMC, Roberto Azevêdo, en un mensaje de vídeo dirigido a la actividad en línea convocada por el Presidente del Comité de Comercio y Medio Ambiente de la OMC (CCMA), Sr. Chad Blackman, Embajador de Barbados, con el apoyo de la Secretaría de la OMC.

“El aumento de los factores de estrés medioambiental hace a nuestras sociedades vulnerables a las catástrofes naturales, la escasez de recursos y las enfermedades. Y sabemos que son los más pobres quienes más sufren. De hecho, lo que exige esta crisis es una respuesta colectiva en el ámbito del comercio que promueve la sostenibilidad, la inclusión y la resiliencia”, afirmó el Director General Azevêdo. Sus declaraciones completas pueden consultarse aquí.

Según el Embajador Blackman, “Lo bueno es que no partimos de cero”.

Antes de la pandemia, afirmó, el CCMA ya actuaba como foro mundial dedicado a promover la cooperación mundial en materia de comercio sostenible mediante el examen de las políticas de los Miembros de la OMC para establecer economías circulares, abordar la contaminación por plásticos y eliminar los obstáculos al comercio de bienes y servicios ambientales. El Embajador Blackman alentó a los Miembros de la OMC a que intensificaran el diálogo sobre políticas, renovaran las iniciativas encaminadas a que las políticas comerciales favorecieran la sostenibilidad y estudiaran formas creativas de aumentar la resiliencia del comercio a los crecientes riesgos ambientales.

“Debemos mantener el impulso en el Comité. Siempre se dice que nunca se debe desaprovechar una buena crisis. Creo sinceramente que la COVID-19 ofrece una oportunidad para poner en práctica todo lo que hemos estado tratando de lograr desde hace años en la OMC y fuera de la OMC”, dijo el Embajador Blackman.

Otros oradores subrayaron que la crisis de la COVID-19 ha servido para amplificar los retos persistentes en materia de comercio y medio ambiente y el modo en que puede intensificarse la cooperación mundial en la etapa posterior.

Andrew Staines, Embajador del Reino Unido, señaló que los Miembros de la OMC aún no habían concluido un acuerdo para liberalizar el comercio de bienes y servicios ambientales que redujera las emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes y mejorara la eficiencia energética. Dijo que la necesidad de reconstrucción posterior a la crisis de la COVID-19 y de hacer frente a la crisis climática plantean una nueva oportunidad para que los Miembros intenten una vez más actuar en ese frente. El comercio es un motor fundamental de la difusión de la tecnología y puede respaldar la innovación necesaria para impulsar la transición ecológica.

Diane Holdorf, Directora Gerente de Alimentación y Naturaleza del Consejo Empresarial Mundial de Desarrollo Sostenible, en una reflexión sobre las perturbaciones del comercio durante la pandemia, dijo que el sector privado podía desempeñar un papel importante en la búsqueda de un comercio sostenible y para lograr una mayor resiliencia de las cadenas de suministro mundiales. La OMC puede contribuir a una transformación de las economías para que sean más inclusivas y más respetuosas del medio ambiente.

Steven Stone, Jefe de la Subdivisión de Recursos y Mercados del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, subrayó la importancia de mantener las normas multilaterales para la prosperidad a nivel mundial y nacional, forjar asociaciones entre los ámbitos del comercio y el medio ambiente, y aprovechar el actual punto de inflexión para lograr resultados largamente esperados en las esferas de las subvenciones a la pesca, la reforma de las subvenciones a los combustibles fósiles, los mercados de carbono y el comercio ilegal y no reglamentado de fauna y flora silvestres, entre otros ámbitos.

Daphne Ewing-Chow, articulista experimentada de la revista Forbes, examinó los efectos de la crisis en el comercio desde la perspectiva del Caribe y de los pequeños Estados insulares en desarrollo que tienen que hacer frente a las perturbaciones del clima.  Subrayó la importancia del comercio en el fomento de la resiliencia, la creación de empleo y el apoyo a la diversificación económica como medios de recuperación económica tras la COVID-19.

Céline Charveriat, Directora Ejecutiva del Instituto para la Política Ambiental Europea (IPAE), señaló el riesgo de que las estrategias para la recuperación económica tras la COVID-19 puedan proteger industrias ineficientes y perjudiciales para el medio ambiente a través de políticas de egoísmo nacional. Instó a adoptar estrategias de recuperación que no solo propicien la recuperación de los países sino su avance hacia un futuro más sostenible.

Carolyn Deere Birkbeck, investigadora superior del Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales y del Desarrollo, respaldó a la Sra. Charveriat y sugirió que la OMC intensifique su labor actual en materia ambiental y considere además la dimensión de la sostenibilidad en todas las negociaciones ajenas al ámbito ambiental. Ambas destacaron la importancia de ayudar a los países en desarrollo a gestionar la transición ecológica y a crear capacidad a través de la iniciativa Ayuda para el Comercio.

En la conclusión del seminario en línea, Aik Lim Hoe, Director de la División de Comercio y Medio Ambiente de la OMC, informó sobre la disposición de la Secretaría de la OMC a respaldar las iniciativas de los Miembros en pro de un comercio más sostenible.

El programa del seminario en línea y su grabación en vídeo están disponibles aquí.

 

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.