CONSEJO GENERAL

Más información

  

Más de 60 delegaciones de Miembros intervinieron en la reunión para examinar respuestas inmediatas a la COVID-19, así como estrategias a más largo plazo para hacer frente a los efectos negativos de la crisis en las perspectivas económicas y de desarrollo nacionales, así como en la economía mundial en su conjunto. La reunión se celebró virtualmente, dado que continúan vigentes las restricciones a las reuniones presenciales en la sede de la OMC.

En su observación final, el embajador de Nueva Zelandia, David Walker, que preside el Consejo General, dijo que abordar la crisis sanitaria sigue siendo la prioridad urgente, y que muchos de los Miembros que hicieron uso de la palabra señalaron la importancia del comercio en ese contexto; en concreto, mantener abiertos los mercados para facilitar el flujo de productos médicos esenciales así como de productos agropecuarios y alimenticios.

“De cara al futuro, mientras los gobiernos consideran opciones de respuesta a la crisis de la COVID-19, tanto inmediatas como a largo plazo, nuestro mayor desafío en la esfera comercial es cerciorarnos de que las políticas comerciales, y nuestra labor como miembros de la OMC, contribuyan a facilitar y apoyar esa recuperación”.

La cooperación multilateral “es más importante que nunca”, añadió. “Como organización dirigida por sus Miembros, no ha habido en nuestros 25 años de existencia un momento más importante para que los Miembros ‘salgan a la palestra y asuman los mandos’, según expresó uno de ustedes”.

El Director General Roberto Azevêdo recalcó asimismo la importancia de la cooperación internacional en el ámbito del comercio para ayudar a sacar a las economías de la crisis, un mensaje transmitido por el G-20 y por varios Miembros y grupos de Miembros de la OMC en sus declaraciones, intervenciones y propuestas.

Según afirmó, “la recuperación de la economía mundial y el restablecimiento de la confianza de las empresas y los hogares no dependerá solo de cuándo se controle la crisis sanitaria, sino también de que las respuestas en materia de política económica internacional sean coordinadas, coherentes y cooperativas”.

“Insto a todos los Miembros a que eviten adoptar políticas que puedan perturbar aún más las cadenas de suministro y añadir tensión a una economía mundial de por sí frágil. Para potenciar la resiliencia de las economías nacionales, debemos potenciar la resiliencia de la cooperación internacional y crear un sistema multilateral de comercio más resiliente y eficaz”.

El Director General Azevêdo describió la labor de la OMC de seguimiento de las medidas comerciales de los Miembros relacionadas con la COVID-19 como parte del mandato de la Organización en materia de vigilancia y transparencia. Hay más información en la página web de la OMC específica sobre la COVID-19: aquí.

En sus intervenciones, muchos Miembros reconocieron la situación excepcional a la que se enfrentan actualmente los gobiernos. Si bien reconocieron la necesidad de adoptar medidas para garantizar el suministro de medicamentos y equipo médico esenciales, insistieron en que esas medidas debían ser transparentes, selectivas, proporcionales y transparentes.

Muchos países en desarrollo Miembros que hicieron uso de la palabra subrayaron la importancia de las flexibilidades previstas en los Acuerdos vigentes de la OMC para hacer frente a las emergencias sanitarias, en particular las estipuladas en el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC).  También dijeron que a muchos países en desarrollo les preocupaban el acceso a la financiación del comercio y los efectos de la actual crisis en sus microempresas y pequeñas y medianas empresas.

Varios Miembros hicieron un llamamiento para reanudar negociaciones como las de las subvenciones a la pesca, y señalaron la importancia de que la OMC reanude su labor con ahínco. Muchos Miembros apoyaron la pronta adopción de una decisión sobre las fechas y el lugar de celebración de la Duodécima Conferencia Ministerial de la OMC, prevista inicialmente para junio de 2020, antes de ser aplazada debido a la pandemia.

La próxima reunión ordinaria del Consejo General tendrá lugar el 29 de mayo en formato virtual.

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.