OMC Y OTRAS ORGANIZACIONES

Más información

  

En la reunión informal, convocada por Australia, se examinaron dos cuestiones: cómo reducir las diferencias y avanzar hacia un acuerdo en las negociaciones de la OMC sobre las subvenciones a la pesca, y la forma en que la OMC puede contribuir mejor a la recuperación económica mundial después de los daños causados por la pandemia.

Las palabras del Director General Adjunto Yi se reproducen a continuación:

Quisiera dar las gracias al Ministro Birmingham y al gobierno de Australia por convocar la reunión de hoy. Asimismo, quisiera agradecer a cada uno de ustedes su participación en las cuestiones relacionadas con la OMC.

Las perspectivas del comercio mundial son algo más alentadoras que hace unos meses. Las extraordinarias medidas fiscales y monetarias adoptadas por sus países han amortiguado la caída de la demanda, han evitado la inestabilidad del mercado financiero y han contribuido a impulsar el comercio.

Nuestros economistas estiman ahora que el comercio mundial de mercancías se contraerá algo más del 9% este año. Esta es una cifra históricamente mala, comparable a 2009, pero es mejor que las proyecciones anteriores, que apuntaban a una disminución de entre el 13% y el 32%. En el segundo trimestre, el comercio mundial de servicios registró un descenso del 30% interanual.

Habida cuenta de que el número de casos de COVID-19 está aumentando de nuevo en muchos lugares, los riesgos a corto plazo para la recuperación económica son evidentes. El riesgo a largo plazo es que la trayectoria de crecimiento sea débil e irregular, con una producción muy inferior a la tendencia anterior a la pandemia, lo que conllevaría un gran coste para las vidas de millones de personas.

La cooperación en materia de comercio contribuiría a reducir los dos tipos de riesgo.

En el marco de los esfuerzos para luchar contra la pandemia, el comercio ha sido un medio esencial para acceder a los suministros médicos, y ha contribuido a aliviar en parte la escasez constatada a principios de año. Por poner un ejemplo, el comercio de equipos de protección individual (EPI) aumentó un 92% en el segundo trimestre en comparación con el mismo período en 2019.

La OMC continúa haciendo un seguimiento de las políticas comerciales de los Miembros relacionadas con la pandemia. Las políticas de facilitación del comercio casi han duplicado las medidas de restricción del comercio. Numerosas restricciones comerciales introducidas a principios de año se han suprimido.

En el conjunto de la economía, el comercio sigue siendo un elemento catalizador del crecimiento y la productividad. De forma análoga, el cierre de los mercados al comercio provocaría una perturbación adicional — autoinfligida — de la oferta.

Una mayor cooperación en el marco de la OMC puede disipar las tensiones comerciales y aportar mayor certidumbre al comercio internacional. Hemos escuchado la intervención del Embajador Willis en relación con las negociaciones sobre las subvenciones a la pesca. Queda margen para hacer mucho más. En la actualidad, grupos de Miembros de la OMC están negociando normas sobre el comercio electrónico, la facilitación de las inversiones y la reglamentación nacional en la esfera de los servicios. Cada una de estas negociaciones contribuiría a colmar las lagunas de la arquitectura del comercio internacional.

Varios Miembros han presentado ideas destinadas a aumentar la resiliencia de las cadenas de suministro, lo que reduciría los incentivos para restringir el comercio en crisis futuras.

Una recuperación económica sólida e inclusiva necesita un comercio internacional abierto y previsible respaldado por un sistema de comercio que funcione bien. Les insto a que trabajen con otros Miembros y con la nueva Directora General para que esto sea una realidad.

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.