INFORME SOBRE EL COMERCIO MUNDIAL

Live webcasting

Más información

  

“A lo largo de la historia, los Gobiernos han tratado frecuentemente de utilizar la política para aumentar el crecimiento económico a largo plazo y el bienestar social”, dijo en la presentación el Director General Adjunto Yi Xiaozhun. “En las últimas décadas, esas políticas se han orientado cada vez más al exterior, en vista de que la apertura y el acceso a mercados más amplios, así como una mayor competencia, han llevado a las empresas a innovar. De este modo, el comercio y las políticas comerciales han contribuido a la innovación”.

“En los años más recientes, el estímulo de la innovación en el ámbito digital, ya sea una novedad en el mundo o una novedad en el país, ocupa un lugar central en muchas nuevas políticas gubernamentales que han sido adoptadas en países con cualquier nivel de desarrollo”, dijo el Director General Adjunto Yi. “Al igual que la OMC ha fomentado una amplia apertura, previsibilidad y competitividad de los mercados en la economía mundial en general, puede en el futuro desempeñar un papel importante en la reducción de la incertidumbre en los mercados de bienes y servicios digitales. Pero ello requerirá actualizar el marco de la OMC para hacer frente a nuevos desafíos y demandas”.

Desde la crisis financiera de 2008-2009, unos 115 países han establecido “nuevas políticas industriales” y otras estrategias de desarrollo industrial y digital con el fin de hacer avanzar sus economías hacia procesos de producción y servicios digitales, por lo general apoyando la transición a la economía digital mediante la modernización tecnológica y la innovación. En el informe se concluye que algunos de los instrumentos de política empleados a tal fin son relativamente nuevos, e incluyen políticas encaminadas a abordar el acceso a los datos, el apoyo a la investigación y el desarrollo con ventajas fiscales que ayudan a la innovación digital, la difusión de conocimientos mediante la concentración de talentos y aptitudes, y los centros tecnológicos, para aumentar al máximo la difusión de los conocimientos.

Otros instrumentos de política son más convencionales, como los aranceles aplicados al equipo de infraestructura, los incentivos a la inversión y los incentivos fiscales para el desarrollo de tecnologías locales, la contratación orientada a la innovación para que los mercados se desplacen hacia productos innovadores y los incentivos para el fomento de las patentes y otras formas de creación de propiedad intelectual. En el informe se observa que las políticas gubernamentales mantienen aspectos “defensivos”, sobre todo en sectores desarrollados no digitales, que son objeto de competencia intensa y se encuentran en transición tecnológica.

Además, la pandemia de COVID-19 ha acelerado la aceptación del comercio electrónico y la innovación digital y, con ello, la introducción de medidas gubernamentales de apoyo a la creación de capacidad y la mejora de la tecnología de la información y las comunicaciones.

Los países en desarrollo muestran un claro interés en la transición a la economía digital. Aunque en el informe se señalan algunos desafíos, como el desarrollo de la infraestructura necesaria, también se identifican oportunidades relacionadas con la digitalización de la producción manufacturera, la inclusión en la nueva cadena de suministro de servicios digitales (por ejemplo, en los sectores del comercio electrónico y la programación) y la disminución de los costos que supone llegar a los mercados internacionales a través de Internet.

En el informe se examina el fundamento de las políticas de innovación y se analizan sus efectos transfronterizos, observando que, si bien no hay un modelo único para todos, un elemento importante es, sin embargo, que las intervenciones gubernamentales deberían estar basadas en expectativas sólidas sobre los avances tecnológicos que cabe lograr y deberían armonizarse con las ventajas comparativas de los países. Debido a los efectos positivos y negativos que las políticas gubernamentales pueden tener en otros países, es posible que haya margen para la cooperación internacional, añade el informe.

En el informe se observa que los Acuerdos de la OMC y los principios de no discriminación, transparencia y reciprocidad, así como la prohibición de las medidas que restringen innecesariamente el comercio, en combinación con el margen de actuación que permite a los Gobiernos abordar importantes preocupaciones sociales, han promovido desde hace tiempo la liberalización y la innovación, y se añade que la apertura del comercio puede hacer que las políticas de innovación sean más eficaces en el logro de sus objetivos declarados.

En la esfera digital, la OMC y sus normas han demostrado que miran hacia el futuro. La OMC ha apoyado ya la innovación de muchas formas. Lo ha hecho directamente, eliminando los aranceles aplicados a Internet y a los productos de infraestructura de las telecomunicaciones por medio del Acuerdo sobre Tecnología de la Información (ATI), liberalizando los servicios de Internet a través del Acuerdo sobre Telecomunicaciones y estimulando el comercio electrónico con la moratoria sobre los derechos aplicados a las corrientes digitales transfronterizas, y también proporcionando un marco sólido y estable para la elaboración de normas mundiales y abiertas y la protección de la propiedad intelectual, así como otras normas esenciales basadas en los principios de no discriminación, transparencia y reciprocidad. Indirectamente, ha prestado apoyo a la innovación a través de la mejora en la asignación de recursos y la eficiencia resultantes de la apertura del comercio, que libera recursos para dedicarlos a nuevas actividades de vanguardia.

De cara al futuro, la OMC continuará desempeñando un papel importante en la reducción de la incertidumbre en los mercados de bienes y servicios digitales. Los Miembros tendrán que estudiar la forma de alentar la distribución de los beneficios derivados de las políticas de innovación, qué medidas serán necesarias para facilitar la inversión y si se pueden ampliar las nuevas flexibilidades para que los Gobiernos apoyen la innovación digital a nivel interno. El informe añade que también suscitarán una gran preocupación la movilidad de los trabajadores cualificados, las corrientes de datos y la privacidad, y las prácticas anticompetitivas en el sector digital.

La cooperación internacional con el fin de promover entendimientos compartidos sobre estas políticas ayudaría a prevenir las tensiones comerciales y, de este modo, sentaría una base más firme para que prosperen la innovación, la inversión y las actividades transfronterizas.

El informe se puede descargar aquí. Se pueden obtener ejemplares impresos en la WTO Online Bookshop.

El resumen del informe puede consultarse aquí.

Compartir

Compartir


Informe sobre el Comercio Mundial 2020

Descargar informe completo

Descargar

Encargar la publicación impresa

Encargar
Fotos
Photo gallery Ver diapositivas

Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.