DIRECTORA GENERAL ADJUNTA ANGELA ELLARD

Más información

  

Excelencias, señoras y señores:

Me complace estar aquí con la Directora General Adjunta de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Martha Newton, para presentar este seminario en línea sobre género, comercio y empleos en tiempos de COVID.

Este seminario en línea tiene lugar en un momento oportuno. Si bien la pandemia dista mucho de haber terminado, podemos ver la luz al final del túnel. Pero aún queda mucho por hacer.

Según datos de la OIT, hemos perdido, a nivel mundial, el equivalente de 137 millones de puestos de trabajo a tiempo completo desde finales de 2019, y los países de ingreso bajo y medio-bajo se han visto particularmente afectados.

Si bien las recesiones anteriores generaron mayores pérdidas de puestos de trabajo para los hombres que para las mujeres, esta vez ha sido diferente. La COVID-19 ha perjudicado de forma desproporcionada la evolución del mercado laboral para las mujeres. El 2020 las mujeres perdieron más de 64 millones de puestos de trabajo, lo que representa una pérdida del 5% frente al 3,9% en el caso de los hombres.

Muchas mujeres trabajan en sectores que requieren una comunicación presencial y que no son propicios para el teletrabajo. Esta es una de las razones por las que se vieron más afectadas por los confinamientos y otras medidas sanitarias.  Además, muchas mujeres tienen importantes responsabilidades familiares, lo que ha hecho más difícil trabajar durante la pandemia.  Por todas estas razones, la pérdida de puestos de trabajo y de ingresos ha sido más dura para las mujeres que para los hombres.   

Nuestro desafío es asegurarnos de que la recuperación compensa este aumento de la desigualdad de género. El comercio puede ser un instrumento importante para lograr nuestros objetivos de empleo decente y economías más verdes y prósperas que ofrezcan igualdad de oportunidades a todos, en particular a los jóvenes y a las mujeres.

La investigación que hemos realizado junto con el Banco Mundial muestra que las empresas que participan en el comercio internacional emplean a más mujeres, les pagan mejor y les ofrecen mejores condiciones de trabajo. El comercio también ha desempeñado un papel fundamental al proporcionar a las mujeres oportunidades de empleo en el sector formal de los países en desarrollo, lo que ha reducido significativamente su participación en el sector informal, con condiciones de trabajo más inseguras.

Pero tenemos que hacer más. Nuestras investigaciones muestran que las mujeres tropiezan con mayores obstáculos que los hombres para acceder al mercado mundial y a las oportunidades económicas creadas por el comercio. No olvidemos que las mujeres tienen menos acceso a la financiación del comercio, y que muchos de los productos que compran son objeto de más obstáculos arancelarios.  Está claro que los problemas estructurales de la economía mundial impiden que las mujeres puedan aprovechar los beneficios del comercio.

La recuperación ofrece una oportunidad para abordar esos problemas estructurales, y la OMC está decidida a ayudar a nuestros Miembros para que el comercio beneficie a todos.

Entonces, cómo puede ayudar la OMC?

En los últimos seis años, la OMC ha pasado de ser una organización insensible a las cuestiones de género a una organización con perspectiva de género. Con el establecimiento del Grupo de Trabajo Informal sobre Comercio y Cuestiones de Género en 2020 y la nueva Declaración sobre el Comercio y la Igualdad de Género, que está previsto que se adopte en la Duodécima Conferencia Ministerial (CM12), actualmente programada para el mes de junio, la OMC está en camino de convertirse en una organización sensible a las cuestiones de género. 

El establecimiento del Grupo de Trabajo Informal sobre Comercio y Género marcó un punto de inflexión en la historia de la OMC. Gracias a la creación de dicho Grupo, más de 120 Miembros de la OMC han incorporado firmemente la cuestión del comercio y el género en el programa de la OMC. El Grupo sirve de plataforma para intensificar los esfuerzos de los Miembros por aumentar la participación de las mujeres en el comercio mundial.

Por su parte, la Secretaría de la OMC apoya a los Miembros en su labor sobre comercio y género. Hemos creado una unidad especializada que se ocupa de las cuestiones de comercio y género. Hemos puesto en marcha varias iniciativas, como el Centro de Investigación sobre Cuestiones de Género de la OMC, una red de 35 expertos cuyo objetivo es promover la investigación sobre este tema y apoyar la labor de nuestros Miembros, en particular la elaboración de políticas comerciales con perspectiva de género.

La Secretaría también presta apoyo a nuestros Miembros ofreciéndoles cursos de formación sobre comercio y género, recopilando datos y proporcionándoles herramientas que les permitan integrar la perspectiva de género en sus políticas. Una de esas herramientas es una amplia base de datos que se publicará en breve y en la que se registran y categorizan todas las disposiciones sobre género incluidas en todos los acuerdos comerciales.

Y ahora la OMC está aunando esfuerzos con la OIT para asegurarse de que el comercio contribuye a una recuperación inclusiva. En el Foro Mundial de la OIT para una Recuperación Centrada en las Personas celebrado la semana pasada, nuestra Directora General Okonjo-Iweala anunció que la OMC se adhería al llamamiento mundial a la acción para una recuperación centrada en las personas y apoyaba un acelerador mundial para crear empleo y mejorar la protección social.

El seminario en línea conjunto de esta tarde forma parte de esas iniciativas. La OIT y la OMC ya han colaborado anteriormente en investigaciones sobre la manera de lograr un comercio más inclusivo, sobre los efectos del comercio en el empleo informal, y más recientemente, sobre la inversión en el desarrollo de competencias para promover un crecimiento inclusivo.

El seminario en línea de hoy reúne a académicos y expertos de organizaciones internacionales, incluidas la OMC y la OIT, para debatir sobre los efectos de la pandemia en el empleo, los salarios y otros indicadores de trabajo decente y sobre la forma en que el comercio puede ayudar a que la recuperación sea más inclusiva.

El seminario contribuirá a llegar a un entendimiento común de las dimensiones de género del comercio, y es muy importante que podamos trabajar juntos en ello. Acojo con gran satisfacción la colaboración y me complace estar aquí con mi amiga Martha. Gracias a todos los ponentes de hoy, y esperamos que este sea el comienzo de una labor muy interesante. Muchas gracias.

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con [email protected], y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.