NOTICIAS: COMUNICADOS DE PRENSA 2016

Press/769

COMUNICADO DE PRENSA


MÁS INFORMACIÓN:
> Comunicados de prensa 2016

  

Comunicado de prensa conjunto de la Canciller Federal Angela Merkel, el Secretario General de la OCDE Angel Gurría, la Directora Gerente del FMI Christine Lagarde, el Presidente del Grupo del Banco Mundial Jim Yong Kim, el Director General de la OIT Guy Ryder y el Director General de la OMC Roberto Azevêdo con ocasión de su reunión en Berlín el 5 de abril de 2016.

El año pasado el crecimiento de la economía mundial registró nuevamente un ligero retroceso, en un contexto caracterizado por la difícil situación de algunas economías de mercado emergentes, un descenso importante de los precios de los productos básicos y los riesgos e incertidumbres existentes en los mercados financieros. Los riesgos geopolíticos siguen siendo elevados en varias regiones del mundo. Los últimos análisis del FMI sobre la economía mundial muestran nuevamente un debilitamiento general. La OIT prevé que el número de desempleados a nivel mundial aumentará en 2,3 millones de personas en 2016. En septiembre de 2015, la OMC revisó su previsión de crecimiento del comercio mundial para 2015 estableciéndola en un muy modesto 2,8%, cifra que según las proyecciones será similar en 2016. La OCDE ha descrito un escenario de “crecimiento escurridizo”, y todos estamos de acuerdo en que se necesitan medidas decisivas y una nueva combinación de políticas.

Con este telón de fondo, los gobiernos siguen poniendo el acento en las reformas y las medidas proactivas destinadas a apuntalar la recuperación y asegurar el crecimiento. La adopción de medidas ambiciosas en relación con la oferta y la demanda, especialmente en los ámbitos de los mercados de trabajo y el trabajo decente, la educación, las aptitudes y la capacitación, pueden ayudar a crear economías y sociedades más productivas, más dinámicas y más inclusivas. En la zona del euro, hay que fortalecer las políticas favorables al crecimiento que fomentan las reformas estructurales y la sostenibilidad fiscal a largo plazo sin menoscabar la protección social. En los Estados Unidos, hay que lograr que se mantenga el repunte del crecimiento aplicando medidas económicas, fiscales y monetarias adecuadas. Las economías de mercado emergentes tienen que hacer frente a una contracción de las tasas de crecimiento y deben invertir esta tendencia acometiendo valientes reformas.

Nuestro enfoque común de la cooperación internacional en materia de política económica ha permitido mitigar las consecuencias de la crisis, lograr progresos en la resolución de los desafíos mundiales, fijar nuevas normas y mejorar las perspectivas de crecimiento. En el marco de este proceso se han fortalecido los vínculos tanto institucionales como informales entre los gobiernos nacionales, las organizaciones internacionales y otros colectivos interesados. Basándose en la estrecha cooperación establecida con la actual presidencia china del G-20, Alemania está plenamente decidida a aprovechar su próxima presidencia del G-20 en 2017 para examinar cuestiones clave en materia de política económica, financiera, ambiental, comercial, social y de desarrollo, así como otros desafíos mundiales actuales. Acogemos con satisfacción la cooperación existente entre el FMI, el Grupo del Banco Mundial, la OIT, la OCDE y la OMC, en particular en las siguientes esferas:

  • Varias organizaciones internacionales han demostrado que desde hace más de un decenio se viene registrando una desaceleración de los aumentos de la productividad. Esta tendencia se ha agudizado con la crisis. En consecuencia, celebramos los esfuerzos que realizan muchos países para incrementar la productividad, crear empleo y mejorar la situación financiera. No obstante, es urgente seguir haciendo esfuerzos, especialmente en lo que respecta al empleo juvenil, la inclusión social, la igualdad de género, las reformas estructurales y una consolidación favorable al crecimiento. Para reactivar la productividad es crucial impulsar la inversión, la innovación y la digitalización, así como la transición a la Industria 4.0. Del mismo modo, la mejora de los sistemas de educación y de salud, el fortalecimiento de la productividad, la reducción de las brechas sociales y el robustecimiento de los mercados de productos y de trabajo son objetivos de política importantes que se deben alcanzar mediante la aplicación de un programa de reforma ambicioso.

  • Es preciso intensificar los esfuerzos para promover el trabajo decente y el crecimiento inclusivo sobre la base del Programa de Trabajo Decente de la OIT, haciendo hincapié en una mejor aplicación de las normas laborales, sociales y ambientales. El Programa de Trabajo Decente forma parte integrante de la nueva Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Medidas concretas como la iniciativa del G7 sobre las cadenas de suministro mundiales sostenibles, en particular el fortalecimiento de las Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales y la Declaración de la OIT sobre las Empresas Multinacionales, así como la puesta en marcha del Fondo visión cero en cooperación con la OIT, son ejemplos de medidas multilaterales y resultados tangibles con miras a prevenir accidentes laborales graves y mortales en las cadenas de suministro mundiales. Nuestro objetivo sigue siendo crear condiciones de trabajo adecuadas y seguras y mejorar los ingresos y las perspectivas reales de todas las personas que deseen trabajar, promoviendo al mismo tiempo la igualdad de género. El marco de calidad del empleo y la iniciativa sobre crecimiento inclusivo de la OCDE, así como la labor que realiza el FMI sobre el crecimiento y la desigualdad, pueden contribuir a la consecución de esos objetivos.
  • El comercio sigue siendo un motor importante del crecimiento, el desarrollo y el empleo a nivel mundial, por lo que sigue siendo esencial coordinar la política comercial y cooperar en esa esfera. Acogemos con satisfacción los resultados de la Conferencia Ministerial de la OMC celebrada en Nairobi, en particular la decisión de abolir las subvenciones a la exportación en el sector agropecuario. Apoyamos la labor posterior a Nairobi que se está realizando actualmente con miras a resolver las cuestiones pendientes y estudiar nuevas cuestiones y métodos. Lo mejor para resolver muchas de esas cuestiones es una política comercial multilateral que permita generar nuevas oportunidades de crecimiento y desarrollo a escala mundial. Asimismo, valoramos positivamente los esfuerzos que se están haciendo para concluir nuevos acuerdos de libre comercio bilaterales y regionales. Celebramos la conclusión del Acuerdo de Asociación Transpacífico y esperamos que haya progresos significativos en las negociaciones sobre una Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión en 2016. Para complementar el sistema multilateral de comercio, esos acuerdos deben ser abiertos, transparentes y amplios, y deben reducir al mínimo la discriminación entre miembros y no miembros.
  • El cambio climático y la protección de los recursos naturales siguen siendo problemas fundamentales de nuestra época. Todas las organizaciones internacionales están determinadas a luchar contra el cambio climático y promover el crecimiento verde, y a tal fin están cooperando en el marco de sus mandatos. El Grupo del Banco Mundial está trabajando con todos los bancos de desarrollo multilaterales para aumentar la financiación en esta esfera. Valoramos positivamente el nuevo acuerdo amplio y ambicioso sobre el clima que se concluyó en la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en París en diciembre de 2015, acuerdo que constituye un hito excepcional en la política internacional en este ámbito. Todas las organizaciones internacionales están decididas a apoyar la consecución de los objetivos del Acuerdo de París y su aplicación efectiva y cabal a través de sus actividades.
  • En septiembre de 2015, las Naciones Unidas adoptaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en Nueva York. Dicha Agenda logra integrar las tres dimensiones del desarrollo sostenible, a saber, la dimensión económica, la social y la ambiental. Constituye un compromiso excepcional y universal para mejorar las condiciones de vida de todo el mundo, pero al mismo tiempo asegurando una gestión sostenible de la base de recursos naturales y protegiendo el planeta frente a la degradación del medio ambiente. Reiteramos nuestra determinación de aplicar la Agenda de manera ambiciosa con la comunidad y las instituciones internacionales, a fin de lograr para 2030, a escala nacional, regional y mundial, los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • La magnitud de los flujos de refugiados es un motivo de preocupación en todo el mundo. Celebramos la muy firme determinación de resolver la crisis a través de un amplio conjunto de medidas adoptadas a nivel internacional, europeo, regional y nacional con el fin de mejorar las perspectivas y las condiciones de vida de las poblaciones en las regiones en crisis y reducir de manera significativa y sostenible una afluencia de refugiados nunca vista.

Servicio de noticias RSS

> Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con [email protected], y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.