PRESS/800: COMUNICADO DE PRENSA

Más información

  

PUNTOS PRINCIPALES

  • Se prevén un crecimiento del comercio mundial de mercancías de un 3,6% en 2017, en una horquilla del 3,2% al 3,9%, y un crecimiento del PIB mundial del 2,8% a tipos de cambio de mercado.
  • El crecimiento, más fuerte de lo previsto, está impulsado por Asia y Norteamérica, donde se está recuperando la demanda de importaciones tras los débiles resultados de 2016.
  • Previsiblemente, la tasa de crecimiento del comercio descenderá al 3,2% en 2018, en una horquilla del 1,4% al 4,4%, y el crecimiento del PIB mundial se mantendrá estable en un 2,8%.
  • Se prevé que la relación entre el crecimiento del comercio  y el crecimiento del PIB aumente a 1,3 en 2017.
  • Los pedidos de exportaciones han aumentado, lo que apunta a la continuidad del empuje del comercio en el segundo semestre de 2017.
  • La recuperación está amenazada por riesgos de empeoramiento derivados de las medidas de política comercial, el endurecimiento de la política monetaria, las tensiones geopolíticas y el costo de los desastres naturales.

La estimación del crecimiento del volumen del comercio mundial de mercancías para 2017 se ha elevado al 3,6%. La anterior estimación para 2017 era de un 2,4%, aunque ese crecimiento se situaba en una horquilla del 1,8% al 3,6%, debido a la gran incertidumbre económica y de las políticas. La nueva estimación se orienta más al extremo superior de esa horquilla. Un crecimiento del 3,6% supondría una mejora sustancial frente al mediocre crecimiento del 1,3% registrado en 2016. La horquilla de estimaciones del crecimiento del comercio mundial se ha ajustado y ahora oscila entre un 3,2% y un 3,9%, debido al riesgo constante de la predicción relacionado con la profunda incertidumbre sobre la evolución a corto plazo de la economía y las políticas. La mejora del crecimiento en 2017 se ha atribuido a un repunte de las corrientes comerciales asiáticas gracias al aumento del tráfico intrarregional y a la recuperación de la demanda de importaciones en América del Norte, tras su estancamiento de 2016.

 

"La mejora de las perspectivas comerciales es una buena noticia, pero siguen planeando grandes riesgos sobre la economía mundial, que muy bien podrían socavar cualquier recuperación del comercio", ha señalado el Director General, Roberto Azevêdo. "Esos riesgos están relacionados con la posibilidad de que la retórica proteccionista dé lugar a la adopción de medidas restrictivas del comercio, con el preocupante aumento de las tensiones geopolíticas mundiales y con el creciente impacto económico de los desastres naturales".
"Aunque difíciles de cuantificar, esos riesgos son muy reales. Por lo tanto, hay que atemperar el creciente optimismo con respecto al comercio con una saludable dosis de cautela. Por otro lado, el hecho de que el crecimiento del comercio esté ahora más sincronizado entre las distintas regiones de lo que lo ha estado en muchos años podría hacer que la expansión actual se alimentara de su propio impulso. Ese resultado positivo sería más probable si los países siguen resistiendo las tentaciones del proteccionismo y trabajan con sus asociados en el marco del sistema multilateral para asegurarse de que los beneficios del comercio sean grandes y estén ampliamente distribuidos".

La nueva estimación del crecimiento del comercio mundial para 2017 se sitúa en el extremo superior de la horquilla de estimaciones de la anterior previsión del comercio de los economistas de la OMC, del 12 de abril de 2017 (1,8%-3,6%). La magnitud de la revisión se debe en parte a una mejora, modesta, de la previsión generalmente aceptada para el crecimiento del PIB mundial (de un 2,8% en 2017 a tipos de cambio de mercado, frente al 2,3% de 2016) y, en parte, a la composición de ese crecimiento.

Durante el segundo trimestre, el crecimiento del PIB se aceleró en la mayoría de las grandes economías, sobre todo en China, donde el crecimiento intertrimestral pasó de un 1,3% en el primer trimestre (equivalente a una tasa anual de aproximadamente un 5,3%) a un 1,7% en el segundo (cerca de un 7,0% sobre una base anualizada). El crecimiento también cobró fuerza en los Estados Unidos (aumentó de un 1,2% anualizado en el primer trimestre a un 3,0% en el tercer trimestre) y en la zona euro (pasó de un 2,2% en el primer trimestre a un 2,6% en el segundo).

El crecimiento más dinámico, sobre todo en China y los Estados Unidos, impulsó la demanda de importaciones, que a su vez estimuló el comercio entre países asiáticos, pues esa demanda se transmitió por las cadenas de suministro regionales. En la primera mitad de 2017, la demanda de China se vio impulsada por un sólido crecimiento del sector industrial (de un 6,4% en términos reales en lo que va de año) y un crecimiento aún mayor del sector de los servicios (de un 7,7% durante el mismo periodo). Las condiciones financieras en Asia también mejoraron con respecto al primer trimestre de 2016, que había sido inestable, lo que contribuyó a reforzar la confianza de las empresas y los consumidores.

La recuperación parcial de los precios del petróleo en 2017 también parece haber ayudado en cierta medida a las inversiones estadounidenses, cuyo crecimiento, que se desaceleró abruptamente en 2016 -particularmente en el sector de la energía-, ha repuntado en el primer semestre de este año. El contenido de importación de las inversiones tiende a ser mayor que el de otros componentes del PIB, por lo que una recuperación del gasto en este sector tendría previsiblemente una repercusión enorme en la demanda de importaciones.

No es probable que el rápido ritmo del crecimiento del comercio en 2017 se mantenga el año próximo, por varias razones. En primer lugar, el crecimiento del comercio en 2018 no se medirá respecto de un año de referencia débil, como ha sucedido este año. En segundo lugar, se prevé que los países desarrollados endurezcan su política monetaria, ya que la Reserva Federal está aumentando gradualmente los tipos de interés y el Banco Central Europeo está tratando de abandonar progresivamente las medidas de flexibilización cuantitativa en la zona euro. En tercer lugar, es probable que China contenga la expansión fiscal y las facilidades de crédito, para evitar un sobrecalentamiento de la economía. Todos estos factores deberían contribuir a una moderación del crecimiento económico en 2018, que se situaría en torno al 3,2% (la horquilla completa de la estimación abarca del 1,4% al 4,4%).

Gráfico 1: Exportaciones e importaciones de mercancías por nivel de desarrollo, 2012T1‑2017T1
(Índice de volumen, primer trimestre de 2012=100)

Fuente:    Secretaría de la OMC.

En los gráficos 1 y 2 se representan los volúmenes de exportaciones e importaciones de mercancías desestacionalizados, por nivel de desarrollo y región geográfica, respectivamente. En el primer semestre de 2017 el comercio mundial aumentó un 4,2% respecto del mismo período del año anterior. Las exportaciones de las economías desarrolladas se incrementaron un 3,1% durante el mismo período, mientras que las de las economías en desarrollo crecieron un 5,9%. En cuanto a las importaciones, en la primera mitad del año aumentaron un 2,1% en los países desarrollados y un 6,9% en los países en desarrollo.(1)

En el primer semestre de 2017 las exportaciones e importaciones aumentaron respecto del mismo período del año anterior en todas las regiones abarcadas por las estadísticas comerciales a corto plazo de la OMC, con excepción de América del Sur, en la que el comercio se mantuvo fundamentalmente estático. Las exportaciones e importaciones de América del Norte aumentaron un 4,9% y un 3,9% interanuales en el período considerado. Las exportaciones en América del Sur disminuyeron un 0,7%, mientras que las importaciones aumentaron un 1,0%. En Europa, las exportaciones crecieron un 2,6% y las importaciones, un 1,2%. Las exportaciones en Asia aumentaron un 7,3%, mientras que las importaciones crecieron con más fuerza aún, un 8,9%, debido en gran parte a los fuertes aumentos registrados en China.

En las "Otras regiones", es decir, África, el Oriente Medio y la región de la CEI, hubo un crecimiento nulo de las exportaciones (0,1%) en volumen, que se explica principalmente por el hecho de que la demanda de petróleo y otros recursos naturales tiende a ser muy estable. Por otro lado, las importaciones del conjunto de estas regiones aumentaron un 2,5%, gracias a una recuperación parcial de los precios de los productos básicos. Los precios del petróleo experimentaron un incremento interanual del 21,8% en el primer semestre de 2017, lo que impulsó fuertemente los ingresos de exportación de las regiones productoras de recursos. Sin embargo, los precios siguen siendo bajos en comparación con los niveles históricos recientes, ya que el precio del petróleo Brent se situaba en 53,25 dólares EE.UU. por barril el 11 de septiembre, muy por debajo de los 100 dólares EE.UU. por barril habituales antes de julio de 2014.

Gráfico 2: Exportaciones e importaciones de mercancías por región, 2012T1-2017T1
(Índice de volumen, primer trimestre de 2012=100)

Fuente:    Secretaría de la OMC.

Estos datos están en consonancia con el Indicador de las Perspectivas del Comercio Mundial de la OMC, que pasó de reflejar un crecimiento inferior a la tendencia en julio de 2016 a señalar un crecimiento superior a la tendencia en noviembre de 2016, y no ha dejado de mejorar desde entonces. El Indicador combina varios de los principales indicadores comerciales en un único indicador compuesto. Entre los indicadores incluidos se encuentran el tráfico de contenedores en los puertos, los envíos de carga aérea, los pedidos de exportaciones, las ventas de automóviles y el comercio de componentes electrónicos y materias primas.

En el cuadro 1 se resumen las previsiones comerciales revisadas de la OMC para 2017 y 2018. Si las estimaciones se cumplen, en 2017 el crecimiento del comercio de las economías en desarrollo, expresado en volumen, superará al de las economías desarrolladas, tanto en lo que se refiere a las exportaciones como a las importaciones. También será el primer año desde 2013 en que las importaciones de las economías en desarrollo habrán aumentado más rápidamente que las de los países desarrollados.

Queda por ver si este repunte marca el final de la llamada ralentización de los mercados emergentes. En 2017 la sólida recuperación de la economía china ha impulsado la demanda de importaciones y estimulado el comercio entre China y sus interlocutores comerciales asiáticos, pero se prevé que el ritmo del crecimiento chino se modere de manera progresiva en 2018 y posteriormente. Al mismo tiempo, otras regiones en desarrollo siguen estancadas. Como nota positiva, cabe señalar que se prevé un aumento de las importaciones y un PIB positivo para el Brasil en 2017, aunque el conjunto de América del Sur seguirá registrando un débil crecimiento del comercio y el PIB.

La tasa de crecimiento del comercio en 2017 se ha revisado al alza para América del Norte, tanto en lo que concierne a las exportaciones (del 3,2% al 4,2%) como a las importaciones (del 3,0% al 4,1%), mientras que en el caso de Europa se han reducido las estimaciones correspondientes a las exportaciones (del 2,8% y 2,5%) y a las importaciones (del 2,9% al 2,4%). Los mayores aumentos han correspondido a Asia, cuyas exportaciones e importaciones podrían crecer un 7,0% y un 6,7%, respectivamente, en 2017. Las estimaciones anteriores (2,5% para las exportaciones y 3,2% para las importaciones) apuntaban a una nueva atenuación de la relación entre el comercio y el PIB mundiales, pero parece haberse tratado de un pronóstico prematuro. La relación entre el crecimiento del comercio mundial y el crecimiento del PIB mundial, lo que los economistas denominan "elasticidad" del comercio, debería repuntar a 1,3:1 en 2017 (véase el gráfico 3).

Cuadro 1: Volumen del comercio de mercancías y PIB real, 2013-2108a
Variación porcentual anual

a) Las cifras correspondientes a 2017 y 2018 son previsiones.
b) Promedio de las exportaciones e importaciones.
c) Comprende la Comunidad de Estados Independientes (CEI), incluidos los Estados miembros asociados y los antiguos Estados miembros.
d) Las otras regiones son África, el Oriente Medio y la Comunidad de Estados Independientes.
Fuentes: Secretaría de la OMC para los datos sobre el comercio; estimaciones de consenso para el PIB.

Junto a las estimaciones centrales correspondientes a 2017 y 2018 se presenta una horquilla de valores para reflejar la incertidumbre inherente a las previsiones comerciales. Cuando se disponga de datos para el año completo, el crecimiento del comercio mundial en 2017 podría alcanzar hasta el 3,9%, o tan solo un 3,2%. (Nota: Las horquillas se basan en la estimación central, a la que se suma o resta la desviación absoluta media entre las previsiones anteriores y los valores reales, con un ajuste para tener en cuenta la sobrestimación o infraestimación de años anteriores).

Gráfico 3: Relación entre el crecimiento del volumen del comercio mundial de mercancías y el crecimiento del PIB real mundial, 1981-2017
Variación porcentual y relación

Fuentes: Secretaría de la OMC para los datos sobre el comercio; estimaciones de consenso para el PIB.

Los riesgos que afectan a la previsión son claramente de error por exceso. Los cambios previstos en la orientación de la política monetaria de los países desarrollados podrían dar lugar a grandes variaciones en los precios y los tipos de cambio, que tendrían una fuerte influencia en la estructura del comercio internacional. La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la negociación de los acuerdos comerciales posteriores al Brexit entre el Reino Unido y la Unión Europea también podrían desestabilizar el comercio mundial y regional. La creciente tensión geopolítica, muy especialmente en Asia, podría tener consecuencias sumamente desfavorables para la economía mundial, que resulta difícil calibrar de antemano. Por último, los desastres naturales, como los huracanes que han afectado a los Estados Unidos, podrían tener a corto plazo una repercusión significativa, aunque transitoria, en el comercio.

A más largo plazo, el desplazamiento del centro de gravedad de la economía china, en la que la industria pierde peso en favor de los servicios, podría afectar durante algún tiempo a la demanda mundial de importaciones. Los servicios generan una menor demanda de importaciones que la industria y su participación en el valor añadido en China ha aumentado del 43% en 2008 al 54% en la actualidad. Aunque este nuevo equilibrio puede hacer que las importaciones chinas se moderen, a largo plazo tales cambios deberían promover un crecimiento más sólido y sostenible.

Las cifras indicadas más arriba se refieren al comercio de mercancías en términos de volumen; sin embargo, en 2017 también ha aumentado el comercio expresado en dólares de los Estados Unidos corrientes. En el gráfico 4 se representan las exportaciones e importaciones de mercancías de determinadas economías, que aumentan en todos los casos, aunque en diferente grado. El comercio de servicios comerciales también se incrementa en la mayoría de las grandes economías, con excepción del Reino Unido, donde el valor en dólares de las exportaciones y las importaciones se redujo un 5,2% y un 6,8%, respectivamente. No obstante, las estadísticas comerciales basadas en valores nominales deben interpretarse con cautela, ya que con frecuencia están fuertemente influidas por los precios y los tipos de cambio.

Gráfico 4: Exportaciones e importaciones de mercancías de determinadas economías,
julio de 2014-marzo de 2017
(Variación porcentual interanual en dólares corrientes)

a) Se ha utilizado el promedio de los meses de enero y febrero para minimizar las distorsiones relacionadas con el año nuevo lunar.
Fuentes: International Financial Statistics del FMI, base de datos Global Trade Atlas (GTA) de Global Trade Information Services y estadísticas nacionales.

Compartir


Notas

  1. Las estadísticas comerciales a corto plazo pueden descargarse en la siguiente dirección: www.wto.org/statistics. A efectos de este comunicado de prensa, el grupo de las economías en desarrollo comprende la Comunidad de Estados Independientes (CEI), incluidos los Estados miembros asociados y los antiguos Estados miembros. Volver al texto

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.