DISCURSOS — DG ROBERTO AZEVÊDO

Más información

  

Observaciones del Director General Roberto Azevêdo

Buenos días a todos.

Gracias, Embajador Aspelund, por su presentación.

Me complace estar hoy aquí con ustedes para hacer balance de la evolución reciente de la política comercial.

Ya habrán visto mi informe distribuido a los Miembros el 10 de julio en el documento WT/TPR/OV/W/14.

El informe abarca los principales aspectos de la evolución de la política comercial desde mediados de octubre de 2019 hasta mediados de mayo de 2020. Precede al informe anual del Director General sobre este tema, que se distribuirá más adelante este mismo año. El nuevo informe incluye secciones específicas sobre las medidas adoptadas en el contexto de la pandemia de COVID-19.

Este ejercicio, desde que se inició en 2009, se ha convertido en un instrumento importante para los Miembros.

Debo reiterar ahora que este informe es de carácter puramente fáctico y no tiene ningún efecto jurídico en los derechos y obligaciones de los Miembros de la OMC. No pretende emitir juicio alguno sobre si una medida comercial es o no proteccionista, ni cuestionar el derecho explícito de los Miembros a adoptar determinadas medidas comerciales, especialmente en el difícil contexto de la actual pandemia.

El objetivo general de este ejercicio es reforzar la transparencia y la previsibilidad en el sistema de comercio.

La transparencia reduce la incertidumbre y promueve la confianza. No solo es importante en un sentido institucional, sino que también tiene gran trascendencia tanto para los responsables de las políticas como para las empresas y los consumidores. Todos pueden beneficiarse de ella.

La información incluida en el informe refleja las aportaciones de los Miembros y los observadores, así como los datos facilitados por otras fuentes oficiales y públicas. Doy las gracias a todas las delegaciones que participaron en este ejercicio.

Para este informe de mediados de año, respondieron a mi solicitud inicial de información 87 Miembros, lo que representa cerca del 53% del total y aproximadamente el 96% de las importaciones mundiales. Esto supone un aumento en la tasa de participación con respecto al último informe de mediados de año, lo cual resulta alentador.

No obstante, la participación en el proceso de verificación sigue siendo desigual y, en varios casos, la Secretaría recibió solo respuestas parciales. Eso se explica en parte por el contexto actual, naturalmente, pero, en vista de la importancia de este ejercicio, debemos hacer el esfuerzo de asegurarnos de que sea lo más preciso, inclusivo y exhaustivo posible.

Antes de proseguir con las principales constataciones del informe, quiero referirme brevemente a su contexto general.

Como he mencionado antes, este informe se ha elaborado con el telón de fondo de la pandemia de COVID-19, que ha perturbado profundamente la economía mundial.

Por si fuera poco, las tensiones comerciales siguen ensombreciendo el entorno del comercio mundial, y eso viene ocurriendo incluso desde antes de la pandemia. Debo señalar, no obstante, que también se han observado en ocasiones tentativas importantes y encomiables de rebajar esas tensiones.

¿Qué nos dice el informe, pues?

Aparte de las medidas relacionadas con la COVID-19, los Miembros y observadores de la OMC aplicaron 107 medidas comerciales y relacionadas con el comercio durante el período objeto de examen, comprendido entre mediados de octubre y mediados de mayo; de ellas, 51 tenían por objeto facilitar el comercio y 56 restringían el comercio.

El valor del comercio abarcado por las nuevas medidas de restricción de las importaciones se estima en 423.100 millones de dólares. Esta es la tercera cifra más elevada desde octubre de 2012, fecha en que empezaron a incluirse en el informe las cifras sobre el comercio abarcado.

Las medidas de restricción a la importación se acumulan a lo largo del tiempo. Tomadas en conjunto, todas las medidas aplicadas desde 2009 y todavía en vigor afectan ahora, según las estimaciones, a un 8,7% de las importaciones mundiales (1,7 billones de dólares). Eso debería ser motivo de preocupación para todos.

En un sentido más positivo, el valor del comercio abarcado por las nuevas medidas de facilitación de las importaciones aplicadas durante el período objeto de examen se estimó en 739.400 millones de dólares, la segunda cifra más elevada desde octubre de 2012. Este es, desde luego, un hecho positivo.

Ahora permítanme decir unas palabras sobre las medidas comerciales y relacionadas con el comercio adoptadas en respuesta a la pandemia de COVID-19.

En conjunto, representan aproximadamente el 70% del número total de medidas recogidas en este informe.

En las primeras etapas de la pandemia, se observó un aumento de las medidas de restricción del comercio, principalmente para las exportaciones de suministros médicos. Dicho esto, añadiré que al final del actual período objeto de examen, a mediados de mayo, alrededor del 28% de las restricciones comerciales específicamente relacionadas con la COVID-19 ya se habían revocado.

De las 256 medidas comerciales relacionadas con la pandemia identificadas en el informe, 147 facilitaban el comercio y 109 lo restringían. Eso significa que aproximadamente el 57% de todas las medidas relacionadas con la COVID-19 facilitaban el comercio.

Además, los Miembros y observadores de la OMC aplicaron un gran número de medidas de ayuda de emergencia en respuesta a la crisis generada por la COVID-19. El objetivo de estas medidas era atenuar la desaceleración económica provocada por la pandemia y mitigar sus repercusiones sociales y humanitarias.

Para los Miembros, será importante vigilar periódicamente las medidas de apoyo introducidas en el contexto de la pandemia. La transparencia permitirá a los Miembros seguir la evolución y los efectos de esas medidas conforme el mundo salga de la crisis sanitaria y comience un período de recuperación.

Continuaremos vigilando la evolución de los acontecimientos relacionados con la COVID, en particular en el informe de vigilancia del comercio de fin de año.

Pasaré ahora a referirme a las restantes constataciones del informe.

En lo que respecta a las medidas comerciales restrictivas, el informe da cuenta de 25,3 iniciaciones por mes durante el período examinado. Este promedio mensual es ligeramente superior al de los ocho últimos años. Por otro lado, el promedio mensual de terminaciones fue el más bajo para el mismo período.

En cuanto al comercio de servicios, como se indica en el informe, durante el período examinado se aplicaron muchas medidas destinadas a facilitar el comercio. Además, de las 99 medidas aplicadas a los servicios en relación con la COVID-19 que adoptaron los Miembros y los observadores de la OMC, aparentemente la mayoría facilitaban el comercio.

No obstante, varias políticas nuevas adoptadas durante el período objeto de examen parecían restringir el comercio, en especial en la esfera de la inversión extranjera y en otras consideradas estratégicas o vinculadas con la seguridad nacional.

En otros frentes, el informe da testimonio del permanente compromiso de los Miembros con la notificación de las medidas sanitarias y fitosanitarias y los obstáculos técnicos al comercio, así como su amplia utilización del proceso de examen en el Comité de Agricultura.

En el informe, además de las medidas sanitarias y fitosanitarias y los obstáculos técnicos al comercio, se describen las numerosas cuestiones y preocupaciones comerciales planteadas por los Miembros en los órganos de la OMC. El aspecto positivo es que esto refleja la importancia de los comités de la OMC como plataformas constructivas para que los Miembros aborden sus preocupaciones. No obstante, algunas de estas preocupaciones ya habían sido planteadas en períodos de vigilancia anteriores, lo que induce a pensar en problemas persistentes sin resolver.

En el informe se señalan asimismo los avances en relación con la propiedad intelectual, lo cual refleja que los Miembros siguen diversificando y precisando sus marcos nacionales de propiedad intelectual.

Con respecto a las medidas generales de apoyo económico, según estudios realizados por la Secretaría, los Miembros siguen aplicándolas como parte del conjunto de sus políticas comerciales generales.

Sin embargo, parece haber una reticencia generalizada a facilitar información a este respecto. El pasado mes de diciembre, insté a los Miembros en este órgano a proporcionar a la Secretaría una orientación más clara sobre la mejor manera de llevar adelante la labor necesaria para elaborar este informe sobre las medidas generales de apoyo económico. Esta cuestión probablemente será aún más pertinente conforme se desdibuje con el tiempo la línea entre la ayuda de emergencia relacionada con la pandemia y el apoyo económico general.

Así pues, estas son algunas de las principales constataciones que quería señalar hoy. Confío en que esta síntesis les proporcione material para la reflexión en el debate de esta mañana.

Y no hay lugar para la complacencia. Mantener abiertas las corrientes internacionales de comercio e inversión será fundamental para reconstruir las economías, las empresas y los medios de vida en todo el mundo. Una recuperación sólida requerirá los resueltos esfuerzos y el liderazgo colectivo de los Miembros de la OMC. Tenemos que redoblar esfuerzos para mantener la transparencia y la previsibilidad del sistema de comercio.

Doy, pues, las gracias al gran número de delegaciones que han respondido a nuestra solicitud de información, en particular acerca de las medidas relacionadas con la pandemia de COVID-19. Deseo también expresar mi agradecimiento a la Secretaría por la excelente labor realizada en la elaboración de este informe y por mantener al día la sección de nuestra web dedicada específicamente a la COVID-19.

Esta es mi última reunión con ustedes en este formato, así que deseo decir que ha sido para mí un gran placer apoyar estos esfuerzos de vigilancia como Director General. Los animo a que perseveren en sus esfuerzos a este respecto.

Vaya a donde vaya en el futuro, pueden contar ustedes con que seguiré defendiendo este bien mundial de vital importancia.

Muchas gracias.

 

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.