WTO NOTICIAS: DISCURSOS — DG ROBERTO AZEVÊDO

Observaciones del Director General Roberto Azevêdo


MÁS INFORMACIÓN:
> Discursos: Roberto Azevêdo

  

Distinguidos autores,
Estimados invitados,
Señoras y señores,
Muy buenas tardes.

Es un placer para mí estar aquí hoy con todos ustedes para la presentación de esta publicación tan especial de la OMC sobre la elaboración del Acuerdo sobre los ADPIC.

Estamos orgullosos de ofrecerles esta excelente obra cuando se cumple el vigésimo aniversario de la OMC y del Acuerdo sobre los ADPIC.

Para esta publicación se ha contado con la colaboración de un extraordinario grupo de autores, y me complace que algunos de ellos hayan podido sumarse a nosotros en este acto.

Hemos reunido en esta sala un cúmulo inmenso, probablemente inigualable, de conocimientos y experiencia sobre la propiedad intelectual y el sistema mundial de comercio.

La propiedad intelectual es un tema que suscita mucho interés, tal como pudimos comprobar en las sesiones plenarias del Foro Público celebradas ayer.

Sin embargo, creo que los ADPIC y, en un sentido más amplio, la propiedad intelectual, son cuestiones que siguen sin comprenderse del todo.

Es necesario difundir parte de los conocimientos que hay en esta sala.

Y esa es justamente la razón de ser de este libro.

Nuestro deseo es que la publicación contribuya a informar el diálogo sobre este importante asunto. Es necesario arrojar luz sobre el trabajo de los expertos y los responsables de la formulación de políticas de todo el mundo.

Considero que este libro supone un paso importante en esa dirección.

En él se recopilan perspectivas muy diferentes sobre los aspectos prácticos y las dificultades que rodearon la negociación del Acuerdo sobre los ADPIC y nos permite conocer directamente la versión de los protagonistas, de quienes estuvieron en el centro del proceso.

No cabe duda de que todos hicieron un gran trabajo.

Gracias a su labor, el mandato de negociación breve y un tanto ambiguo, establecido en 1986, se transformó en un Acuerdo complejo y avanzado, que aborda un ámbito de gran dificultad técnica.

El mundo del comercio internacional y la propiedad intelectual es hoy totalmente distinto del que existía en 1986, cuando se iniciaron las negociaciones sobre los ADPIC en Punta del Este, pero el Acuerdo ha resistido el paso del tiempo. El texto surgido de esas negociaciones ha resultado ser lo bastante avanzado y lo bastante flexible como para adaptarse a los cambios acaecidos en los últimos 20 años.

Pensemos en la Declaración de Doha relativa al Acuerdo sobre los ADPIC y la Salud Pública, adoptada en 2001, que pone de relieve las salvaguardias en materia de políticas públicas que los negociadores incorporaron en el texto del Acuerdo.

La Declaración demostró que el Acuerdo sobre los ADPIC contenía flexibilidades suficientes para proteger la salud pública y promover el acceso a los medicamentos para todos.

Y, sorprendentemente, para alcanzar este resultado no fue preciso proceder a una revisión importante del Acuerdo sobre los ADPIC.

Bastó con idear y añadir un instrumento de política específico, las licencias obligatorias especiales para la exportación, a un conjunto ya adaptable de instrumentos de política pública.

Todo ello subraya el carácter equilibrado del texto. Y los testimonios recogidos en el libro que hoy presentamos indican que no fue algo casual, sino el fruto de meticulosas negociaciones.

En consecuencia, la Declaración de Doha sobre la salud pública ha contribuido enormemente a los cambios en la percepción del Acuerdo sobre los ADPIC a lo largo de los últimos 20 años.

El Acuerdo sobre los ADPIC ha tenido profundas repercusiones en los regímenes nacionales de propiedad intelectual de todo el mundo, particularmente en las economías en desarrollo.

Creo acertado afirmar que en la época de las negociaciones del Acuerdo sobre los ADPIC la opinión general era que el sistema internacional de propiedad intelectual servía fundamentalmente a los intereses de las economías desarrolladas.

Hoy no es así.

Algunos países de ingresos medianos se cuentan entre los principales usuarios del sistema mundial de propiedad intelectual, en el que participan cada vez más muchos otros países en desarrollo.

La innovación y la creatividad no son en modo alguno exclusivas del mundo desarrollado. Otras economías adaptan sus instrumentos de propiedad intelectual para fomentar la innovación y favorecer sus intereses más generales.

De hecho, este panorama comercial en proceso de evolución es uno de los temas que se analizarán más detalladamente en la próxima sesión del Foro Público, justo después de este acto.

La experiencia, sobre todo en el campo de los acuerdos comerciales preferenciales, ha puesto de relieve que el Acuerdo sobre los ADPIC sirve como referencia para la elaboración de políticas legítimas. Contribuye al equilibrio entre la protección adecuada de los derechos de propiedad intelectual y los intereses de los usuarios y del público en general.

Además, al leer el libro, sorprende constatar que durante las negociaciones no prevaleció una división Norte-Sur.

Los autores explican que gran parte del texto del Acuerdo sobre los ADPIC se elaboró gracias a la resolución de las discrepancias existentes entre los países del Norte, o mediante alianzas que rebasaban las fronteras Norte-Sur. Es lo que sucedió con las normas relativas al derecho de autor, las patentes, los secretos comerciales, la protección de los datos de ensayos y las indicaciones geográficas, así como con la cuestión de la observancia.

El libro contiene también reveladores testimonios de algunos negociadores de países en desarrollo que describen cómo aportaron contribuciones cruciales para el equilibrio del Acuerdo, que fueron aprobadas por consenso.

Con todo, este libro no se dirige únicamente a los especialistas en propiedad intelectual; ni tampoco pretende ser una obra sobre el derecho de los ADPIC.

Lo que ofrece, al describir el proceso práctico de elaboración del Acuerdo, y al explicar los métodos de trabajo y las técnicas de negociación que se desarrollaron o, a menudo, se improvisaron, son visiones reales.

Creo que esas visiones siguen siendo válidas hoy para comprender cómo se logró alcanzar una conclusión satisfactoria en las negociaciones sobre una cuestión tan controvertida.

Por lo tanto, el libro ofrece un raro testimonio que permite adentrarse en el arte de las negociaciones internacionales.

Los coordinadores de la publicación, Jayashree Watal y Antony Taubman, al igual que sus colegas de la Secretaría, han realizado un trabajo excelente.

Primero, en febrero de este año organizaron un simposio con el que se lanzó este nuevo debate sobre la elaboración del Acuerdo sobre los ADPIC.

Y luego confeccionaron esta obra para que los testimonios recabados pudiesen llegar a un público más amplio.

Por ello quiero darles las gracias.

Pero ante todo hemos de expresar nuestro más profundo agradecimiento y gratitud a los autores y a los colaboradores –antiguos negociadores del Acuerdo sobre los ADPIC y antiguos funcionarios de la Secretaría del GATT- por haber dedicado tiempo a participar en este proyecto y a la elaboración de esta publicación única.

Los felicito a todos.

Los testimonios recogidos en este libro no solo revisten un profundo interés histórico, sino que además serán fuente de inspiración para obtener resultados satisfactorios en futuras negociaciones sobre otras cuestiones complejas y sensibles.

Hagamos, pues, buen uso de este conocimiento.

Muchas gracias.

 

Servicio de noticias RSS

> Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.