150pxls.gif (76 bytes)
Presentación de la OMC:  la institución.

10 MALENTENDIDOS: 6. Destruye empleo
6. La OMC NO destruye empleo ni acentúa las diferencias entre ricos y pobres

La acusación es errónea y simplista. El comercio puede ser una fuerza muy poderosa para la creación de empleo y la reducción de la pobreza. De hecho, a menudo eso es precisamente lo que logra. A veces es necesario introducir algunos ajustes para hacer frente a la pérdida de puestos de trabajo, y ahí es donde las cosas son más complejas. En cualquier caso, la alternativa del proteccionismo no es la solución. Conviene fijarse mejor en los detalles.

160pxls.gif (76 bytes)
DIEZ MALENTENDIDOS
1. Dicta las políticas
2. Aboga por el libre comercio
3. Pasa por alto el desarrollo
4. Pasa por alto el medio ambiente
5. Pasa por alto la salud
6. Destruye empleo
7. Los países pequeños quedan al margen
8. Instrumento de los grupos de presión
9. Los países débiles obligados a adherirse
10. Antidemocrática

  

Ver también:
La OMC en pocas palabras
Diez ventajas
Entender la OMC


El comercio permite crear empleosLa relación entre comercio y empleo es compleja. Y también la existente entre comercio e igualdad.

Un comercio más fluido y estable fomenta el crecimiento económico y puede contribuir a crear empleo o a reducir la pobreza y frecuentemente permite hacer ambas cosas a la vez.

El primer beneficiario es el país que reduce sus propios obstáculos al comercio. Aunque no tanto, también salen ganando los países que exportan a éste. En muchos casos, los trabajadores del sector de las exportaciones disfrutan de mejores salarios y de una mayor seguridad en el empleo.

No obstante, es indudable que los productores que antes estaban protegidos y sus trabajadores tienen que hacer frente a la nueva competencia cuando se reducen los obstáculos al comercio. Algunos sobreviven volviéndose más competitivos. Otros no lo logran. Algunos se adaptan rápidamente (por ejemplo, encontrando un nuevo empleo), mientras que otros tardan más tiempo.

Conviene resaltar que algunos países tienen mayor facilidad para adaptarse que otros. Esto se debe en parte a que cuentan con políticas de reajuste más eficaces. Los países que carecen de políticas eficaces están desaprovechando una importante oportunidad, ya que el impulso que el comercio da a la economía crea los recursos que contribuyen a facilitar los reajustes.

La OMC trata de dar solución a estos problemas de diversas maneras. En la OMC la liberalización se efectúa de forma progresiva: los países tienen tiempo para hacer los reajustes necesarios. Además, los acuerdos incluyen disposiciones que permiten a los países adoptar medidas de emergencia contra las importaciones que resulten particularmente perjudiciales, pero con sujeción a disciplinas estrictas.

Al mismo tiempo, hay que recordar que la liberalización emprendida en el marco de la OMC es el resultado de la negociación. Si estiman que son incapaces de llevar a cabo los reajustes necesarios, los países pueden negarse a acceder a las peticiones de apertura de los sectores pertinentes de sus mercados, y de hecho así lo hacen.

Hay además toda una serie de factores ajenos a la responsabilidad de la OMC que explican los cambios que se han producido recientemente en el nivel de los salarios.

Por ejemplo: ¿por qué existe en los países desarrollados una diferencia cada vez mayor entre el salario de los trabajadores calificados y el de los no calificados? Según la OCDE, las importaciones procedentes de países con niveles de salarios bajos sólo provocan entre el 10 y el 20 por ciento de los cambios salariales en los países desarrollados. Gran parte del porcentaje restante es atribuible al “progreso tecnológico que requiere mano de obra especializada”. En otras palabras, los países desarrollados obviamente están adoptando un mayor número de tecnologías que requieren una mano de obra con mayores niveles de formación.

El proteccionismo no es la respuesta:  obstaculiza el crecimiento y el desarrollo La alternativa al comercio -la protección- resulta cara porque implica un aumento de los costos y fomenta la ineficacia. Según otro cálculo de la OCDE, de aplicarse a las importaciones  procedentes de países en desarrollo un tipo arancelario del 30 por ciento, la baja en los Estados Unidos de los salarios de los trabajadores no calificados y de los trabajadores calificados sería, respectivamente, del 1 y del 5 por ciento. Uno de los daños que puede causar el proteccionismo es la caída de los salarios en el país que aplica esa política.

Al mismo tiempo, el hecho de centrarse en las importaciones de bienes da lugar a una visión distorsionada. En los países desarrollados el 70 por ciento de la actividad económica corresponde al sector de los servicios, donde la repercusión de la competencia exterior sobre el empleo es diferente. Así por ejemplo, si una empresa extranjera de telecomunicaciones empieza a operar en un país, es posible que contrate a trabajadores del lugar.

Por último, si bien es cierto que unos 1.150 millones de personas siguen sumidas en la pobreza, las investigaciones al respecto, entre ellas la del Banco Mundial, han mostrado que la liberalización del comercio ha contribuido a sacar de la miseria a miles de millones de personas desde el final de la segunda guerra mundial. La investigación ha mostrado asimismo que no es cierto que la liberalización haya acentuado las desigualdades.


< Retroceder
    Diez Ventajas - menú   Avanzar >