Topics handled by WTO committees and agreements
Cuestiones abarcadas por los Comités y Acuerdos de la OMC

EXÁMENES DE LA POLÍTICAS COMERCIALES: PRIMER COMUNICADO DE PRENSA, RESUMEN DEL INFORME DE LA SECRETARÍA Y DEL INFORME DEL GOBIERNO

Tanzanía :  enero de 2000
COMMUNICADO DE PRENSA
PRENSA/TPRB/128
21 de febrero de 2000

Repercusiones de las reformas aceleradas en Tanzanía dificultadas por su capacidad de exportación limitada

Las reformas aceleradas que han tenido lugar desde 1995 en Tanzanía han dado lugar a una considerable liberalización del régimen comercial basándose fundamentalmente en los aranceles. Un nuevo informe de la OMC sobre las políticas comerciales de este país dice que Tanzanía ha eliminado sus restricciones a la exportación y los controles de divisas y ha realizado, en conjunto, un esfuerzo concertado para crear un entorno propicio a la inversión interna y extranjera. Sin embargo, en el informe se señala también que la capacidad de exportación del país es muy limitada, y ha impedido todo crecimiento importante impulsado por las exportaciones. Tanzanía, que forma parte del grupo de los países menos desarrollados, es también uno de los más endeudados del mundo. En el informe se afirma que la pesada carga de la deuda puede ser un obstáculo para su desarrollo económico y comercial.

175pxls.gif (835 bytes)

Ver también:

segundo comunicado de prensa
conclusiones del Presidente


El nuevo informe de la Secretaría de la OMC, junto con una declaración hecha por el Gobierno de Tanzanía, constituirá una base para el examen de la política comercial del país que tendrá lugar en el Órgano de Examen de las Políticas Comerciales de la OMC los días 1 y 3 de marzo.

El informe dice que los principales países que comercian con Tanzanía son la Unión Europea, el Japón, la India y Kenya. Sus exportaciones están constituidas principalmente por productos básicos agrícolas y los principales sectores son el del café, las nueces de anacardo, el tabaco y el algodón. Tanzanía importa principalmente maquinaria, equipo de transporte, materias primas industriales y bienes de consumo. El informe señala que debido al descenso de la producción agrícola durante los últimos años, como resultado de las condiciones climáticas adversas, las importaciones de alimentos y productos alimentarios se han incrementado considerablemente.

Tanzanía ha participado en el Marco Integrado para la Asistencia Técnica relacionada con el Comercio a los países menos adelantados. No obstante, en el informe se señala que a pesar de su participación en el mencionado Marco, y de la asistencia técnica que ya ha recibido de sus copartícipes en el desarrollo tales como la OMC y otros miembros del Marco, Tanzanía necesita una asistencia técnica sustancial y continuada en una amplia gama de sectores relacionados con el comercio.

Tanzanía está aplicando activamente una estrategia de integración regional, dice el informe. Forma parte del Mercado Común de los Estados del África Meridional y Oriental (COMESA) -si bien ha anunciado su intención de retirarse del mismo- y es miembro de la Comunidad de Desarrollo del África Meridional (SADC). Tanzanía tiene también por objetivo promover el fortalecimiento del Acuerdo de Cooperación del África Oriental (EAC) con los países vecinos, Kenya y Uganda.

Según el Convenio de Lomé, Tanzanía recibe toda la gama de ayuda facilitada por la Unión Europea a los países ACP, señala el informe. Como resultado, muchas exportaciones tanzanianas a la UE se benefician de una exención de los derechos de importación. Análogamente, las mercancías de Tanzanía se benefician de un acceso preferencial no recíproco a los mercados de otros países desarrollados merced al Sistema Generalizado de Preferencias. No obstante, en el informe se señala que dada la capacidad de exportación limitada del país, las ventajas que obtiene de esos acuerdos preferenciales ha sido mínima.

El informe señala que la reciente reforma de los derechos de aduana de Tanzanía ha dado lugar a una estructura simplificada de cinco niveles, con un promedio de los derechos de importación aplicados del 16,2 por ciento. Esta estructura arancelaria es hasta cierto punto progresiva, de modo que se aplica a muchos productos transformados una tasa efectiva de protección más elevada según su situación en el proceso de transformación. En el informe se señala que tal estructura arancelaria aporta una protección sustancial con respecto a las importaciones a las actividades de transformación de más alto nivel, lo que causa una mala asignación de recursos e inflige costos más elevados a los consumidores tanzanianos.

El informe dice también que el Gobierno de Tanzanía depende considerablemente de los ingresos generados por los aranceles y el IVA y que, en consecuencia, se manifiesta una presión para mantener los ingresos mediante elevados niveles arancelarios. También se afirma que podrían reducirse tanto esa presión como las tasas arancelarias, si se redujeran o eliminaran las exenciones concedidas.

Tanzanía no tiene la condición de observador ni de signatario del Acuerdo Plurilateral sobre Contratación Pública. El informe señala que los propios procedimientos de contratación del país constituyen un confuso conglomerado de memorandos y otros acuerdos que difieren según el ministerio. En el informe se dice que Tanzanía ha venido aplicando una política agresiva en materia de privatización a la que viene a añadirse el apoyo que recibe de las instituciones financieras e internacionales. Tanzanía ha estado modificando su legislación sobre derechos de propiedad intelectual para adaptarse a las prescripciones de la OMC y actualmente se está considerando el problema de la falta de disposiciones de aplicación.

El sector agrícola de Tanzanía representa más del 50 por ciento del PIB nacional y genera la mayoría de las ganancias por exportación del país. El sector ha sido objeto de una liberalización sustancial desde mediados del decenio de 1980 y se ha permitido que prevalezcan en él las fuerzas del mercado, según el informe. El Gobierno se ha abstenido de participar directamente en las actividades de producción, transformación y comercialización y ha retenido únicamente su función en la determinación de las políticas. En el informe se dice que Tanzanía ha padecido graves carestías de alimentos y una diversidad de niveles de ganancias de exportación como consecuencia de la sequía y las inundaciones.

En el informe se dice que su sector de los minerales, centrado principalmente en la producción de oro, ofrece una de las mejores oportunidades de crecimiento. Con la probabilidad de que se realicen en este sector más de 600 millones de dólares EE.UU. de nuevas inversiones durante los próximos dos a tres años, el sector de los minerales promete contribuir cada vez en mayor grado al PIB y a las ganancias de exportación. No obstante, la viabilidad de la producción aurífera de Tanzanía está estrechamente vinculada a los precios del oro, que han fluctuado continuamente.

También se señala que el sector manufacturero de Tanzanía está insuficientemente desarrollado. Sus industrias características son las de elaboración de alimentos, de bebidas, agroalimentarias y de manufacturas ligeras, a las que se añaden algunos productores de textiles y calzado. También se dice que este sector se ha visto coartado por los altos costos de los insumos. En particular, el arancel, que establece elevados niveles de protección para las mercancías con valor añadido, plantea dificultades a los fabricantes tanzanianos que deben obtener los insumos fuera del país.

El sector de servicios, como el resto de la economía, ha experimentado una liberalización considerable en diversas esferas, especialmente las telecomunicaciones, los seguros y los servicios financieros. El informe señala que el turismo constituye el mayor componente de servicios del PIB y promete un crecimiento continuado. Tanzanía es un importador neto de servicios y se propone poner de relieve su compromiso con la liberalización de las telecomunicaciones mediante la formulación de consolidaciones concretas en el marco del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS).

Notas para las redacciones

En los Exámenes de las Políticas Comerciales, ejercicio prescrito en los Acuerdos de la OMC, se examinan y se evalúan a intervalos regulares las políticas comerciales y relacionadas con el comercio de los países Miembros. También se siguen de cerca los acontecimientos importantes que pueden tener consecuencias para el sistema mundial de comercio. Para cada examen se elaboran dos documentos: una exposición de políticas que presenta el gobierno del Miembro objeto de examen, y un informe detallado que redacta de manera independiente la Secretaría de la OMC. Estos dos documentos son luego examinados por el conjunto de Miembros de la OMC en el Órgano de Examen de las Políticas Comerciales (OEPC). Esos documentos y las actas de las reuniones del OEPC se publican poco después. Desde la entrada en vigor del Acuerdo sobre la OMC en 1995, los informes abarcan también las esferas de los servicios y de los aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio.

En lo que respecta al presente examen, el Órgano de Examen de las Políticas Comerciales examinará el informe de la Secretaría de la OMC y la exposición de políticas elaborada por Tanzanía los días 1 y 3 de marzo de 2000. El informe de la Secretaría abarca la evolución de todos los aspectos de las políticas comerciales de Tanzanía, inclusive sus leyes y reglamentos internos, el marco institucional y las políticas comerciales por medida y por sector.

Se adjuntan al presente comunicado de prensa las observaciones recapitulativas que figuran en el informe de la Secretaría y algunos extractos de la exposición de políticas del gobierno. Los periodistas pueden obtener el texto del informe de la Secretaría y de la exposición de políticas del gobierno en el espacio destinado a los comunicados de prensa en el sitio de la OMC en Internet (www.wto.org). Estos dos documentos, el acta de los debates del OEPC y el resumen del Presidente se publicarán oportunamente en una versión encuadernada y podrán obtenerse en la Secretaría, Centro William Rappard, 154 rue de Lausanne, 1211 Ginebra 21.

Desde diciembre de 1989 se han finalizado los siguientes exámenes: la Argentina (1992 y 1999), Australia (1989, 1994 y 1998), Austria (1992), Bangladesh (1992), Benin (1997), Bolivia (1993 y 1999), Botswana (1998), el Brasil (1992 y 1996), Burkina Faso (1998), Camerún (1995), el Canadá (1990, 1992, 1994, 1996 y 1998), Chile (1991 y 1997), Chipre (1997), Colombia (1990 y 1996), las Comunidades Europeas (1991, 1993, 1995 y 1997), Corea, República de (1992 y 1996), Costa Rica (1995), Côte d'Ivoire (1995), Egipto (1992 y 1999), El Salvador (1996), los Estados Unidos (1989, 1992, 1994, 1996 y 1999), Fiji (1997), Filipinas (1993), Finlandia (1992), Ghana (1992), Guinea (1999), Hong Kong (1990, 1994 y 1998), Hungría (1991 y 1998), la India (1993 y 1998), Indonesia (1991, 1994 y 1998), Islandia (1994), Islas Salomón (1998), Israel (1994 y 1999), Jamaica (1998), el Japón (1990, 1992, 1995 y 1998), Kenya (1993), Lesotho (1998), Macao (1994),Malasia (1993 y 1997), Malí (1998), Marruecos (1989 y 1996), Mauricio (1995), México (1993 y 1997), Namibia (1998), Nicaragua (1999), Nigeria (1991 y 1998), Noruega (1991 y 1996), Nueva Zelandia (1990 y 1996), el Pakistán (1995), Papua Nueva Guinea (1999), el Paraguay (1997), el Perú (1994), Polonia (1993), la República Checa (1996), la República Dominicana (1996), la República Eslovaca (1995), Rumania (1992 y 1999), Senegal (1994), Singapur (1992 y 1996), Sri Lanka (1995), Sudáfrica (1993 y 1998), Suecia (1990 y 1994), Suiza (1991 y 1996), Swazilandia (1998), Tailandia (1991, 1995 y 1999), Togo (1999), Trinidad y Tabago (1998), Túnez (1994), Turquía (1994 y 1998), Uganda (1995), el Uruguay (1992 y 1998), Venezuela (1996), Zambia (1996) y Zimbabwe (1994).

Informe de la Secretaría Volver al principio

ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLÍTICAS COMERCIALES
TANZANÍA
Informe de la Secretaría - Observaciones recapitulativas

El entorno económico

La República Unida de Tanzanía, situada en la costa oriental de África, es uno de los países menos adelantados del mundo. Tanzanía, que incluye las islas de Zanzíbar y Pemba, obtuvo la independencia en 1961. Su economía, cuyo PIB per cápita es de 210 dólares EE.UU., depende esencialmente de la agricultura.

Desde su independencia, en 1961, Tanzanía siguió un modelo socialista de desarrollo económico. Este enfoque esencialmente ajeno al mercado dio lugar a la nacionalización de empresas e industrias y a la colectivización de la agricultura. Con el paso del tiempo, el estancamiento de la economía y los reveses considerables que ésta padeció revelaron los fallos de esa estrategia. Desde 1985, Tanzanía ha aplicado una serie de reformas económicas, si bien los avances no han sido sistemáticos. No obstante, desde 1995 se ha acelerado el ritmo de las reformas y Tanzanía se ha centrado en la estabilización macroeconómica y en una reforma fiscal apoyada por las instituciones financieras internacionales.

El PIB de Tanzanía ha crecido en más de un 3 por ciento durante los últimos años y se prevé que crezca a tasas incluso más altas durante el 2001. Tanzanía es una de las naciones más endeudadas del mundo. La carga considerable de la deuda puede constituir un obstáculo al desarrollo económico en la medida en que los costos asociados con el servicio de la deuda impiden que se asignen recursos a actividades que podrían servir para mejorar la capacidad económica y la competitividad y para aumentar las inversiones. Debido a su programa de reforma estructural y contención fiscal Tanzanía se cuenta entre los países candidatos a beneficiarse de una disminución de la carga de su deuda en aplicación del programa del FMI y el Banco Mundial para la reducción de la deuda de los países pobres muy endeudados.

Los principales interlocutores comerciales de Tanzanía son la Unión Europea, el Japón, la India y Kenya. Las exportaciones de Tanzanía están integradas esencialmente por productos básicos agrícolas entre los que destacan el café, las nueces de anacardo, el tabaco y el algodón. La maquinaria, el material de transporte, las materias primas industriales y los bienes de consumo constituyen la parte mayor de los productos importados. Debido a la disminución de la producción agrícola registrada durante los últimos años que cabe atribuir a las condiciones climáticas, las importaciones de alimentos y productos alimenticios han aumentado intensamente. Tanzanía es un importador neto de servicios.

La Constitución de la República Unida de Tanzanía se adoptó en 1977 y se enmendó en 1984 y en 1992. La Constitución establece una forma de gobierno parlamentario con separación de las ramas ejecutiva, legislativa y judicial del Gobierno.

Tanto el Presidente como el Vicepresidente y los diputados de la Asamblea Nacional se eligen mediante sufragio popular directo para desempeñar mandatos quinquenales. El Presidente ejerce las funciones de Jefe del Estado y selecciona a los miembros de su Gabinete entre los diputados de la Asamblea Nacional. El Gabinete es responsable de la planificación y formulación de la política del Gobierno. La Asamblea Nacional, un órgano unicameral, ejerce el poder legislativo en relación con todas las cuestiones relativas a la Unión. Zanzíbar tiene su propio Presidente y una Cámara de Representantes, que ejerce el poder legislativo en lo tocante a las cuestiones no relacionadas con la Unión. La relación semiautónoma existente entre Zanzíbar y el continente se manifiesta en varios ámbitos políticos, si bien ha progresado la armonización en la mayor parte de los sectores relativos a las cuestiones comerciales. Las inversiones extranjeras se consideran como una cuestión no relacionada con la Unión y por lo tanto entran en la esfera de competencia del Gobierno de Zanzíbar.

Tanzanía cuenta con un cuerpo de leyes que rige las importaciones, los derechos de aduana, las inversiones extranjeras, la concesión de licencias empresariales, la propiedad intelectual, el control de las exportaciones, la política de competencia y otras cuestiones afines. La Ley de Inversiones de 1997 entró en vigor para contribuir a crear un entorno comercial atractivo y para ofrecer incentivos a la inversión en el país. Salvo escasas excepciones, se permite la propiedad extranjera al 100 por ciento en la mayor parte de las actividades económicas. Una ley distinta se centra en las oportunidades de inversión en el sector de los minerales. Análogamente la Ley de Minería de 1998 liberaliza las oportunidades de inversión extranjera y aporta incentivos especiales a los inversores.

El Gobierno de Zanzíbar fiscaliza sus propios procedimientos en materia de inversión extranjera. Zanzíbar permite un 100 por ciento de propiedad extranjera salvo en algunos sectores reducidos de venta al por menor y en pequeños servicios de turismo. Zanzíbar también ha puesto en vigor la legislación para la creación de zonas de transformación económica y facilita servicios de apoyo y otros incentivos a las empresas que exportan el 80 por ciento o más de su producción.

Tanzanía es Miembro fundador de la OMC, por haber suscrito el Acta Final de la Ronda Uruguay y el Acuerdo de Marrakech el 15 de abril de 1994. Tanzanía concede trato NMF como mínimo a todos sus interlocutores comerciales. Como otros Miembros de la OMC, Tanzanía ha adoptado enteramente los resultados de la Ronda Uruguay. En virtud de su condición de país menos adelantado, Tanzanía se beneficia del trato especial y diferenciado que se concede a los países en desarrollo bajo la forma de exenciones o de aplicación aplazada de determinadas disposiciones. Tanzanía no participa actualmente en ningún procedimiento de solución de diferencias en el marco de la OMC.

Tanzanía encara muchos desafíos y obstáculos a su comercio y desarrollo económico. Tanzanía ha participado en el Marco Integrado para la Asistencia Técnica relacionada con el Comercio a los países menos adelantados (MI) mediante la preparación de una evaluación de sus necesidades en materia comercial y la participación en una mesa redonda con sus interlocutores en lo tocante al desarrollo. A pesar de su participación en el MI y de la asistencia técnica que ya ha recibido de sus interlocutores en materia de desarrollo como la OMC u otros miembros del MI, Tanzanía necesita una asistencia técnica sustancial y continuada en una amplia gama de sectores relacionados con el comercio.

Tanzanía también está aplicando activamente una estrategia de integración regional. Forma parte del Mercado Común de los Estados del África Meridional y Oriental (COMESA), si bien ha anunciado su intención de retirarse del mismo. Tanzanía, que también es miembro de la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC), ha declarado que ésta es más compatible con sus intereses nacionales. Más recientemente, ha promovido el fortalecimiento del acuerdo de la Comisión para la Cooperación en África Oriental (EAC) con los países vecinos, Kenya y Uganda. Todos esos esfuerzos de ámbito regional tienen el propósito de armonizar la política económica y facilitar el comercio si bien ciertos planes a largo plazo piden que la EAC se convierta en una federación política con autoridad para representar los intereses comunes de sus Estados miembros.

Según el Convenio de Lomé, Tanzanía recibe toda la gama de ayuda facilitada por la Unión Europea a los países ACP. En aplicación de Lomé IV, muchas exportaciones tanzanianas a la UE se benefician de un trato preferencial no recíproco que reviste la forma de una exención de los derechos de importación. Análogamente, las mercancías de Tanzanía se benefician de un acceso preferencial no recíproco a los mercados de otros países desarrollados merced al Sistema Generalizado de Preferencias. Dada la capacidad de exportación limitada de Tanzanía, las ventajas que obtiene de esos acuerdos preferenciales ha sido mínima.

Características de la política comercial

Los instrumentos de política comercial y sus efectos

Las reformas que Tanzanía ha emprendido desde 1985 -y a un ritmo más acelerado en los últimos años- se han concretado en un marco de política comercial considerablemente liberalizado y que se basa esencialmente en los aranceles. Las restricciones a la importación se han eliminado, al igual que los controles de cambios. Tanzanía ha venido realizando un esfuerzo concertado para crear un entorno propicio a la inversión tanto nacional como extranjera. En la realización del deseo del Gobierno de promover las exportaciones tanzanianas y particularmente los productos agrícolas, se ha prestado atención particular a la apertura de mercados en el extranjero. Con todo, su capacidad de exportación extremadamente limitada no ha permitido que las exportaciones generasen un crecimiento significativo.

La reciente reforma de los derechos de aduana de Tanzanía ha dado lugar a una estructura simplificada de cinco niveles, con tipos arancelarios del 0 por ciento, el 5 por ciento, el 10 por ciento, el 20 por ciento y el 25 por ciento. Esta estructura arancelaria es hasta cierto punto progresiva, de modo que se aplica a muchos productos transformados una tasa efectiva de protección (TEP) más elevada según su situación en el proceso de transformación. Tal estructura arancelaria aporta una protección sustancial con respecto a las importaciones a las actividades de transformación de más alto nivel, lo que causa una mala asignación de recursos e inflige costos más elevados a los consumidores tanzanianos. El promedio de los derechos de importación aplicados es del 16,2 por ciento.

Además de los derechos de importación, Tanzanía introdujo un IVA del 20 por ciento
en 1997. También se aplican impuestos especiales sobre consumos al petróleo, las bebidas alcohólicas y no alcohólicas y a los productos del tabaco. El Gobierno de Tanzanía depende considerablemente de los ingresos generados por los aranceles y el IVA; en consecuencia, se manifiesta una presión para mantener los ingresos mediante elevados niveles arancelarios. No obstante, podrían reducirse tanto esa presión como las tasas arancelarias, si se redujeran o eliminaran las exenciones concedidas. En 1999, no se recaudaban el 42 por ciento de los derechos en el continente, mientras que en Zanzíbar la tasa correspondiente era del 33 por ciento. Las exenciones al pago del IVA representaron el 31 por ciento de la recaudación.

La Administración Fiscal de Tanzanía ha suscrito un contrato de inspección previa a la expedición con COTENCA Inspection S.A., que entró en vigor el 1º de marzo de 1999. COTENCA es responsable de la inspección de todas las importaciones cuyo valor f.o.b. exceda de 5.000 dólares EE.UU. Tanzanía sigue utilizando la definición del valor de Bruselas (DVB). A pesar de que Tanzanía haya notificado a la OMC que aplaza la aplicación del artículo VII, los funcionarios de la Administración Fiscal de Tanzanía no creen que podrán proceder al cambio al valor de transacción hasta el 2001, y tratarán de conseguir una prórroga adicional, junto con la asistencia técnica necesaria para aplicar el artículo VII. Tanzanía no cuenta con legislación nacional en relación con las medidas antidumping, compensatorias o de salvaguardia, pero las autoridades sugieren que podrán introducirse esas medidas en el futuro.

La Oficina de Normas de Tanzanía se ocupa de gestionar las cuestiones relativas a las normas entre las que se cuentan 572 normas publicadas. La Oficina de Normas de Tanzanía es miembro de la Organización Internacional de Normalización (ISO) y ha sido objeto de una notificación a la OMC en la que consta como servicio de información para las cuestiones relacionadas con el Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio. La mayoría de las normas de Tanzanía son de carácter voluntario y la Oficina de Normas de Tanzanía adopta las normas internacionales existentes. Las normas sanitarias y fitosanitarias son de la competencia del Ministerio de Agricultura y Cooperativas, que aplica un programa de inspección y certificación en relación con todas las importaciones de productos vegetales y animales.

Tanzanía no tiene la condición de observador ni de signatario del Acuerdo Plurilateral sobre Contratación Pública. Salvo por las reglamentaciones de contratación impuestas en el marco de la ayuda y los préstamos facilitados por las instituciones financieras internacionales, los propios procedimientos de contratación de Tanzanía constituyen un confuso conglomerado de memorandos y otros acuerdos que difieren según el ministerio; se están examinando las cuestiones relativas a la contratación pública y es posible que se adopte nueva legislación en el futuro.

Tanzanía ha venido aplicando una política agresiva en materia de privatización a la que viene a añadirse el apoyo que recibe de las instituciones financieras internacionales. Aunque el Gobierno tiene el propósito de que todas las entidades paraestatales queden privatizadas o se liquiden, todavía no se ha anunciado una fecha objetivo para la conclusión de este proceso. En la actualidad se está procediendo a importantes privatizaciones en los sectores de las telecomunicaciones y los servicios básicos así como en el de los servicios financieros. Tanzanía cuenta con una legislación sobre política de competencia, pero apenas se ha procedido a su aplicación oficiosa, porque las reglamentaciones y procedimientos todavía no se han establecido oficialmente.

El Registro de Comercio de Tanzanía supervisa las cuestiones relativas a la propiedad intelectual, que se rigen por la legislación sobre patentes, marcas de fábrica y de servicio y derechos de autor. Tanzanía ha estado modificando su legislación para adaptarse a las prescripciones de la OMC; la norma más reciente es la Ley de Derechos de Autor de 1999. Su propósito es cumplir sus obligaciones en otros ámbitos a más tardar en el 2006. Tanzanía es miembro de la Organización de la Propiedad Industrial de la Región de África (ARIPO), así como de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). También es signataria del Convenio de París, el Convenio de Berna y otros protocolos internacionales. Actualmente se está considerando el problema de la falta de disposiciones de aplicación en relación con las infracciones en materia de propiedad intelectual de Tanzanía y su Gobierno ha indicado que se reforzarán los procedimientos de aplicación.

Características de las políticas sectoriales

El sector agrícola de Tanzanía representa más del 50 por ciento del PIB nacional y genera la mayoría de las ganancias por exportación del país. El sector ha sido objeto de una liberalización sustancial desde mediados del decenio de 1980 y se ha permitido que prevalezcan en él las fuerzas del mercado. El Gobierno se ha abstenido de participar directamente en las actividades de producción, transformación y comercialización y ha retenido únicamente su función en la determinación de las políticas. Entre los cultivos de exportación tradicionales figuran el café, las nueces de anacardo, el tabaco y el algodón, si bien se están emprendiendo esfuerzos para promover cultivos no tradicionales como el de las especias, los productos hortícolas y las semillas oleaginosas. Las condiciones climáticas de Tanzanía, que en los últimos años han fluctuado entre la sequía y las inundaciones, han dado lugar a una producción agrícola imprevisible. Como consecuencia de ello se han producido graves carestías de alimentos y una diversidad de niveles de ganancias de exportación.

El sector de los minerales de Tanzanía, centrado principalmente en la producción de oro, ofrece una de las mejores oportunidades de crecimiento.

Con la probabilidad de que se realicen en este sector más de 600 millones de dólares EE.UU. de nuevas inversiones durante los próximos dos a tres años, el sector de los minerales promete contribuir cada vez en mayor grado al PIB y a las ganancias de exportación. No obstante, la viabilidad de la producción aurífera de Tanzanía está estrechamente vinculada a los precios del oro, que han fluctuado continuamente. Cualquier nueva presión a la baja de los precios del oro pondrá en entredicho las perspectivas de ese sector.

El sector manufacturero de Tanzanía está insuficientemente desarrollado. Sus industrias características son las de elaboración de alimentos, de bebidas, agroalimentarias y de manufacturas ligeras, a las que se añaden algunos productores de textiles y calzado. A pesar de los esfuerzos desplegados para aprovechar las oportunidades derivadas de la integración regional, el sector manufacturero se ha visto coartado por los altos costos de los insumos. En particular el arancel, que establece elevados niveles de protección para las mercancías con valor añadido, plantea dificultades a los fabricantes tanzanianos que deben obtener los insumos fuera del país. Esos costos, junto con los elevados precios de la energía, han dado lugar a un sector manufacturero generalmente poco competitivo y cuya capacidad está insuficientemente utilizada.

El sector de servicios, como el resto de la economía, ha experimentado una liberalización considerable. Se están realizando esfuerzos de privatización en varios subsectores incluidos los de las telecomunicaciones, los seguros y los servicios financieros. El turismo constituye el mayor componente de servicios del PIB y promete un crecimiento continuado en la medida en que el Gobierno está centrando sus esfuerzos tanto en el lado de la oferta (infraestructura), como en el lado de la demanda. La privatización del sector de las telecomunicaciones está avanzando con el reconocimiento de que la infraestructura de las telecomunicaciones constituye un componente esencial del desarrollo económico general. Tanzanía se propone poner de relieve su compromiso con la liberalización de las telecomunicaciones mediante la formulación de consolidaciones concretas en el marco del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS).

Informe del Gobierno Volver al principio

ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLÍTICAS COMERCIALES
TANZANÍA
Informe del Gobierno - Partes III y IV

I. SITUACIÓN DEL COMERCIO

A. Sector exterior

Tanzanía ha aplicado diversas medidas en materia de políticas para crear un sector exterior liberalizado estable. Dichas medidas estaban orientadas hacia la creación de condiciones favorables para una recuperación económica rápida y para lograr con el tiempo un ritmo de crecimiento sostenido más alto en condiciones de estabilidad financiera interna y externa. Desde la mitad del decenio de 1980 se ha producido una liberalización gradual del sector exterior mediante la atenuación de los controles de cambios de divisas, que culminó en la sustitución de la Ley de Control de Cambios (capítulo 294) por la Ley de Cambios de Divisas de 1992. La nueva Ley abrió el sector exterior a las fuerzas de la oferta y la demanda y se redujeron o suprimieron las restricciones del comercio exterior del Gobierno (salvo para un número muy pequeño de artículos en los cuales es necesario un control con fines de salud, seguridad y conservación) mediante la simplificación de los trámites de importación y exportación. Todos los documentos para el control de los cambios, es decir, las licencias de importación y exportación, se suprimieron en el período de 1992/93.

Esto se realizó paralelamente con la liberalización del sistema de cambios de divisas, pasando del sistema de tipo de cambio fijo a un tipo de cambio determinado por el mercado en abril de 1993. En 1996, Tanzanía fue más allá con las medidas de liberalización, adoptando el artículo 8 del Fondo Monetario Internacional (FMI), que exige la liberalización de todas las transacciones en cuenta corriente. Después se produjo una liberalización parcial de la cuenta de capital/financiera, lo cual permitió a los extranjeros participar en actividades de inversión directa en el país.

La simplificación de los procedimientos de exportación, la atenuación de los controles de cambios, la privatización de las empresas propiedad del Estado y las nuevas inversiones, particularmente en el sector minero, han llevado a una mejora del rendimiento de las exportaciones de Tanzanía. En consecuencia, las exportaciones de mercancías han aumentado como promedio un 8,5 por ciento, pasando de 397 millones de dólares EE.UU. en 1992 a 588 millones de dólares al final de 1998. Los ingresos máximos de 763,8 millones de dólares EE.UU. se registraron en 1996. Por otra parte, las exportaciones no tangibles, es decir, de servicios, registraron unos resultados importantes durante este período. A lo largo del período objeto de examen las cantidades recaudadas por exportaciones no tangibles aumentaron como promedio un 26 por ciento, de 167,5 millones de dólares EE.UU. en 1992 a 555,2 millones de dólares en 1998.

Las importaciones de mercancías se han mantenido casi sin cambios durante el período objeto de examen. Las importaciones totales (f.o.b.) contabilizadas en dólares corrientes aumentaron marginalmente, de 1.317 millones de dólares EE.UU. en 1992 a 1.366 millones de dólares en 1998.

En el comercio interno, se han suprimido las restricciones sobre los productos que antes estaban controlados. Se consiguió un notable progreso en la reducción de los obstáculos no arancelarios, en particular la eliminación de contingentes y prohibiciones de importación, así como las prescripciones para la obtención de licencias de importación. Además, el poder monopolista ejercido antes por las juntas de comercialización estatales o las empresas controladas por el Estado con respecto a los controles sobre la exportación, la importación y los precios se redujo de manera notable durante el período objeto de examen. Se alentó a las instituciones y personas privadas a participar en la adquisición y comercialización de cultivos tanto alimentarios como comerciales.

Las tendencias en el comercio de mercancías han tenido una gran influencia en el rendimiento de la cuenta corriente del país. La mejora en el sector de las exportaciones, junto con las entradas mediante transferencias de cuenta corriente, ha dado lugar a una reducción del déficit en cuenta corriente de 708 millones de dólares EE.UU. en 1992 a 559 millones de dólares en 1997.

Durante el período objeto de examen las reservas internacionales brutas del Banco de Tanzanía aumentaron hasta alcanzar unas 13 semanas de importaciones. Las reservas pasaron de 358,5 millones de dólares EE.UU. (alrededor de 10 semanas de importaciones) en 1993 a unos 599 millones de dólares EE.UU. al final de 1998.

B. Fomento del comercio exterior

Además de las diversas reformas económicas, el sector exterior de Tanzanía ha estado bajo presión desde 1992 hasta 1998. En 1992, el déficit de la balanza de pagos global fue de 407,5 millones de dólares EE.UU., creció ligeramente hasta 736,6 millones de dólares en 1993 y disminuyó desde entonces, hasta alcanzar los 231,2 millones de dólares en 1996, antes de elevarse de nuevo a 636,7 millones de dólares en 1998. El comercio exterior (importaciones más exportaciones) ha crecido como promedio un 14,1 por ciento desde 1992, pasando de 1.714 millones de dólares EE.UU. a 1.955 millones de dólares en 1998. Las exportaciones crecieron progresivamente, desde 397 millones de dólares EE.UU. hasta 763,8 millones de dólares en 1996, antes de reducirse ligeramente a 752,6 millones de dólares y posteriormente a 588,5 millones de dólares en 1998. Por otra parte, las importaciones (f.o.b.) se elevaron ligeramente en un 3,7 por ciento, de 1.316,6 millones de dólares EE.UU. en 1992 a 1.366 millones de dólares en 1998. Como promedio, la balanza comercial mejoró, con una reducción del déficit del 15,5 por ciento, pasando de los 919,6 millones de dólares EE.UU. registrados en 1992 a 777,5 millones de dólares en 1998.

Los principales interlocutores comerciales de Tanzanía son la CEE y Asia, que representaron el 29,4 por ciento y el 23,7 por ciento respectivamente de las importaciones totales. A los mismos continentes se destinaron el 38,4 por ciento y el 32,3 por ciento de las exportaciones de Tanzanía. Además, los países miembros de la SADC absorbieron el 11,7 por ciento y el 10,9 por ciento respectivamente de las importaciones y las exportaciones del país. Por otra parte, los países miembros de la EAC representaron el 5,5 por ciento de las exportaciones totales de Tanzanía, mientras que las importaciones procedentes de estos países eran del 6,9 por ciento al final de 1998.

Aparentemente, la estructura del sector de la exportación se mantuvo básicamente inalterada, con un predominio de las exportaciones tradicionales sobre las de otro tipo. Las exportaciones tradicionales representaron como promedio alrededor del 58,8 por ciento de los ingresos de exportación durante todo el período objeto de examen de 1992-1998. Por otra parte, el porcentaje de las categorías de importación con respecto a las importaciones totales estuvo dominado por los bienes de capital durante el mismo período del examen. Como promedio, los bienes de capital representaron alrededor del 44 por ciento, seguido de los bienes intermedios, con alrededor del 30 por ciento de las importación totales durante el período de 1992-1998. El 28 por ciento restante fue importaciones de bienes de consumo.

C. Formulación de la política comercial

Éste es el primer Examen de las Políticas Comerciales de Tanzanía que realiza la Secretaría de la OMC. Por consiguiente, se basa en la situación real compilada a partir de los hechos obtenidos sobre el terreno. A mediados del decenio de 1980, Tanzanía se apartó de la dependencia del mecanismo de control y la propiedad estatal de los medios de producción. A partir de entonces se ha desplazado progresivamente hacia una economía basada en el mercado y dirigida por el sector privado. El Gobierno considera ahora al sector privado como el motor de crecimiento de la economía y tiene el objetivo de fomentar la aparición de un sector privado fuerte capaz de crear empleo y riqueza, además de ser la fuente principal de mayores ingresos del Gobierno mediante el pago de impuestos.

Hay que señalar que Tanzanía carece de un documento amplio de políticas comerciales. Sin embargo, se han iniciado actividades concertadas para unificar las políticas sectoriales relativas al comercio en un documento nacional de políticas. La formulación de la política comercial en Tanzanía se remonta a la época de los controles de precios y la fijación de precios, las restricciones comerciales, los canales únicos de comercialización y las políticas de aislamiento. A mediados del decenio de 1980 comenzaron a aplicarse medidas de reforma del comercio. Estas medidas llevaron a la liberalización del comercio, lo cual suponía la supresión de obstáculos y restricciones, la racionalización y la reducción de los derechos de importación mediante medidas unilaterales, bilaterales, regionales y multilaterales.

La reducción y eliminación sistemática y gradual de las diferentes barreras y obstáculos al comercio, como por ejemplo las formalidades burocráticas, la autorización anticipada, los controles administrativos y la supervisión, han contribuido de manera significativa a facilitar el comercio exterior, mejorando la asignación de los recursos del país. Tanzanía ha simplificado y facilitado los procedimientos de exportación e importación mediante la utilización de un documento único de declaración de entrada a efectos de aduana.

D. Integración regional

Tanzanía es miembro de varias agrupaciones de integración regional. Son el Mercado Común del África Oriental y Meridional (COMESA), la Comunidad de Desarrollo del África Meridional (SADC), la Cooperación del África Oriental (EAC) y la Asociación de la Cuenca del Océano Índico para la Cooperación Regional (IOR-ARC).

En el marco del COMESA, se prevé una reducción a cero de todos los aranceles sobre el comercio entre los Estados Miembros para octubre del año 2000. Tanzanía ha notificado formalmente a la secretaría del COMESA su intención de retirarse de esta organización con efecto a partir de septiembre de 2000; mientras tanto sigue cumpliendo sus obligaciones en virtud del Tratado del COMESA. En la SADC casi se ha concluido una zona de libre comercio que llevará a cero los derechos de importación en ocho años a partir de la fecha de su conclusión. Del mismo modo, se están adoptando medidas en el marco del Tratado del África Oriental para negociar un protocolo de comercio con vistas a eliminar casi todos los aranceles, los obstáculos no arancelarios y las medidas no arancelarias. Para esto se ha fijado un plazo de cuatro años. Tanzanía es también miembro de la carta que reúne a los 14 países que forman la Asociación de la Cuenca del Océano Índico para la Cooperación Regional (IOR-ARC). La agrupación tiene como objetivo facilitar y promover la cooperación económica, reuniendo a representantes de los gobiernos, la industria y el mundo académico.

II. TANZANÍA Y LA OMC

A. Tanzanía y el Sistema Comercial Multilateral

Tanzanía es una parte contratante en el resultado de las Negociaciones Comerciales Multilaterales que se pusieron en marcha en Punta del Este, Uruguay, al final de 1986.

Tanzanía participó en las negociaciones que duraron ocho años, pero su participación efectiva paso a paso, cláusula por cláusula, palabra por palabra, como la de cualquier país menos adelantado, se vio gravemente dificultada por su limitada capacidad técnica y financiera. Esta situación se refleja muy bien en nuestra Misión Permanente en Ginebra, donde los recursos, incluidos los de personal, están utilizados por encima de la capacidad a causa de las muy fuertes exigencias que impone una serie de reuniones y debates formales e informales que se celebran simultáneamente en el seno de la OMC.

Las deficiencias de Tanzanía en las Negociaciones Comerciales Multilaterales que se han concluido se manifiestan también en las dificultades que nos plantea el cumplimiento de las obligaciones en el marco de los Acuerdos de la OMC en cuanto a notificaciones y otras prescripciones. Esto, a su vez, ha afectado también a la integración progresiva de Tanzanía en el Sistema Comercial Multilateral.

Tanzanía es actualmente beneficiaria, junto con determinados países menos adelantados y africanos del Programa Conjunto de Asistencia Técnica Integrada CCI/UNCTAD/OMC (JITAP), que se basa en la Declaración Ministerial de la OMC de Singapur de 1996. En el marco de esta asistencia técnica, los funcionarios públicos y los ejecutivos del sector privado consideran como una necesidad prioritaria el conocimiento de las repercusiones de los Acuerdos de la Ronda de Uruguay para la economía de Tanzanía. Hay actividades orientadas a mejorar el conocimiento de los Acuerdos para los encargados de la formulación de políticas generales, representantes del mundo académico y ejecutivos de sector privado.

Se espera que la comprensión y el conocimiento de los Acuerdos, entre otras cosas, faciliten a la larga la integración de Tanzanía en el Sistema Comercial Multilateral.

B. Aplicación de los Acuerdos de la OMC

En Tanzanía es muy escaso el grado de sensibilización y conocimiento de los Acuerdos de la OMC tanto en el sector público como en el privado y esto explica que no se hayan adoptado todavía medidas con respecto a la aplicación de los Acuerdos de la Ronda Uruguay (notificaciones y legislación). Esto se debe en parte a una capacidad inexistente o limitada para saber qué es lo que hay que hacer. Una vez firmados el Acta Final de la Ronda Uruguay y el Acuerdo de Marrakech por el que se establece la Organización Mundial del Comercio, todos los Acuerdos de la OMC adquirieron un carácter vinculante para Tanzanía.

La aplicación efectiva por Tanzanía de los compromisos contraídos en el marco de la OMC sigue estando obstaculizada por la falta de capacidad financiera, institucional, tecnológica y técnica adecuada, situación que dificultará nuestra participación en las nuevas y futuras negociaciones. Por consiguiente, Tanzanía solicita un compromiso renovado de cooperación técnica mediante el suministro adecuado de recursos en el presupuesto ordinario de la OMC y otros organismos esenciales según sus mandatos. Destacamos además la necesidad de una mayor coordinación en el suministro de esta asistencia como requisito necesario para facilitar una participación efectiva por nuestra parte. Sin embargo, a pesar de estas deficiencias, Tanzanía se ha esforzado por cumplir ciertas prescripciones, como el establecimiento de un Servicio Nacional de Información y la Aceptación del Código de Buena Conducta en relación con las Normas de Aplicación Voluntaria.

El objetivo primordial del Programa Conjunto de Asistencia Técnica Integrada CCI/UNCTAD/OMC para Tanzanía es ayudar al país a crear la capacidad nacional necesaria para mejorar sus conocimientos y asumir de esta manera las obligaciones contraídas en virtud de su condición de Miembro de la OMC. El Marco Integrado para la Asistencia Técnica relacionada con el Comercio en Tanzanía, ratificado en la Reunión de Alto Nivel sobre Iniciativas Integradas del Programa Conjunto de Asistencia Técnica Integrada CCI/UNCTAD/OMC (JITAP) para los Países Menos Adelantados progresa satisfactoriamente y aumentará con el tiempo las ventajas que obtendrá Tanzanía de la asistencia relacionada con el comercio que proporcionan los organismos esenciales y otros interlocutores en el desarrollo. Se ha establecido un Comité Técnico Interinstitucional sobre la OMC, pero habría que fortalecerlo.

C. Postura de Tanzanía en relación con las futuras negociaciones

Tanzanía reafirma su compromiso de respetar el calendario de los exámenes, negociaciones y otras tareas ya convenido y establecido en el mandato de Marrakech y en la Segunda Conferencia Ministerial celebrada en Ginebra en mayo de 1998. En nuestra opinión, el problema fundamental de las futuras negociaciones será garantizar que las cuestiones relativas al desarrollo se aborden con decisión. La solución de este problema servirá para fortalecer el sistema comercial multilateral, potenciar su legitimidad y crear una base sostenible para una nueva ronda del crecimiento económico mundial de la cual puedan beneficiarse todos los Miembros de la OMC. La próxima Conferencia de la OMC debería ser la oportunidad para colocar el objetivo del desarrollo en el centro de las futuras negociaciones. Igualmente, se debería tener en cuenta la insuficiente capacidad de los países en desarrollo, y en particular de los países menos adelantados, para participar con eficacia en negociaciones con una base amplia.

Con respecto a la evolución de las futuras negociaciones, Tanzanía considera que se deben lograr los objetivos especificados en el preámbulo del Acuerdo de Marrakech y se debe permitir a la comunidad mundial compartir de manera plena y equitativa los éxitos del Sistema Comercial Multilateral.

Esto llevará consigo, en nuestra opinión, un aumento sostenido de los ingresos de los países en desarrollo y ofrecerá perspectivas reales para el crecimiento económico y la erradicación de la pobreza. Se debe prestar suficiente atención a garantizar un cierto grado de flexibilidad para tener en cuenta las dificultades que afrontan los países en desarrollo.

La justificación del trato especial y diferenciado para Tanzanía sigue siendo válida en cuanto que está concebido para prestar asistencia a los países en desarrollo y otros países menos adelantados, así como a las pequeñas economías, a fin de que puedan superar las dificultades inherentes que les impiden obtener ventajas importantes de su participación en el Sistema Comercial Multilateral. A este respecto, se debería establecer con firmeza un trato especial y diferenciado en las futuras negociaciones y aplicarlo y hacerlo contractual.

El Gobierno de Tanzanía considera que los acuerdos, normas y disciplinas que surjan de las futuras negociaciones deberían establecerse en condiciones uniformes mediante la mejora de la previsibilidad, la coherencia y la trasparencia del sistema. Deberían incluir, entre otros, los elementos siguientes:

i) respaldo de los esfuerzos para crear nuestra capacidad productiva y fortalecer nuestra capacidad de suministro;

ii) flexibilidad en el uso de instrumentos políticos adecuados para fomentar el proceso de crecimiento y transformación estructural de nuestras economías;

iii) mejora del acceso a los mercados para los productos de exportación de interés para Tanzanía;

iv) progreso en los objetivos de integración regional; y

v) definición más clara de las condiciones del trato especial y preferencial.

Con respecto a las negociaciones previstas, Tanzanía reconoce la función esencial de los sectores agropecuario y de servicios para su crecimiento y desarrollo económico. El desarrollo del sector agropecuario en Tanzanía es fundamental para nuestro crecimiento comercial, la creación de empleo, la cohesión social y la protección del medio ambiente. A este respecto, la reforma y la

liberalización en curso del comercio agropecuario internacional debe conducir a una mejora del acceso a los mercados mundiales para todas nuestras exportaciones agropecuarias (primarias y elaboradas). Esto se debe conseguir por medio de:

i) eliminación de la progresividad arancelaria y las crestas arancelarias;

ii) reducción de la ayuda interna en los países desarrollados;

iii) eliminación de las subvenciones a las exportaciones que desplacen las de productos agropecuarios de países en desarrollo con repercusiones negativas en su producción nacional; y

iv) obligación de formular disciplinas sobre los créditos a la exportación.

Tanzanía reconoce la importancia de abordar las cuestiones esenciales de la seguridad alimentaria y el desarrollo de las economías rurales entre otras cosas, teniendo en cuenta los problemas de diversificación inherentes a los países en desarrollo. Se debe prestar particular atención a las especificaciones de las pequeñas economías como Tanzanía y ajustarlas en las futuras negociaciones sobre la agricultura.

Tanzanía sigue profundamente preocupada por la marginación de los países menos adelantados en la economía mundial. Para invertir esta tendencia, Tanzanía considera que en la próxima Conferencia se debería adoptar una decisión en virtud de la cual los países desarrollados ampliasen el trato de consolidados, libres de impuestos y no sujetos a contingentes a todos los productos de interés para la exportación procedentes de los países menos adelantados. Los países desarrollados deberían asumir también el compromiso financiero necesario para permitir la aplicación eficaz de la iniciativa integrada en favor de los países menos adelantados.

La liberalización progresiva del comercio de servicios debería respetar tanto la estructura existente del AGCS como la flexibilidad que tienen los países en desarrollo en virtud de su artículo XIX, incluido el principio de la concesión de créditos para una liberalización autónoma a partir de las negociaciones anteriores, según lo dispuesto en este artículo. Habría que fortalecer y hacer más plenamente operativo el artículo IV del AGCS.

Tanzanía respalda plenamente las propuestas presentadas por el Grupo de África en Ginebra con respecto a la futura labor en la esfera de la propiedad intelectual. En particular, apoyaríamos una decisión que ampliase la moratoria sobre la aplicación de la disposición relativa a los casos en que no existe infracción con arreglo al párrafo 3 del artículo 64 del Acuerdo sobre los ADPIC, que venció en enero de 2000, hasta que los Miembros convengan por consenso en que se ha adquirido experiencia suficiente con la aplicación del Acuerdo.

FIN