Topics handled by WTO committees and agreements
Cuestiones abarcadas por los Comités y Acuerdos de la OMC

EXÁMENES DE LA POLÍTICAS COMERCIALES: PRIMER COMUNICADO DE PRENSA, RESUMEN DEL INFORME DE LA SECRETARÍA Y DEL INFORME DEL GOBIERNO

Singapur:  Marzo de 2000
COMMUNICADO DE PRENSA
PRENSA/TPRB/130
22 de marzo de 2000

Singapur se beneficia de su apertura al comercio y a la inversión extranjera

A pesar de las repercusiones de la crisis económica asiática, Singapur ha seguido aplicando políticas liberales en materia de comercio e inversiones, y ha intensificado la reforma interna, especialmente en los servicios clave. En un nuevo informe de la OMC relativo a las políticas comerciales de Singapur se afirma que ese país ha sorteado bien la reciente crisis económica de la región debido en gran parte a sus políticas macroeconómicas estables y sólidas, así como a un régimen abierto en materia de comercio e inversiones.

175pxls.gif (835 bytes)

Ver también:

segundo comunicado de prensa
conclusiones del Presidente


El informe señala que el éxito económico de Singapur, del que es prueba una de las tasas de ingreso por habitante más elevadas del mundo, se debe en buena parte a su alto grado de apertura. El comercio internacional equivale al 300 por ciento del PIB, y la inversión extranjera directa en el sector manufacturero representa actualmente alrededor del 70 por ciento de la inversión total.

El nuevo informe de la Secretaría de la OMC, junto con una exposición de políticas presentada por el Gobierno de Singapur, servirán de base para el tercer Examen de las Políticas Comerciales de Singapur, que llevará a cabo el Órgano de Examen de las Políticas Comerciales de la OMC el 29 y el 31 de marzo.

En el informe se indica, no obstante, que es probable que a largo plazo Singapur deba hacer frente a la competencia de otros productores de la región de costos relativamente bajos. Según señala el informe, en los últimos años el costo unitario relativo de la mano de obra ha seguido subiendo en Singapur, con la consiguiente presión sobre la competitividad exterior de las exportaciones de valor añadido inferior, en respuesta a lo cual el Gobierno de Singapur ha establecido programas encaminados a atraer inversiones a las actividades de mayor valor añadido.

En el informe se afirma que la apertura de Singapur al comercio internacional se refleja en el hecho de que las medidas en la frontera se limitan, salvo contadas excepciones, a las fundadas en consideraciones de salud y seguridad. Fuera del caso de las líneas arancelarias relativas a productos alcohólicos, el derecho aplicado por Singapur es nulo, si bien hay impuestos especiales sobre el consumo que gravan diferentes productos, entre ellos vehículos automóviles, productos alcohólicos, combustibles y aceites para motores, de los cuales una elevada proporción no se produce en el país.

El informe señala que Singapur no elevó los derechos a raíz de la crisis económica asiática, a pesar del margen considerable que para proceder de esa forma le daban sus consolidaciones vigentes. Por el contrario, en 1998 el Gobierno eliminó los derechos sobre el combustible para motores diésel de gran velocidad. El tipo arancelario medio consolidado fue del 9,7 por ciento en 1999 y se prevé que disminuya al 6,9 por ciento en 2005. Sin embargo, según el informe, dado el derecho nulo aplicado a la gran mayoría de productos, la decisión de Singapur de mantener los derechos consolidados a un nivel más alto y de consolidar únicamente el 70,5 por ciento de las líneas arancelarias introduce cierto grado de incertidumbre en su régimen arancelario.

El informe muestra que entre 1995 y 1998 Singapur redujo del 0,7 al 0,5 por ciento el porcentaje de líneas arancelarias sujetas a prohibiciones de la importación y del 19,7 por ciento al 19,2 por ciento el de las sujetas a licencias de importación automáticas y no automáticas. En general, Singapur mantiene restricciones a la importación y la exportación por razones ambientales o de salud y seguridad; no obstante, por razones de seguridad alimentaria se exigen licencias para la importación de arroz, y por razones de seguridad y ambientales se prohíbe la importación de vehículos automóviles con tres años o más de uso.

El informe hace constar que en Singapur la inversión extranjera está autorizada en el caso de la mayoría de los sectores de la economía, imponiéndose restricciones en tan sólo unos pocos sectores de servicios. Además, varias de ellas se están reduciendo o eliminando de forma progresiva. Por ejemplo, en el sector de los servicios financieros se suprimió el límite del 40 por ciento de inversión extranjera en los bancos constituidos en el país y se aumentó del 49 al 70 por ciento el límite de participación accionaria extranjera en las empresas que cotizan en la Bolsa de Singapur. En el sector de las telecomunicaciones el Gobierno anunció su decisión de suprimir todas las restricciones a la inversión extranjera y de instaurar la plena competencia en abril de 2000, en lugar de mantener el duopolio hasta abril de 2002, como se había previsto inicialmente.

Además de ser Miembro activo de la OMC, Singapur también ha acometido la liberalización del comercio y la inversión a escala regional. Singapur es miembro fundador de la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN) y miembro del Foro de Cooperación Económica de Asia y el Pacífico (APEC). Aunque en teoría Singapur ofrece preferencias arancelarias a los demás miembros de la ASEAN, en la práctica se trata de preferencias inexistentes, por cuanto el derecho aplicado por Singapur es en la mayoría de los casos nulo. En el seno del APEC, Singapur tiene previsto cumplir el plazo convenido para los países desarrollados miembros y liberalizar por tanto el comercio y la inversión en 2010 a más tardar. Singapur también participó en las Iniciativas del APEC de Liberalización Sectorial Voluntaria Temprana (EVSL) y de Liberalización Arancelaria Acelerada (ATL), que abarcaron 15 y 9 sectores, respectivamente.

El informe continúa diciendo que, además de contar con un régimen liberal en materia de comercio e inversiones, el Gobierno ha procurado apoyar el desarrollo económico de Singapur aplicando políticas encaminadas a promover ciertas actividades. Los consejos oficiales son los principales encargados de llevar a la práctica la política de la administración mediante la regulación y promoción de las actividades económicas cuyo potencial de pronunciado crecimiento económico se considera especialmente prometedor. Tales políticas abarcan una serie de incentivos fiscales destinados a fomentar la inversión en esa clase de actividades de interés, y un pequeño número de donaciones a empresas pequeñas y medianas. Por otra parte, el Gobierno sigue participando indirectamente en la economía por medio de las empresas vinculadas a la administración que se constituyeron en el decenio de 1960 cuando el Gobierno invertía directamente en sectores clave de la economía. Si bien esas empresas -entre las que se incluyen algunas de las más importantes de Singapur- se transfirieron más tarde a una sociedad tenedora, y parecen ser en gran medida independientes, se ha manifestado preocupación por las posibles ventajas de que disfrutan para obtener financiación o competir con pequeñas empresas nacionales.

En el informe se afirma que Singapur se propone mantener la parte de las manufacturas en el PIB en un 25 por ciento aproximadamente (22 por ciento en 1998) y ha promovido activamente el desarrollo de actividades manufactureras de alto valor añadido. Esa política ha tenido éxito en general y la electrónica ha adquirido una posición dominante tanto en la producción manufacturera como en las exportaciones de mercancías. El desplazamiento de las ventajas comerciales de Singapur al parecer hacia la electrónica y los servicios de mayor valor añadido ha ido acompañado del establecimiento de programas de desarrollo a largo plazo concebidos para alentar las inversiones en esas actividades.

Con un sector manufacturero abierto a la competencia Singapur ha emprendido reformas en el sector de los servicios, incluidos los servicios financieros y de transporte y los servicios públicos. En la actualidad los servicios representan aproximadamente el 64 por ciento del PIB y dan empleo a alrededor del 70 por ciento de la población activa de Singapur. La liberalización más adelantada es la correspondiente a los servicios financieros y de telecomunicaciones.

En lo que atañe a sus compromisos en el marco de la OMC, Singapur, según se hace constar en el informe, modificó su legislación a la luz del Acuerdo sobre los ADPIC y del Acuerdo sobre Valoración en Aduana con anterioridad al período transitorio de que disponen los países en desarrollo. En el caso de los servicios, Singapur ha firmado tanto el Acuerdo sobre los Servicios de Telecomunicaciones Básicas como el Acuerdo sobre los Servicios Financieros y, en cualquier caso, ha rebasado considerablemente en la práctica sus compromisos en el marco del AGCS de la OMC. Con arreglo al Acuerdo sobre los Servicios de Telecomunicaciones Básicas, Singapur se comprometió a conceder licencias hasta a dos operadores adicionales de servicios públicos conmutados y servicios de circuitos arrendados a partir del 1º de abril de 2000, oferta ésta que sustituyó a una anterior que daba exclusividad hasta 2007 a Singapore Telecommunications. Con arreglo al Acuerdo sobre los Servicios Financieros, los compromisos de Singapur incluyen una oferta de elevar de 100 a 200 millones de dólares singapurenses por banco los límites de los préstamos concedidos a residentes de Singapur por bancos en el extranjero y de autorizar hasta un 49 por ciento de propiedad extranjera conjunta del capital social de las empresas de seguros de propiedad nacional. En el informe se sugiere que, debido a la importancia que revisten los servicios para el crecimiento económico, la previsibilidad del régimen de comercio e inversión de Singapur puede acrecentarse aún más si Singapur hace extensivos sus compromisos en el marco del AGCS a los cinco sectores de servicios que todavía no figuran en su Lista.

Nota para las redacciones

En los Exámenes de las Políticas Comerciales, ejercicio prescrito en los Acuerdos de la OMC, se examinan y se evalúan a intervalos regulares las políticas comerciales y relacionadas con el comercio de los países Miembros. También se siguen de cerca los acontecimientos importantes que pueden tener consecuencias para el sistema mundial de comercio. Para cada examen se elaboran dos documentos: una exposición de políticas que presenta el gobierno del Miembro objeto de examen, y un informe detallado que redacta de manera independiente la Secretaría de la OMC. Estos dos documentos son luego examinados por el conjunto de Miembros de la OMC en el Órgano de Examen de las Políticas Comerciales (OEPC). Esos documentos y las actas de las reuniones del OEPC se publican poco después. Desde la entrada en vigor del Acuerdo sobre la OMC en 1995, los informes abarcan también las esferas de los servicios y de los aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio.

En lo que respecta al presente examen, el Órgano de Examen de las Políticas Comerciales examinará el informe de la Secretaría de la OMC y la exposición de políticas elaborada por Singapur los días 29 y 31 de marzo de 2000. El informe de la Secretaría abarca la evolución de todos los aspectos de las políticas comerciales de Singapur, inclusive sus leyes y reglamentos internos, el marco institucional y las políticas comerciales por medida y por sector.

Se adjuntan al presente comunicado de prensa las observaciones recapitulativas que figuran en el informe de la Secretaría y algunos extractos de la exposición de políticas del gobierno. Los periodistas pueden obtener el texto del informe de la Secretaría y de la exposición de políticas del gobierno en el espacio destinado a los comunicados de prensa en el sitio de la OMC en Internet (www.wto.org). Estos dos documentos, el acta de los debates del OEPC y el resumen del Presidente se publicarán oportunamente en una versión encuadernada y podrán obtenerse en la Secretaría, Centro William Rappard, 154 rue de Lausanne, 1211 Ginebra 21.

Desde diciembre de 1989 se han finalizado los siguientes exámenes: Argentina (1992 y 1999), Australia (1989, 1994 y 1998), Austria (1992), Bangladesh (1992), Benin (1997), Bolivia (1993 y 1999), Botswana (1998), Brasil (1992 y 1996), Burkina Faso (1998), Camerún (1995), Canadá (1990, 1992, 1994, 1996 y 1998), Chile (1991 y 1997), Chipre (1997), Colombia (1990 y 1996), las Comunidades Europeas (1991, 1993, 1995 y 1997), Corea, República de (1992 y 1996), Costa Rica (1995), Côte d'Ivoire (1995), Egipto (1992 y 1999), El Salvador (1996), Estados Unidos (1989, 1992, 1994, 1996 y 1999), Fiji (1997), Filipinas (1993), Finlandia (1992), Ghana (1992), Guinea (1999), Hong Kong (1990, 1994 y 1998), Hungría (1991 y 1998), India (1993 y 1998), Indonesia (1991, 1994 y 1998), Islandia (1994 y 2000), Islas Salomón (1998), Israel (1994 y 1999), Jamaica (1998), Japón (1990, 1992, 1995 y 1998), Kenya (1993 y 2000), Lesotho (1998), Macao (1994), Malasia (1993 y 1997), Malí (1998), Marruecos (1989 y 1996), Mauricio (1995), México (1993 y 1997), Namibia (1998), Nicaragua (1999), Nigeria (1991 y 1998), Noruega (1991 y 1996), Nueva Zelandia (1990 y 1996), Pakistán (1995), Papua Nueva Guinea (1999), Paraguay (1997), Perú (1994), Polonia (1993), República Checa (1996), República Dominicana (1996), República Eslovaca (1995), Rumania (1992 y 1999), Senegal (1994), Singapur (1992 y 1996), Sri Lanka (1995), Sudáfrica (1993 y 1998), Suecia (1990 y 1994), Suiza (1991 y 1996), Swazilandia (1998), Tailandia (1991, 1995 y 1999), Tanzanía (2000), Togo (1999), Trinidad y Tabago (1998), Túnez (1994), Turquía (1994 y 1998), Uganda (1995), Uruguay (1992 y 1998), Venezuela (1996), Zambia (1996) y Zimbabwe (1994).

Informe de la Secretaría Volver al principio

ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLÍTICAS COMERCIALES
SINGAPUR
Informe de la Secretaría - Observaciones recapitulativas

Introducción

Desde el anterior Examen de las Políticas Comerciales, en 1996, Singapur ha seguido aplicando unas políticas liberales en materia de comercio y desarrollo, profundizando al mismo tiempo las reformas internas, especialmente en sectores de servicios clave. La economía sigue estando relativamente desprovista de obstáculos comerciales y, de hecho, a pesar de las repercusiones de la crisis económica asiática, el porcentaje de líneas arancelarias objeto de prohibiciones y de licencias de importación ha disminuido. En la mayoría de los sectores de la economía se permite la inversión extranjera, con ciertas restricciones únicamente en algunos sectores de servicios. Desde el anterior examen, se ha procedido a reformas en varios sectores de servicios, por ejemplo, en los servicios financieros, el transporte y los servicios públicos, y en muchos casos se han eliminado las restricciones de la inversión extranjera. Singapur mantiene pocas medidas en la frontera. También ha mostrado una tendencia cada vez mayor a adaptar sus normas a las normas internacionales, cuando son adecuadas, y ciertas medidas como las existentes en la esfera sanitaria y fitosanitaria se aplican por igual a las mercancías importadas y a las de producción nacional.

El régimen liberal en materia de comercio e inversiones, ha llevado aparejado el propósito del Gobierno de apoyar el desarrollo económico de Singapur mediante la aplicación de políticas destinadas a fomentar ciertas actividades. Anteriormente, ello exigía una participación directa de la administración en sectores clave como los de las empresas ligadas a ella, que en la actualidad gestiona una sociedad "holding" (Temasek). Además, el Gobierno creó consejos oficiales para aplicar sus políticas; su papel actual consiste fundamentalmente en regular y promover las actividades económicas a las que se supone un elevado potencial de crecimiento, así como facilitar asistencia técnica y en materia de comercialización. Para fomentar la inversión en las actividades deseadas, se han facilitado varios incentivos fiscales. La tendencia más recientemente, en una situación en que los costos unitarios de la mano de obra se elevan con respecto a los de otros países de la región, es el desplazamiento de la ventaja comercial de Singapur hacia las manufacturas y los sectores de
servicios con mayor valor añadido; el Gobierno ha respondido a este desplazamiento con la institucionalización de programas de desarrollo a largo plazo, con inclusión de incentivos fiscales, para fomentar la inversión en actividades de mayor valor añadido.

Entorno económico

Durante el período de examen, el crecimiento económico en Singapur fue vigoroso hasta mediados de 1997, momento en que comenzaron a sentirse los efectos de la crisis económica asiática. Entre 1995 y 1997, el crecimiento real medio del PIB rebasó el 8 por ciento anual. Sin embargo, el crecimiento del PIB real disminuyó intensamente hasta el 0,3 por ciento en 1998, esencialmente como resultado a la vez de una demanda más débil en la región y de la demanda de las principales exportaciones de Singapur fuera de la región. Una actividad económica más lenta contribuyó a que el desempleo se incrementase desde el 1,8 por ciento en 1997 al 3,2 por ciento en 1998.

El crecimiento económico de Singapur se apoya en un entorno macroeconómico estable. Los antecedentes de políticas monetarias y fiscales prudentes permitieron al Gobierno responder rápidamente a la crisis económica que se abatió sobre la región en 1997, mediante la concesión de reducciones fiscales temporales a las empresas en los presupuestos de 1998 y 1999 para prestarles asistencia durante la crisis. Como consecuencia, se prevé que el presupuesto anteriormente excedentario arrojará un déficit del 3,5 por ciento del PIB en 1999/2000. Por añadidura, se relajó la política monetaria para permitir que el tipo de cambio fluctuase en una franja más amplia, atenuando así las presiones sobre la moneda. Como resultado el dólar de Singapur se ha depreciado con respecto a las principales monedas internacionales, si bien las devaluaciones más importantes de monedas regionales han deteriorado la competitividad externa de las exportaciones de menor valor añadido de Singapur.

Como resultado, entre otras cosas, de las medidas presupuestarias del Gobierno, así como de una demanda mayor de artículos electrónicos en los principales mercados de exportación de Singapur y de ciertos signos de reactivación económica en la región asiática, la economía de Singapur parece estarse recuperando con rapidez. Las previsiones generales de crecimiento del PIB en términos reales para 1999 giran actualmente en torno al 5 por ciento, es decir, un nivel sustancialmente más elevado que el 0,3 por ciento del año anterior.

La crisis económica de Asia y las posteriores devaluaciones monetarias en los países vecinos han puesto de relieve, sin embargo, las inquietudes acerca de la competitividad de algunos sectores en cuanto a la exportación, particularmente las manufacturas con valor añadido inferior, en el que ciertos productores regionales cuyos costos son más bajos están ganando terreno. Durante gran parte del período de examen los costes laborales unitarios relativos han seguido aumentando, especialmente en relación con los de otros países de la región. Si bien las recientes medidas presupuestarias temporales han contribuido a reducir los costos, también se han adoptado medidas a más largo plazo, entre las que figuran programas como Industria 21, Tecnología de la Información 21 y Capital Humano 21, para aumentar la producción con valor añadido en manufacturas y servicios.

Marco de las políticas comercial y de inversión

El éxito económico de Singapur se debe en buena parte a su elevado grado de apertura. El comercio internacional equivale al 300 por ciento del PIB, mientras que la inversión extranjera directa representa actualmente alrededor del 70 por ciento de la inversión total en el sector manufacturero. La política comercial y relacionada con el comercio entra en la esfera de competencia del Ministerio de Comercio e Industria, que coordina su política con otros ministerios y órganos oficiales, y la Junta de Fomento del Comercio (JFC). Por lo general las políticas se formulan en régimen de consultas con la comunidad empresarial y otros sectores interesados de Singapur. Además, de cuando en cuando se crean comités nacionales para tratar cuestiones específicas, como ocurrió muy recientemente con la competitividad; los comités integran participantes de diversas actividades y recaban el asesoramiento de distintos sectores.

Singapur apoya enérgicamente el sistema multilateral de comercio y ha participado activamente tanto en la OMC como en su predecesor, el GATT. En general, Singapur hace extensivo el trato de nación más favorecida (NMF) a todos sus interlocutores comerciales; en lo relativo a algunos aspectos de los derechos de propiedad intelectual se concede a los interlocutores que no son miembros de la OMC un trato inferior al NMF. Singapur ha modificado su legislación a la luz de las obligaciones contraídas en el contexto de la Ronda Uruguay, incluso en los sectores de los derechos de propiedad intelectual y de la valoración en aduana, con anticipación respecto al período de transición aplicable a los Miembros los países en desarrollo de la OMC. Desde su anterior examen, Singapur ha notificado a la OMC algunos cambios en su legislación de medidas correctivas comerciales con arreglo a la Ley de Derechos Compensatorios y Antidumping. Singapur suscribió como Parte el Acuerdo sobre Contratación Pública de la OMC en septiembre de 1997.

El régimen de las inversiones extranjeras en Singapur es liberal, con excepción de algunos sectores de servicios y de bienes raíces, donde existen límites a la inversión extranjera. Con todo, se están reduciendo o eliminando gradualmente algunas de esas restricciones. Entre los ejemplos recientes de ello figura el sector de los servicios financieros, donde se ha suprimido el límite del 40 por ciento impuesto a la inversión extranjera en cualquier banco constituido a escala nacional y se ha elevado del 49 al 70 por ciento el límite de propiedad extranjera para las sociedades que coticen en la Bolsa de Singapur; en enero de 2000 se suprimió el previo límite acumulativo del 73,99 por ciento impuesto a la inversión extranjera en el sector de las telecomunicaciones.

Medidas comerciales y relacionadas con el comercio

La apertura de Singapur al comercio internacional se refleja en el hecho de que las medidas en la frontera, salvo por algunas excepciones, se limitan a las consideraciones de salud y seguridad. Salvo por cuatro líneas arancelarias al nivel de 9 dígitos del SA relativas a productos alcohólicos, Singapur aplica un arancel cero. Las cuatro líneas arancelarias incluyen tipos específicos de derechos. Los impuestos especiales sobre el consumo gravan varios productos, entre los que figuran los vehículos automóviles, los productos alcohólicos, los combustibles para motores y el aceite para motores, un amplio porcentaje de los cuales no son de producción nacional. En conjunto, los derechos de aduana y los impuestos especiales sobre el consumo representan el 7,4 por ciento de la recaudación tributaria total en 1999, porcentaje que se ha reducido con respecto al 8,1 por ciento de 1995. Singapur no elevó los aranceles tras la crisis económica de Asia, a pesar del margen considerable que para proceder de esa forma le daban sus consolidaciones vigentes; por el contrario, el Gobierno eliminó aranceles que gravaban el combustible diésel para alta velocidad en 1998. A pesar de que el sistema del Arancel Preferencial Común Efectivo (CEPT) de la ASEAN ofrezca concesiones arancelarias y de que el tipo arancelario NMF de Singapur sea prácticamente nulo, no se hacen concesiones en la práctica a los productos ASEAN a los que se aplica el CEPT.

De resultas de la Ronda Uruguay, Singapur consolidó el 70,5 por ciento de su arancel, un nivel inferior al del promedio de los países en desarrollo. El tipo medio de arancel consolidado fue del 9,7 por ciento en 1999 y se prevé que disminuya hasta el 6,9 por ciento en 2005. Las consolidaciones por capítulos específicos del SA oscilan entre el 100 por ciento para la agricultura y el 10 por ciento y niveles inferiores para el material de transporte y los productos minerales. Como el arancel actualmente aplicado es cero para una amplia mayoría de los productos, la decisión de mantener los aranceles consolidados a un nivel más alto y de consolidar únicamente el 70 por ciento de las líneas arancelarias genera cierta incertidumbre en cuanto al régimen arancelario, aunque quepa suponer que ello se debe a los propósitos de las futuras negociaciones en la OMC.

Entre 1995 y 1998, Singapur redujo el porcentaje de líneas arancelarias sujetas a prohibiciones de importación (del 0,7 al 0,5 por ciento) así como a la concesión de licencias de importación automáticas y no automáticas (del 19,7 por ciento al 19,2 por ciento). En general, Singapur mantiene un régimen de licencias de importación y exportación por razones ambientales o de salud y seguridad; sin embargo, se requieren licencias para las importaciones de arroz por razones de seguridad alimentaria. Además, se mantiene una prohibición en las importaciones de vehículos automóviles con tres años o más de uso, por razones ambientales. Con todo, dadas las normas relativamente estrictas en materia ambiental y las normas de aptitud técnica que Singapur aplica a los automóviles usados, la necesidad de una prohibición completa de los automóviles con tres años o más de uso es poco clara. Para controlar la congestión del tráfico, los vehículos automóviles de menos de tres años son objeto de un contingente de importación, que se incrementa en aproximadamente un 3 por ciento cada año, así como de unos impuestos internos elevados.

Otras medidas que afectan al comercio

Al mismo tiempo que aplica su política general de reducir y eliminar unilateralmente las medidas en frontera, la administración imprime una orientación determinada a la economía. Aunque el desarrollo de Singapur haya sido, en muy amplia medida, impulsado por el sector privado, la administración ha desempeñado y sigue desempeñando, un papel importante en la aportación de orientación estratégica a las empresas privadas. Los consejos oficiales son esencialmente los encargados de aplicar la política de la administración mediante la regulación de la promoción de las actividades económicas cuyo potencial para un crecimiento económico fuerte se considera particularmente prometedor. La asistencia se facilita en gran medida mediante incentivos fiscales a los inversores y donaciones a las empresas nacionales pequeñas y medianas. Además, durante el decenio de 1960, la administración invirtió directamente en sectores a los que se atribuiría interés estratégico para el desarrollo económico y en los que la inversión privada se revelaría insuficiente, mediante la adquisición de una participación directa en las compañías que operaban en esos sectores. La gestión de esas empresas vinculadas a la administración se transfirió a una empresa holding de la administración, Temasek Holdings, en 1970.

Singapur no cuenta con una legislación en materia de política de competencia de rango superior a otras normas. En sector de los servicios, donde se ha instaurado la competencia más recientemente que en el sector de las mercancías, Singapur ha optado por un marco sectorial de política de competencia por el que se establecen autoridades regulatorias y reglamentaciones en cada sector con el fin de garantizar la competencia entre los proveedores de servicios de que se trate, que suelen ser un monopolio del sector público, y los competidores más recientes.

En el sector de las mercancías, una política liberal basada en el mercado ha sido suficiente para garantizar la competencia, si bien últimamente se ha debatido el papel de la participación del sector público en la economía mediante Temasek y las empresas ligadas a la administración. Las empresas, que en parte se cuentan entre las mayores de Singapur y representan aproximadamente el 25 por ciento de la capitalización de mercado de la Bolsa de Valores de Singapur, se presentan como ampliamente independientes y compiten directamente con empresas del sector privado. Sin embargo, Temasek interviene en la designación de los puestos de dirección, como el director general y el presidente. También se han planteado ciertas inquietudes acerca de las posibles ventajas de que disfrutan esas sociedades al obtener financiación o competir con empresas nacionales más pequeñas, a través del grupo Temasek. Temasek ha intentado dar respuesta a esas inquietudes al cambiar recientemente su política sobre el nombramiento del presidente y el director general en las empresas vinculadas con la administración para mejorar el buen gobierno de las sociedades. La administración también ha indicado en el Parlamento que puede estar dispuesta a vender su participación en empresas vinculadas a la administración "no estratégicas" a un accionista único o a un grupo de accionistas para garantizar que "permanecen en buenas manos". Las políticas destinadas a mejorar el buen gobierno de las sociedades también se aplican en el sector de los servicios financieros y un factor clave en este sentido es el aumento de los requisitos en materia de publicidad a que se ha procedido en las recientes reformas del sector bancario.

Políticas sectoriales

En 1998, las manufacturas representaron el 22 por ciento del PIB. Singapur se plantea mantener la participación de las manufacturas en aproximadamente un 25 por ciento del PIB y ha promovido activamente el desarrollo de actividades manufactureras de alto valor añadido. Esa política ha tenido gran éxito en la medida en que la electrónica ha dominado tanto la producción manufacturera como las exportaciones de mercancías. A pesar de un declive cíclico de la demanda de exportación en 1998, la electrónica y los productos electrónicos representaron el 43 por ciento del valor añadido en las manufacturas; el material de oficina, incluidos los productos electrónicos y el de equipo de telecomunicaciones, representó casi el 62 por ciento de las exportaciones de mercancías.

Como en el caso de las manufacturas, las políticas de la administración en el sector de los servicios han fomentado la inversión en sectores de alto valor añadido. En la actualidad, los servicios representan aproximadamente el 64 por ciento del PIB y dan empleo a aproximadamente el 70 por ciento de la mano de obra de Singapur. La importancia de los servicios en la economía y la necesidad de alentar el desarrollo de actividades de mayor valor añadido ha puesto de relieve la necesidad de una liberalización acelerada en este sector. Sin embargo, la reforma de los servicios ha sido deliberadamente gradual, de manera que no provocase perturbaciones innecesarias y para garantizar una transición ordenada a un régimen de plena competencia. La liberalización está más adelantada en los servicios financieros y de telecomunicaciones. En otros sectores, como el de la energía y el agua, que son importantes insumos empresariales en las actividades manufactureras y de servicios, las reformas se están produciendo de forma más gradual.

En general, la reforma de los servicios se ha llevado a cabo de forma unilateral y ha rebasado la prevista por Singapur con arreglo al Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS) en la OMC. Con arreglo al AGCS, Singapur formuló compromisos en 7 de los 12 sectores; no se formularon compromisos en los servicios de distribución, ni en los servicios educativos, los servicios ambientales, de salud y sociales ni en otros servicios. Además, sólo se contrajeron compromisos parciales en algunos sectores, sobre todo en el del transporte, donde los compromisos se formularon únicamente en el transporte marítimo, mientras que no se contrajeron en determinados servicios profesionales, como los servicios jurídicos. Desde el anterior examen, Singapur ha firmado el Cuarto Protocolo del AGCS (Acuerdo sobre los Servicios de Telecomunicaciones) y el Quinto Protocolo (Acuerdo sobre los Servicios Financieros). Con arreglo al Cuarto Protocolo sobre los servicios de telecomunicaciones básicas, Singapur se comprometió a conceder licencias a un máximo de dos operadores adicionales para servicios públicos conmutados y servicios basados en circuitos arrendados a partir del 1º de abril de 2000; esta oferta sustituyó a la anterior, con arreglo a la cual se concedía exclusividad a Telecomunicaciones de Singapur (SingTel) hasta 2007. De conformidad con el Acuerdo sobre los Servicios Financieros, los compromisos de Singapur incluyen una oferta para elevar los límites de los préstamos concedidos por los bancos en el extranjero a residentes de Singapur de 100 millones de dólares de Singapur por banco a 200 millones de dólares de Singapur y permitir hasta un 49 por ciento de propiedad extranjera conjunta en las empresas de seguros en propiedad de nacionales.

En la práctica, Singapur se ha adelantado considerablemente a sus compromisos en el marco del AGCS de la OMC. Por ejemplo, ciertas reformas recientes han derogado las limitaciones a la propiedad extranjera en los servicios bancarios, que anteriormente se habían limitado al 40 por ciento y reforzado las exigencias en materia de seguridad de los bancos para mejorar la transparencia. Análogamente, mientras que Singapur se proponía introducir la competencia mediante un duopolio de telecomunicaciones básicas hasta abril de 2002, en enero de 2000 el Gobierno anunció su decisión de suprimir todas las restricciones a la inversión y de instaurar la plena competencia en abril de 2000, en lugar de hacerlo en abril de 2002, como se había previsto originalmente.

Políticas comerciales e interlocutores en el comercio exterior

Singapur, que es un partidario sólido del sistema multilateral, también estima que la aceleración de la liberalización comercial mediante foros regionales es más una ventaja que un impedimento en relación con las negociaciones multilaterales y la liberalización emprendida en el marco multilateral. En su calidad de miembro fundador de la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN) y de miembro del Foro de Cooperación Económica de Asia y el Pacífico (APEC), Singapur participa activamente en la reducción de los obstáculos comerciales y no comerciales entre los países miembros de esos foros.

En teoría dentro de la ASEAN, Singapur ofrece preferencias arancelarias con arreglo al CEPT; no obstante, en la práctica y dado que el arancel aplicado por Singapur es en buena parte nulo, sus interlocutores de la ASEAN no obtienen esas preferencias. Singapur también sigue aplicando vínculos comerciales mediante la participación en los esfuerzos para armonizar los procedimientos y evaluaciones en la aduana de la ASEAN. También se está persiguiendo la cooperación entre los países miembros: el Acuerdo Marco de la ASEAN sobre los Servicios (AFAS), que incluye siete sectores de servicios; el Acuerdo Marco sobre la Zona de Inversiones de la ASEAN (AIA), que hará extensivo al trato nacional de las inversiones a los inversores procedentes de países de la ASEAN para 2010 y posteriormente a todos los inversores para 2020; así como el Acuerdo Marco de la ASEAN sobre Acuerdos de Reconocimiento Mutuo.

En el foro del APEC, Singapur ha previsto cumplir con el plazo convenido por los miembros de países desarrollados para liberalizar el comercio y la inversión en 2010 a más tardar. Singapur también participó en las Iniciativas del APEC de Liberalización Sectorial Voluntaria Temprana (EVSL) y de Liberalización Arancelaria Acelerada (ATL), que abarcaron respectivamente 15 y 9 sectores.

Además de los acuerdos regionales, las limitaciones de Singapur en materia de tamaño y recursos han dado lugar a la formación de alianzas regionales, como la del triángulo de crecimiento Indonesia-Malasia-Singapur, establecida en 1994, que permite a los tres países aprovechar sus complementariedades recíprocas en materia de recursos. También se está negociando actualmente un acuerdo de libre comercio con Nueva Zelandia y se están realizando estudios de viabilidad para concertar acuerdos de libre comercio con México y el Japón. Además, Singapur está examinando la posibilidad de establecer un acuerdo tripartito con Nueva Zelandia y Chile.

Perspectivas

Singapur ha resistido satisfactoriamente la reciente crisis económica de la región debido esencialmente a sus políticas macroeconómicas estables y sólidas así como a sus regímenes abiertos en materia de comercio e inversiones; la rápida reacción del Gobierno a la crisis mediante la instauración de medidas de reducción de costos a corto plazo también ayudó a las empresas a adaptarse a una mayor competencia de precios como resultado de las devaluaciones monetarias registradas en la región. Esas medidas, junto con los solidos datos económicos fundamentales de Singapur, han contribuido a que emerja de la recesión económica con mayor rapidez que muchos de sus vecinos y un crecimiento para 1999 del que se prevé que alcanzará el 5 por ciento, es decir, un nivel inferior al 8 por ciento conseguido en 1997, pero considerablemente más elevado que el del 0,3 por ciento registrado en 1998.

Con todo, a largo plazo, uno de los principales desafíos a que debe hacer frente Singapur sigue siendo la competencia con productores de la región cuyos costos son relativamente bajos. En los últimos años se ha manifestado la inquietud de que los costes unitarios de la mano de obra relativos hayan aumentado, ejerciendo una presión sobre la competitividad externa de las exportaciones con menor valor añadido. Para dar respuesta a estas inquietudes, la administración creó el Comité de Competitividad de Singapur (CSC), que formuló sus recomendaciones en noviembre de 1998. El Comité llegó a la conclusión de que los costes unitarios de la mano de obra de Singapur, especialmente en las manufacturas, habían aumentado durante los últimos años de forma más rápida que en muchos de los países vecinos. Llegó a la conclusión de que era necesario perfeccionar las capacidades para mantener la ventaja con respecto a los competidores mediante la garantía de que las ganancias de productividad no se verían anuladas por el crecimiento de los costos de explotación. La respuesta de la administración al declive de la competitividad externa ha consistido en introducir programas como Industria 21, Tecnología de la Información 21, Capital Humano 21 e incentivos fiscales destinados a atraer la inversión a las actividades de mayor valor añadido.

Dada la importancia del papel desempeñado por el régimen abierto en materia de comercio e inversiones de Singapur en el fomento de su desarrollo económico al facilitar, entre otras cosas, un desplazamiento hacia unas actividades con mayor valor añadido, la estabilidad y previsibilidad de este régimen podría aumentar mucho si Singapur contrajese mayores compromisos en la OMC. De forma más concreta, Singapur podría aumentar con provecho sus consolidaciones arancelarias desde el actual nivel del 70,5 por ciento de las líneas arancelarias y ajustar en mayor medida los tipos arancelarios consolidados a los tipos aplicados; Singapur también podría hacer extensivos sus compromisos en el marco del AGCS a los cinco sectores que todavía no figuran en su Lista.

Informe del Gobierno Volver al principio

ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLÍTICAS COMERCIALES
SINGAPUR
Informe del Gobierno - Parte I

I. CONSECUENCIAS DE LA CRISIS REGIONAL EN SINGAPUR

1) Una crisis de confianza

A pesar de sus sólidas variables fundamentales, Singapur no se libró indemne de la crisis que azotó la región, debido a nuestra estrecha interdependencia económica con las economías vecinas. Entre el 1º de julio de 1997 y el 31 de diciembre de 1998, nuestro mercado de valores descendió un 28 por ciento, mientras que el dólar de Singapur perdió aproximadamente el 14 por ciento de su valor con respecto al dólar de los Estados Unidos. El crecimiento del PIB real descendió acusadamente, del 8,9 por ciento en 1997 al 0,3 por ciento en 1998. Sin embargo, resultamos menos gravemente afectados que la mayoría de nuestros vecinos, que registraron un crecimiento negativo por primera vez en más de un decenio.

No obstante, la recuperación ha sido relativamente rápida, contradiciendo las expectativas iniciales. Después de dos trimestres de crecimiento negativo en el segundo semestre de 1998, la economía singapurense volvió a registrar cifras positivas en 1999. Esta recuperación en forma de V fue impulsada por la acusada recuperación de la industria electrónica mundial, que no sólo estimuló nuestras actividades manufactureras, sino que también favoreció la recuperación de otros países del Asia Sudoriental. Las medidas de reducción de costos adoptadas por Singapur, aplicadas durante la parte más grave de la crisis, también permitieron que los exportadores singapurenses se beneficiaran de la pujanza de la demanda externa.

2) La primera recesión técnica desde 1985

Las repercusiones más fuertes de la crisis se sintieron en 1998, a medida que el incremento de las recesiones que tenían lugar en la mayor parte de los países asiáticos dio lugar a una baja repentina de la demanda externa de Singapur. La marcada depreciación de las monedas regionales mermó la competitividad relativa de nuestros costos. El exceso de capacidad global de la industria de productos electrónicos contribuyó a aumentar el retroceso del sector manufacturero singapurense. Como resultado de ello, el crecimiento del PIB real disminuyó considerablemente a lo largo del año -del 4,4 por ciento en el primer trimestre de 1998 al 0,1 por ciento en el segundo trimestre, el -2,1 por ciento en el tercer trimestre y el -1,1 por ciento en el último trimestre. En términos anuales, el crecimiento del PIB real se redujo notablemente, del 8,9 por ciento en 1997 al 0,3 por ciento en 1998. En 1998 fueron despedidos 29.000 trabajadores, casi tres veces las cifras registradas en 1997, mientras que la tasa de desempleo corregida para tener en cuenta las variantes estacionales llegó hasta el 4,4 por ciento en diciembre de 1998, en comparación con el 2 por ciento en diciembre de 1997. Nuestra tasa de inflación y el aumento de la productividad registraron cifras negativas.

En el cuadro 1 se enumeran los indicadores económicos básicos del período 1995-1999.

Cuadro 1 Volver al principio
Indicadores económicos básicos

Indicador

1995

1996

1997

1998

1999
1er a 3er trim.

Producto interno bruto:

A precios actuales de mercado (millones de S$)

118.601,9

129.022,9

142.451,0

141.328,0

n.d.

Variación anual (porcentaje)

11,2

8,8

10,4

-0,8

n.d.

A precios de mercado de 1990 (millones de S$)

102.941,9

110.722,7

120.587,4

120.888,9

94.445,9

Variación anual (porcentaje)

8,1

7,6

8,9

0,3

4,7*

                 
PNB per cápita en S$

35.139,3

36.931,8

39.714,1

38.198,4

n.d.

Formación bruta de capital fijo:

A precios actuales de mercado (millones de S$)

39.973,3

49.548,5

54.382,2

52.260,2

n.d.

Promedio $EE.UU./S$

1,4174

1,4101

1,4848

1,6736

1,7020

Tasa de inflación (variación porcentual del IPC)

1,7

1,4

2,0

-0,3

0,1

Tasa de desempleo (porcentaje)

2,0

2,0

1,8

3,2

3,6

Productividad (variación porcentual anual)

3,0

1,3

2,6

-2,5

n.d.

* La estimación preliminar de todo el año es del 5,6 por ciento, según lo anunciado por el Primer Ministro de Singapur, Goh Chok Tong, el 31 de diciembre de 1999.
Fuente: Departamento de Investigación de Estadísticas de Recursos Humanos y Departamento de Estadística, Ministerio de Recursos Humanos, Administración Monetaria de Singapur.

i) Resultados sectoriales

El crecimiento de todos los sectores se moderó considerablemente en 1998, y los sectores manufacturero, de servicios financieros, de venta mayorista y minorista y de hoteles y restaurantes se redujeron. El sector manufacturero se vio afectado por el exceso de oferta en la industria de productos electrónicos y la débil demanda regional de petróleo y productos petroquímicos. El sector de los servicios financieros se vio perjudicado por la grave reducción del crédito en el extranjero. La disminución del comercio de tránsito y de la llegada de turistas afectó a los sectores del comercio mayorista y minorista, hoteles y restaurantes y transportes, al mismo tiempo que la disminución de los proyectos en trámite redujo el crecimiento de los servicios de construcción.

En el cuadro 2 se enumeran los indicadores de resultados sectoriales correspondientes al período 1995-1999.

Cuadro 2 Volver al principio
Variación porcentual anual en los distintos sectores de la economía de Singapur; a precios de mercado de 1990

Sector

1995

1996

1997

1998

1999
1er a 3er trim.

TOTAL

8,1

7,6

8,9

0,3

4,7*

Industrias productoras de bienes

9,5

7,1

7,3

0,9

5,4

Manufacturas

10,0

2,9

4,5

-0,4

12,8

Construcción

8,8

22,0

15,3

4,0

-12,7

Servicios públicos

6,2

7,3

10,8

4,9

2,6

Otras industrias productoras de bienes

-3,1

3,5

0,1

-7,2

-5,2
                 

Industrias productoras de servicios

7,6

8,1

10,2

-0,3

3,5

Comercio mayorista y minorista

9,6

6,1

6,4

-4,1

4,4

Hoteles y restaurantes

5,3

8,5

1,9

-3,3

1,7

Transportes y comunicaciones

10,6

8,5

9,2

5,3

6,6

Servicios financieros

3,6

7,5

23,4

-8,8

2,8

Servicios comerciales

7,9

9,0

8,5

4,9

0,5

Otras industrias de servicios

6,2

10,4

7,0

4,2

2,8

Vivienda propia

5,2

5,9

5,8

7,4

7,7

* La estimación preliminar de todo el año es del 5,6 por ciento, según lo anunciado por el Primer Ministro de Singapur, Goh Chok Tong, el 31 de diciembre de 1999.
Fuente: Departamento de Estadística de Singapur.

1. Comercio de mercancías

Nuestro comercio exterior de mercancías se redujo en 1998 un 7,5 por ciento, debido principalmente al acusado descenso (14,6 por ciento) de nuestro comercio con las economías afectadas por la crisis (que representa aproximadamente el 40 por ciento del total de nuestro comercio). Afortunadamente, nuestro comercio con otros mercados en Estados Unidos y Europa siguió siendo sólido, lo que ayudó a amortiguar la contracción. Esto significó un grave cambio desfavorable de la coyuntura en comparación con el período 1994-1997, durante el cual el crecimiento de nuestro comercio exterior registró una media anual del 10,4 por ciento. En el cuadro 3 se indican los resultados comerciales de Singapur correspondientes al período 1995-1999.

Cuadro 3 Volver al principio
Resultados comerciales de Singapur, 1995-99

COMERCIO

Resultados comerciales de Singapur
(a precios actuales, en miles
de millones de S$)

Variación porcentual anual del comercio (%)

   

1995

1996

1997

1998

Ene.-nov. 1999

1995

1996

1997

1998

Ene.-nov. 1999

TOTAL DEL COMERCIO

343,8

361,5

382,2

353,6

345,5

13,2

5,1

5,7

-7,5

6,6

Importaciones

176,3

185,2

196,6

169,9

170,2

12,7

5,0

6,2

-13,6

9,5

Exportaciones

167,5

176,3

185,6

183,8

175,3

13,7

5,2

5,3

-1,0

3,9

Exportaciones nacionales

98,5

103,6

107,5

105,9

105,0

11,2

5,2

3,8

-1,5

8,3

Distintas del petróleo

84,8

87,0

91,6

92,4

91,5

13,7

2,7

5,3

0,9

8,0

Petróleo

13,7

16,6

15,9

13,5

13,5

-1,9

20,6

-3,9

-15,3

9,8

Reexportaciones

69,0

72,7

78,1

77,8

70,3

17,4

5,3

7,4

-0,3

-2,0

Fuente: Junta de Fomento del Comercio de Singapur.

a) Exportaciones

En 1998 nuestras exportaciones sólo se redujeron ligeramente. En realidad, las exportaciones nacionales de productos distintos del petróleo registraron un pequeño incremento del 0,9 por ciento, dado que nuestros mercados de exportación están diversificados y el 40 por ciento de nuestras exportaciones se dirigía a países afectados por la crisis y el 40 por ciento a los Estados Unidos y Europa. Por lo tanto, las consecuencias de la contracción de la demanda de los países afectados por la crisis se vieron amortiguadas por un aumento de la demanda de los países occidentales desarrollados.

La demanda de los países desarrollados consistía principalmente en productos distintos de los electrónicos, tales como los productos farmacéuticos. La demanda de exportaciones de nuestros productos electrónicos fundamentales, que representan el 69 por ciento de nuestras exportaciones distintas del petróleo, fue débil y se vio afectada por el exceso de oferta en el mercado mundial de productos electrónicos. Nuestras exportaciones de petróleo también se redujeron considerablemente debido a la caída de los precios de este producto y a la escasez de la demanda de los países asiáticos, que representaba aproximadamente el 80 por ciento de nuestras exportaciones de petróleo. Nuestras reexportaciones también se redujeron ligeramente en 1998, ya que la crisis disminuyó la capacidad de importación de las economías afectadas, especialmente la destinada al consumo interno.

b) Importaciones

Nuestras importaciones se contrajeron un 13,6 por ciento en 1998, como consecuencia de la disminución de la actividad industrial y de la demanda de productos de consumo en Singapur (en el caso de las importaciones no reexportadas), así como del bajo nivel de la demanda regional (en el caso de las reexportaciones). La reducción afectó principalmente a las importaciones de petróleo; placas de circuitos impresos, montadas; unidades de disco; partes de semiconductores; discos; partes de aparatos de televisión en color; radios y grabadoras de vídeo; cigarrillos y partes de aeronaves.

c) Balanza comercial

A diferencia de los años precedentes, en los que se registró un déficit comercial, nuestra balanza comercial tuvo un superávit de 13.900 millones de dólares de Singapur en 1998. La industria manufacturera redujo las existencias en 1998 debido a la incertidumbre de las condiciones económicas.

2. Comercio de servicios

El total del comercio de servicios de Singapur se redujo casi un 18 por ciento en 1998, mientras que en 1997 había registrado un aumento del 5,8 por ciento. La crisis originó una disminución del 32 por ciento de las exportaciones de servicios, que habían tenido un aumento del 7,2 por ciento en 1997. Esta reducción se debió a varios factores. En primer lugar, la disminución de los ingresos por concepto de servicios de viaje como consecuencia de la disminución de llegadas de turistas. En segundo lugar, la disminución de los ingresos por concepto de flete y servicios portuarios como consecuencia de la atonía del entorno comercial regional. En tercer lugar, una reducción de los ingresos por concepto de servicios financieros como resultado del menor interés extranjero en el mercado de valores. Mientras tanto, aunque las importaciones de servicios siguieron aumentando, este dato ocultó el crecimiento más lento de los pagos por concepto de servicios de viaje como resultado de que un número inferior de singapurenses viajase al extranjero.

d) Saldo de la cuenta de servicios

El superávit de nuestro comercio de servicios representó sólo 553 millones de dólares de Singapur en 1998. Esto se debió en gran medida a la ampliación del déficit por concepto de transportes a 2.600 millones de dólares de Singapur y al déficit de 744 millones por concepto de servicios de viajes.

En el cuadro 4 se indican los datos correspondientes al comercio de servicios de Singapur en el período 1995-1999.

Cuadro 4 Volver al principio
Comercio de servicios de Singapur, 1995-99

Indicador

Comercio de servicios de Singapur
(a precios actuales, en miles de millones de S$)

Variación porcentual anual del comercio de servicios (%)

  

1995

1996

1997

1998

1999*

1995

1996

1997

1998

1999*

Total del comercio de servicios

67,44

70,02

74,08

60,79

53,12

19,5

3,8

5,8

-17,9

20,6
Exportaciones de servicios

42,26

42,24

45,28

30,67

29,21

20,1

-0,1

7,2

-32,3

33,8

Transportes

7,27

7,32

7,66

7,45

5,67

17,7

0,8

4,6

-2,7

0,9

Viajes

10,98

10,55

9,45

7,68

6,48

6,0

-3,9

-10,5

-18,7

12,8

Seguros

0,50

0,56

0,66

0,70

0,58

-0,3

11,4

18,1

5,7

11,8

Servicios del Estado

0,13

0,14

0,14

0,14

0,10

-17,6

4,6

0,0

1,4

0,3

Otros servicios

23,39

23,67

27,37

14,70

16,38

29,9

1,2

15,6

-46,3

66,4
                              
Importaciones de servicios

25,17

27,78

28,80

30,12

23,90

18,6

10,4

3,7

4,6

7,6
Transportes

8,40

9,86

8,86

10,01

7,87

14,7

5,5

5,9

6,7

6,1

Viajes

7,12

8,07

8,35

8,43

6,38

20,5

13,3

3,5

0,9

4,0

Seguros

1,38

1,42

1,48

1,23

0,98

17,2

2,5

4,9

-17,4

5,9

Servicios del Estado

0,17

0,14

0,17

0,19

0,14

11,6

-18,1

21,1

13,1

-3,2

Otros servicios

8,10

9,30

9,41

10,27

8,54

21,6

14,7

1,3

9,0

12,4

* Datos correspondientes a los tres primeros trimestres.
Fuente: Departamento de Estadística de Singapur.

B. Después de la crisis

Contrariamente a la mayor parte de las expectativas, la economía de Singapur registró una fuerte recuperación en 1999. Creció conforme a una tasa preliminar del 5,6 por ciento, con la ayuda de varios factores externos positivos: la pujante fase de expansión de la industria mundial de productos electrónicos, la gradual recuperación de las economías regionales, incluido el Japón, el crecimiento sostenido de los Estados Unidos y la Unión Europea, así como las medidas de reducción de costos adoptadas por Singapur. El impulso de crecimiento de la mayor parte de nuestros sectores económicos básicos ha adquirido claramente un mayor vigor, aunque el sector de la construcción permanece endeble y existen focos de debilidad en el sector manufacturero.

Singapur ha superado las dificultades y está firmemente en camino hacia la recuperación económica. Las perspectivas para el año 2000 son positivas. Se prevé que la fuerte demanda de productos electrónicos continuará. Se espera que la economía mundial se amplíe en mayor medida, apoyándose en la continuación del vigoroso crecimiento registrado en Europa y los Estados Unidos, aunque existe aún cierto riesgo de una brusca caída de las cotizaciones de valores en los Estados Unidos. Se prevé que las economías regionales seguirán recuperándose. Teniendo en cuenta todos los factores, la previsión preliminar del PIB para el año 2000 oscila entre el 4,5 por ciento y el 6,5 por ciento.

Si bien las perspectivas para el año 2000 son alentadoras, la realidad es que el panorama económico de la región ha cambiado. Como resultado de la crisis asiática, muchos países de la región están actualmente reestructurando sus economías y se convertirán en competidores más pujantes. Los adelantos de la tecnología y el impulso de la mundialización también proseguirán con vigor. Singapur reconoce que, para seguir siendo mundialmente competitivos, debemos pasar a una economía basada en el conocimiento. No se puede continuar como si no hubiese pasado nada.

Cuadros en esta página:

> Indicadores económicos básicos
> Variación porcentual anual en los distintos sectores de la economía de Singapur; a precios de mercado de 1990
> Resultados comerciales de Singapur, 1995-1999
> Comercio de servicios de Singapur, 1995-1999