OMC: NOTICIAS 2009

> La Declaración de Doha explicada
> Explicación de la Decisión de Doha relativa a la aplicación
> Cómo están organizadas las negociaciones

Informe del Presidente del Comité de Negociaciones Comerciales

Antes de informar de las actividades del CNC desde nuestra última reunión de esta naturaleza, deseo expresar mi simpatía y la de los Miembros, a los pueblos de Asia y el Pacífico afectados por las recientes catástrofes naturales.

Una vez dicho esto deseo informarles de que desde mi último informe al Consejo General en julio, tras la pausa del verano se ha reanudado la labor en las negociaciones del PDD a nivel de grupos de negociación. Como recordarán, el 22 de septiembre el CNC celebró una reunión informal para examinar las siguientes etapas del PDD en los meses inmediatos, así como mi informe a la reunión de los dirigentes del G 20 en Pittsburgh en vista de los hechos que habían acontecido a raíz de las reuniones de los dirigentes en L'Aquila y de una reunión informal de Ministros en Nueva Delhi después de la pausa del verano.

En la reunión informal del CNC, después de las consultas realizadas por los Presidentes de los respectivos grupos de negociación y de las celebradas por mí mismo, preparamos un programa de trabajo intensivo y estructurado para los siguientes tres meses, con la participación de altos funcionarios cada mes en octubre, noviembre y diciembre.

En esa ocasión muchos de ustedes subrayaron que por bueno que sea el programa de trabajo, no bastará para llegar a resultados sin el compromiso político y la ardua negociación que se precisan de los Miembros. Ese compromiso era necesario en todos los niveles, multilateral, plurilateral y bilateral.

El mensaje que llevé a los dirigentes del G 20 en Pittsburgh fue que las delegaciones de los Miembros en Ginebra habían hecho lo que se les había pedido: se había trazado la ruta, pero ahora había que recorrerla. En mi intervención, indiqué a los dirigentes que había una diferencia entre sus palabras y su posición en lo que respecta a las cuestiones del control del proteccionismo y de la conclusión de la Ronda. Insté a los dirigentes a que abordaran seriamente ese problema y dieran a los negociadores instrucciones claras en el sentido de que seguía siendo prioritario para ellos concluir la Ronda, en 2010 de ser factible, y yo creo que lo es.

En su declaración, los dirigentes del G 20 reafirmaron su voluntad de tratar de concluir el PDD en 2010, de conformidad con el mandato y sobre la base de los progresos ya alcanzados, entre otros aspectos, en relación con las modalidades. Avalaron el programa de trabajo que habíamos preparado y dieron a sus Ministros la instrucción de que hicieran balance de la situación a principios del año próximo a más tardar, teniendo en cuenta los resultados alcanzados para esa fecha y se comprometieron a mantener su actividad y a examinar los progresos realizados en las negociaciones en su siguiente reunión.

Permítanme que les informe brevemente de mis recientes contactos con los Ministros de Finanzas y Desarrollo durante la reunión anual FMI-Banco Mundial celebrada recientemente en Estambul y que les dé cuenta de la reunión de los Ministros de Comercio de los PMA de Dar es Salaam a la que acabo de asistir.

En Estambul, destaqué que el comercio internacional sería fundamental para la recuperación; que la conclusión satisfactoria de la Ronda de Doha puede arrojar un doble dividendo: de un lado, puede servir de paquete de medidas de estímulo mundial y de otro puede actuar en la práctica como el conjunto de medidas de reforma estructural que necesitamos. Es la forma más eficaz de seguir frenando las presiones proteccionistas y de contribuir al crecimiento. Puse asimismo de relieve la importancia de mantener bajo vigilancia la financiación para el comercio y la necesidad de recapitalizar los bancos regionales de desarrollo, habida cuenta de la función que desempeñan para ayudar a los países más pobres y débiles a superar la crisis, en unión del Banco Mundial y sus diversas instituciones.

La reunión ministerial de los PMA de Dar-es-Salaam nos transmitió el mensaje de que es urgente concluir la Ronda y hacer realidad las promesas de desarrollo que entraña, muchas de las cuales revisten especial interés para los países más pobres de esta Organización.

En la Conferencia que organizó recientemente la Coalition of Services Industries en Wáshington tuve asimismo la oportunidad de encontrarme con varios Ministros que pusieron de relieve su firme determinación de responder a los compromisos asumidos por sus dirigentes en el G 20.

La próxima semana viajaré al Cairo para asistir a la reunión de los Ministros de Comercio de África. Estoy convencido de que la reunión constituirá una excelente ocasión para examinar la importancia que tiene para África el mantenimiento de la apertura del comercio y la conclusión de la Ronda de Doha.

Hace ahora un mes que estamos aplicando el programa de trabajo que elaboramos colectivamente para poder llegar a una conclusión satisfactoria en 2010. Creo que puede decirse que hemos hecho algunos progresos en esferas como la de la facilitación del comercio, en la que los Miembros se han preparado adecuadamente y han realizado una intensa labor en relación con los proyectos de texto. Creo además que ha habido una intensa participación de los Miembros en lo que respecta a los modelos y la consignación en listas en las esferas de la agricultura y del AMNA.

Varios Miembros han entablado además consultas bilaterales.

No obstante, creo también que será difícil alcanzar la meta de 2010 sin acelerar seriamente el ritmo de las negociaciones. Es necesario entablar verdaderas negociaciones, no sólo consultas y debates informales, sino un verdadero intercambio entre los Miembros. Es preciso que lo hagamos de forma no excluyente y sin prescindir del interés de nadie. Hemos de garantizar una mayor transparencia de los debates bilaterales para que todos los Miembros se consideren parte de un proceso global.

Esta semana se encuentran en Ginebra varios altos funcionarios, y yo considero que éste es un importante factor para ensamblar los elementos de la negociación y asegurar que los países sigan participando directamente en el proceso. Pero ya sea por medio de altos funcionarios o de los negociadores en Ginebra, lo fundamental ahora es pasar de las palabras a los actos.

Permítanme señalar que además de las consultas de los Presidentes y de las reuniones en pequeños grupos que tienen lugar esta semana, celebraré asimismo consultas sobre las cuestiones fundamentales en las esferas de la agricultura, el AMNA y los servicios con los Presidentes respectivos, con arreglo a una geometría variable, con el fin de proporcionar a los Miembros vías de participación. Me reuniré también con varios altos funcionarios y varias delegaciones que se encuentran en la ciudad esta semana. Tengo intención de celebrar el jueves por la tarde una reunión de sala verde y el viernes por la mañana una reunión de estructura plenamente transparente, en forma de reunión informal del CNC para garantizar la transparencia y la no exclusión.
Confío en que al finalizar la semana tengamos una idea más clara de la labor a que hemos de hacer frente en noviembre, para que en la próxima semana de negociaciones, en la que participarán altos funcionarios presentes en Ginebra en noviembre se puedan constatar un cambio cualitativo de la dinámica de negociación y avances de fondo.

Permítanme decir algunas palabras sobre la cuestión de la vigilancia del comercio y las medidas relacionadas con el comercio adoptadas por los Miembros en el contexto de la crisis. Como saben, les hemos facilitado regularmente información actualizada sobre esta cuestión, por última vez en julio de 2009, y con referencia específica al G 20 en septiembre de 2009. Estamos preparando actualmente el próximo informe al OEPC con la revista general anual de la evolución del entorno comercial internacional que exige el mandato dado al OEPC. Tengo el propósito de finalizar este informe anual a tiempo para que sea distribuido antes de la Conferencia Ministerial, para la que considero que será un útil documento de antecedentes.

Permítanme que les informe brevemente de las consultas que celebré sobre las cuestiones de la extensión de las indicaciones geográficas y de la relación entre el Acuerdo sobre los ADPIC y el Convenio sobre la Diversidad Biológica, de conformidad con el mandato que se me encomendó en la Conferencia Ministerial de Hong Kong.

Como se anunció en la reunión de julio del Consejo General, el 8 de octubre mantuve otra ronda de consultas con el mismo grupo de delegaciones, pero con una ligera adaptación metodológica. Invité a las delegaciones a que presentaran proyectos de preguntas sobre esos dos temas, la relación ADPIC/CDB y la extensión de las indicaciones geográficas, que pudieran contribuir a orientar los debates. Hemos recibido preguntas sobre ambos temas que reflejaban todos los puntos de vista adoptados en el debate. Las preguntas se han ordenado por bloques de cuestiones. En la reunión del 8 de octubre se abordaron los dos primeros bloques para cada tema. En particular, en el caso de la relación ADPIC-CDB el debate se centró en la naturaleza jurídica de la apropiación ilícita y en las medidas, aparte de la obligación de divulgación, para abordar tanto la cuestión de la apropiación ilícita como la de la distribución de beneficios. En lo que respecta a la extensión de las indicaciones geográficas el debate se centró en las diferencias entre la protección en virtud del artículo 22 y la que otorga el artículo 23, así como en los efectos de una mayor protección a productos adicionales. El debate fue sumamente técnico y detallado. No obstante, sigue habiendo aún diferencias de fondo. En consecuencia, las principales observaciones que hacía en mi informe al Consejo General del 28 de julio siguen siendo válidas, y también sigue siéndolo la descripción más detallada de la situación que hice en la reunión de información abierta del 27 de julio.

Estamos trabajando en el calendario de la próxima ronda de consultas en las que confío en que se avanzará en relación con los demás bloques de las preguntas presentadas por las delegaciones.

Por último, desearía referirme brevemente a los próximos 40 días que nos quedan, poco más o menos, antes de la sesión inaugural de la Séptima Conferencia Ministerial de la OMC. Sé que el Presidente del Consejo General les hará una exposición general de las consultas que ha mantenido recientemente sobre diversos aspectos de la Conferencia, y yo desearía agradecerle anticipadamente sus incansables esfuerzos para lograr que nuestra reunión sea constructiva, eficiente y transparente.

Esta Conferencia Ministerial será una reunión de Ministros de un tipo distinto, en comparación con las manifestaciones espectaculares y en gran escala a lo largo de toda una semana que han tenido lugar desde 1998. En primer lugar, esta reunión ministerial, como establecimos hace tiempo, discurre por una vía separada de las negociaciones en curso de la Ronda de Doha, lo que, dicho de otro modo, significa que no será una reunión de negociación del PDD. Esperamos que los Ministros acudan a Ginebra para abordar algunos temas fundamentales y establecer una interacción con respecto a esos temas, a la OMC y al sistema multilateral de comercio, por decirlo así a “la visión de conjunto”. Ha llegado el momento de que se dé a los Ministros la oportunidad de entablar un debate sistémico de mayor alcance y de proporcionar a la OMC orientación para los próximos años.

No obstante, hay que señalar que parece seguir habiendo alguna confusión a este respecto, esto no significa que en sus declaraciones o incluso en sus debates los Ministros no puedan abordar la cuestión de la Ronda o de negociaciones concretas. Por el contrario, sería bastante extraño que nadie hiciera alusión a lo que preocupa a todos. Por ello en los temas de las sesiones de trabajo se prevé específicamente que se analice la Ronda de Doha. Y en este contexto concreto pienso que la Séptima Conferencia Ministerial constituye una importante plataforma para que los Ministros envíen una clara señal de su compromiso de concluir la Ronda de Doha para el Desarrollo.

Con poco más de 40 días por delante y mientras el tiempo corre, creo que ha llegado el momento de remangarnos y comenzar a trabajar.

 

> Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.