COMERCIO Y EL DESARROLLO

Más información

  

En el simposio se presentó un estudio sobre cómo afectan las catástrofes naturales al comercio de bienes y servicios. Los oradores subrayaron el papel vital que desempeñan las importaciones en la recuperación y reconstrucción después de una catástrofe.

Si bien es cierto que las catástrofes naturales pueden afectar a cualquier Miembro de la OMC, las pequeñas economías suelen tener dificultades para hacer frente a los efectos debido a la presión sobre su balanza de pagos y a la acumulación de la deuda para la reconstrucción. El estudio constata que, desde los años ochenta del siglo pasado, los países de alto ingreso han registrado las mayores pérdidas de activos en miles de millones de USD; sin embargo, esas pérdidas suelen representar un porcentaje mayor del producto interior bruto (PIB) en el caso de las economías pequeñas. En 2017, los daños causados por el Huracán María se estimó que ascendían al 225% del PIB de Dominica.

Los oradores explicaron que las catástrofes naturales suelen reducir las exportaciones e incrementar las importaciones de los países afectados. Los países exportadores de productos agropecuarios registraron una rápida contracción del comercio exterior después de una catástrofe natural, y las microempresas y pequeñas y medianas empresas (MIPYME) por lo general sufrieron las consecuencias de forma desproporcionada.

Las catástrofes naturales repercuten en las cadenas de suministro mundiales, en particular en la participación de las MIPYME. Dado que toda cadena es tan fuerte como su eslabón más débil, los problemas a lo largo de la cadena de producción pueden propagarse rápidamente, reduciendo la producción. El impacto de fenómenos localizados se puede dejar sentir en países que no se vieron directamente afectados por la catástrofe. Por ejemplo, en el Examen de la Política Comercial (EPC) de Tailandia realizado por la OMC en 2015 se menciona el impacto que tuvo sobre su economía el gran terremoto del Japón oriental, y en el Examen de la Política Comercial del Japón de 2013 se examinan las perturbaciones de las cadenas de suministro causadas por las inundaciones que tuvieron lugar en Tailandia. De los 172 EPC de los Miembros de la OMC realizados entre 2010 y septiembre de 2019, el 31% hace referencia a catástrofes naturales.

También se presentaron estudios sobre el margen que dan los Acuerdos de la OMC para que los Miembros puedan tomar medidas encaminadas a reducir el riesgo de catástrofes y responder a ellas cuando se producen. Por ejemplo, el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC trata de simplificar los procedimientos aduaneros y podría ayudar a acelerar y facilitar la entrada de artículos y equipo de socorro a los países afectados. Se mencionó que la Aduana era un organismo clave en la fase de respuesta a una catástrofe debido a su relación directa con los proveedores de socorro internacionales y los trabajadores humanitarios. Entre los desafíos citados estaba lograr un equilibrio entre el control y la facilitación.

Se examinaron otras esferas, como el uso de medidas del “compartimento verde” (ayuda interna para la agricultura permitida sin límites porque no tiene efectos de distorsión del comercio o, a lo sumo, los tiene en grado mínimo) para ayudar a los agricultores afectados por peligros hidrometeorológicos y el uso de las normas internacionales pertinentes en relación con los obstáculos técnicos al comercio y las medidas sanitarias y fitosanitarias. También se dijo que había varios servicios comerciados que eran importantes para la reconstrucción y la creación de resiliencia. Se dijo asimismo que la contratación pública era un ámbito importante para reducir los riesgos de catástrofes futuras.

Los oradores dijeron que era vital disponer de mercados abiertos y que funcionaran bien, así como incentivar la reducción de los riesgos de catástrofes futuras mediante inversiones que tuvieran en cuenta esos riesgos. Los participantes pidieron que los resultados de los estudios se difundieran mediante asistencia técnica específica y que en la próxima Conferencia Ministerial de 2020 en Kazajstán se hiciera una presentación de los resultados.

El simposio se impartió en relación con un proyecto de investigación de la OMC iniciado en abril de 2018 y aprobado por los Miembros de la OMC con financiación de Australia. El panel estuvo integrado por oradores procedentes de la Universidad de Milán, el Banco Mundial, la Organización Mundial de Aduanas, la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres y la OMC.

El programa del evento se puede consultar aquí. Pronto se añadirá un informe resumido. 

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.