AYUDA PARA EL COMERCIO

Más información

  

En la actividad de Balance de la Ayuda para el Comercio se examinarán cuestiones relacionadas con el comercio y el desarrollo que han pasado a primer plano durante la pandemia, entre otras: cómo fortalecer la conectividad digital, promover la recuperación entre las microempresas y pequeñas y medianas empresas (mipymes) y adaptar los trámites comerciales, como los procedimientos aduaneros y de evaluación de la conformidad, para luchar contra la COVID-19. También se abordarán los efectos de la pandemia en las cadenas de valor mundiales y los enfoques regionales a la reactivación económica. Se puede consultar el programa aquí.

La Iniciativa de Ayuda para el Comercio comprende múltiples partes interesadas que buscan movilizar recursos para hacer frente a las necesidades relacionadas con el comercio y las limitaciones de la oferta determinadas por los países en desarrollo y los países menos adelantados. El objetivo es ayudar a esos países a desempeñar una función más activa en el comercio mundial. Se puede consultar más información aquí.

En la reunión, los Miembros de la OMC y las organizaciones internacionales se centraron en las iniciativas adoptadas para hacer frente a la pandemia. Rusia presentó medidas destinadas a promover el comercio de productos médicos y la distribución de su vacuna contra la COVID-19. El Banco Asiático de Desarrollo (BAsD) describió someramente su Mecanismo de Acceso a las Vacunas para Asia y el Pacífico, dotado con USD 9.000 millones. El Banco Mundial declaró que iba a poner a disposición una capacidad de financiación por valor de USD 160.000 millones hasta junio de 2021, con más de USD 50.000 millones de la Asociación Internacional de Fomento en forma de donación o en condiciones muy favorables. 

Al examinar las perspectivas de recuperación económica, el BAsD destacó que aunque las exportaciones regionales de mercancías estaban volviendo a los niveles de 2019, la reactivación del turismo estaba llevando más tiempo como consecuencia de la contracción de la demanda de las economías avanzadas en 2020. Según el Banco Mundial, la recuperación podría verse afectada negativamente por los efectos secundarios a nivel internacional de las medidas de confinamiento (en el comercio, el turismo, las remesas y los circuitos financieros) y las vulnerabilidades preexistentes (por ejemplo, niveles de deuda elevados). El Banco Mundial dijo que otros 163 millones de personas podían caer de nuevo en la pobreza extrema en 2021.

El Centro de Comercio Internacional (ITC) dijo que aproximadamente el 40% de las mipymes corría el riesgo de cerrar permanentemente, según una encuesta realizada por el ITC a unas 6.000 mypimes de 130 países sobre las repercusiones comerciales de la COVID-19. En una presentación del Informe sobre las inversiones en el mundo de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo se destacó que los flujos mundiales de inversión extranjera directa (IED) en 2020 habían disminuido un 42%, aunque con variaciones significativas entre los países desarrollados (69%) y los países en desarrollo (12%), y por región. En ella también se examinó qué podía suponer la reconfiguración de los flujos de IED para las cadenas de valor mundiales y las trayectorias de crecimiento de los países en desarrollo.

Los Miembros de la OMC también presentaron al Comité información actualizada sobre sus actividades de Ayuda para el Comercio. La Unión Europea destacó que su apoyo en el marco de la Ayuda para el Comercio había ascendido a USD 13.500 millones en 2018, de los cuales el 45% se había destinado a África. La UE añadió que fondos adicionales destinados a la recuperación de la crisis causada por la COVID-19 podrían provenir del planteamiento ‘Equipo Europa’, recursos de la UE, los Estados Miembros, el Banco Europeo de Inversiones y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo.

China hizo referencia al apoyo que brindaba a los países en desarrollo, y en particular a los PMA, para hacer frente a la COVID-19, y mencionó un nuevo Libro Blanco titulado “China International Cooperation in a New Era” (Una nueva era de la cooperación internacional de China), que conmemoraba el 70º aniversario de su programa de ayuda exterior. China también se refirió a su sistema de acceso preferencial a los mercados para los PMA y su contribución renovada al Programa de China para los PMA y las Adhesiones, que tiene por objeto reforzar la participación de los PMA en la OMC y ayudar a los gobiernos a adherirse a la OMC.

El Fondo para la Aplicación de Normas y el Fomento del Comercio (STDF), una alianza mundial cuyo objetivo es facilitar el comercio seguro en los países en desarrollo, destacó el riesgo de propagación de plagas y enfermedades, exacerbado por la pandemia, y la interconexión de las cadenas de suministro mundiales. En este contexto, se agudizaba la necesidad de crear capacidad en materia de inocuidad de los alimentos, y sanidad animal y vegetal, para facilitar el comercio seguro y promover el crecimiento inclusivo y la resiliencia en los países en desarrollo y los PMA. El STDF mencionó iniciativas de creación de capacidad implantadas en Guinea, la India, Togo y Asia Sudoriental con el fin de seguir desarrollando la digitalización, en particular para ofrecer formación a los agricultores.

El Marco Integrado mejorado (MIM) abogó por que se desplegaran esfuerzos de colaboración eficaces con respecto al costo para ayudar a los países en desarrollo a aumentar sus capacidades digitales. Los temas objeto de examen son la evaluación del grado de preparación y la formulación de estrategias para el comercio electrónico, el desarrollo de la infraestructura de las tecnologías de la información y la comunicación, la logística del comercio, y el acceso a la financiación y a modalidades de pago. Se destacó el papel fundamental del Global Trade Help Desk (servicio de asistencia comercial global).

Salida de la categoría de PMA y COVID-19

En el seminario en línea sobre la salida de la categoría de PMA y la función de la Ayuda para el Comercio, se señaló que los efectos de la crisis estaban poniendo en peligro el progreso socioeconómico logrado en 11 países en vías de abandonar la categoría de PMA, a saber: Angola, Bangladesh, Bhután, las Islas Salomón, Kiribati, RDP Lao, Myanmar, Nepal, Santo Tomé y Príncipe, Timor-Leste y Tuvalu.(1)

La Embajadora de Angola ante la OMC, Margarida Rosa Da Silva Izata, señaló que era necesario y urgente el apoyo internacional para responder eficazmente a la crisis. Añadió que la mejora de la productividad y la competitividad de las economías de los PMA era una prioridad clave. Otros oradores instaron a que se renovara la colaboración con las instituciones económicas multilaterales y mejoraran los acuerdos multilaterales vigentes en materia de comercio, finanzas y medio ambiente.

Se alentó a los países en vías de abandonar la condición de PMA a que identificaran las necesidades de financiación resultantes de esa situación para apoyar la implementación de sus planes nacionales. Se abordó la importancia de impulsar las exportaciones agrícolas de los PMA, aumentar la cooperación y crear capacidad. También se subrayó que el apoyo brindado en el marco de la Ayuda para el Comercio con el fin de crear capacidad productiva e infraestructuras era esencial para lograr una transición sin dificultades hacia el abandono de la categoría de PMA y avances sostenidos en materia de desarrollo.

Se puede consultar más información sobre el seminario en línea aquí.

Nota:

  1. Actualmente hay 46 PMA, de los cuales 11 se encuentran en vías en perder la condición de PMA. Seis son Miembros de la OMC: Angola, Bangladesh, RDP Lao, Myanmar, Nepal y las Islas Salomón. Tres están negociando su adhesión a la OMC: Bhután, Santo Tomé y Príncipe, y Timor-Leste. Los otros dos PMA son Kiribati y Tuvalu. (Vanuatu perdió la condición de PMA en diciembre de 2020). Volver al texto

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.