CAMBIO CLIMÁTICO

Más información

  

El evento “Trade 4 Climate”, que se celebró de manera virtual, fue inaugurado por la Directora General de la OMC Ngozi Okonjo-Iweala y el Secretario General de la Cámara de Comercio Internacional (CCI) John Denton.  Mari Pangestu, Directora Gerente de Políticas de Desarrollo y Alianzas del Banco Mundial, también participó en la sesión de apertura. El Sr. Tom de Bruijn, Ministro de Comercio Exterior y Cooperación para el Desarrollo de los Países Bajos, formuló una declaración en la apertura.

La Directora General Okonjo-Iweala dijo: “La CP26 dará comienzo en unos días y debemos mostrarnos más ambiciosos para hacer frente a la crisis climática. Debemos actuar ahora en todos los sectores económicos de todos los países para encauzar la economía mundial por una senda de desarrollo con bajas emisiones de carbono. Por tanto, estos diálogos constituyen una valiosa plataforma para que la OMC escuche las opiniones de las empresas y otras partes interesadas y pueda avanzar”. Su declaración completa puede consultarse aquí.

El Sr. Denton dijo: “Si hay dos cuestiones que preocupan enormemente al sector privado, dos cuestiones que están indisolublemente vinculadas, son el comercio y el clima”.

Añadió: “Nos interesa garantizar la salud del planeta. Pero, cómo conseguirlo? Está claro que es necesario aumentar la cooperación entre los sectores público y privado y eliminar las barreras institucionales. Debemos lograr resultados significativos en la CP26 y la CM12. También debemos integrar los conocimientos técnicos y la voz de un amplia variedad de partes interesadas, no solo de las empresas, sino de la sociedad civil”. Su declaración puede consultarse aquí.

La Sra. Pangestu dijo: “El comercio facilita la difusión de bienes y servicios ambientales que contribuyen a reducir las emisiones y mejorar la gestión ambiental. Por tanto, la reducción de los aranceles y los obstáculos no arancelarios aplicables al comercio de bienes ambientales es esencial para acelerar la transición a una economía con bajas emisiones de carbono”.

Añadió: “Es verdaderamente importante que los países en desarrollo participen en el debate, se sienten a la mesa y formen parte de todas las negociaciones multilaterales para garantizar que se tienen en cuenta sus intereses y que las medidas que se adoptan para medir las huellas de carbono reflejan la situación real de sus países”.

En su declaración, el Ministro de Bruijn dijo: “Necesitamos que la política comercial contribuya a orientar nuestras economías en la dirección correcta, porque el cambio climático influye en todo: desde la geopolítica hasta la migración y las economías. Influye en las ciudades y en la esperanza de vida. Si no empezamos a trabajar con la naturaleza de forma sostenible, los cimientos de nuestras economías se derrumbarán. Por eso debemos lograr que el comercio sea más ecológico y desarrollar una programa de trabajo ecológico en el seno de la OMC”. Su declaración completa puede consultarse aquí.

El evento, organizado por la CCI y la OMC, congregó a más de 100 representantes del sector privado, las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones internacionales. Tras la sesión de apertura, los participantes celebraron sesiones en grupos divididos sobre tres temas principales:

  • qué se necesita para que el comercio genere mayores contribuciones determinadas a nivel nacional como parte de las medidas gubernamentales para hacer frente al cambio climático en el marco del Acuerdo de París;
  • cómo utilizar el comercio como instrumento de adaptación al cambio climático;
  • qué medidas se necesitan para garantizar una reducción a cero justa de las emisiones netas de las cadenas de suministro.

En la primera sesión, los participantes señalaron que se necesitan respuestas multilaterales para abordar cuestiones de alcance mundial como el cambio climático. Afirmaron que el 80% de las emisiones que deben reducirse proceden de las cadenas de suministro y subrayaron la importancia de la trazabilidad a la hora de garantizar que las cadenas cumplen sus objetivos de reducción de emisiones.

Los participantes también destacaron la importancia de aplicar el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio (AFC), ya que podría reducir los obstáculos al comercio en las fronteras y contribuir a reducir las emisiones. Se destacó la necesidad de armonizar las normas a nivel mundial, incluidas las relativas a la metodología de cálculo de las emisiones de carbono.  Los participantes también señalaron que las subvenciones a los combustibles fósiles desempeñan un papel fundamental en el debate sobre el cambio climático.

En la segunda sesión, los participantes debatieron los tipos de riesgos que conlleva el cambio climático para las perspectivas de comercio y desarrollo. También examinaron la necesidad de dar prioridad a la adaptación al cambio climático y de poner en consonancia la política comercial con las estrategias nacionales de adaptación de los países, entre otras cosas. Señalaron que el comercio puede facilitar la adaptación al cambio climático mediante la eliminación de los obstáculos al comercio de las mercancías, los servicios y las tecnologías necesarios para la adaptación.

Los participantes señalaron las dificultades que entraña acordar un conjunto común de normas sobre emisiones de carbono y convinieron en que era necesario seguir trabajando en este ámbito. También señalaron que, para luchar contra el cambio climático, el comercio debe acompañarse de inversiones en ese ámbito.  

En la tercera sesión, los participantes destacaron la evidente función que desempeñan el comercio y la política comercial a la hora de facilitar la transición de los países hacia una economía sin emisiones de carbono, junto con otros elementos, como la inversión. Se subrayó la necesidad de que las economías en desarrollo y las microempresas y pequeñas y medianas empresas ocupasen un lugar central en cualquier plan futuro para luchar contra el cambio climático. Los participantes insistieron en la necesidad de acelerar la creación de capacidad técnica para poder adoptar medidas ambiciosas contra el cambio climático y debatieron el papel que puede desempeñar la Ayuda para el Comercio.

En un mensaje grabado, Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, dijo: “Si queremos que nuestros hijos y nietos hereden un planeta habitable, sencillamente no podemos volver a hacer las cosas como siempre. No podemos permanecer neutrales en la lucha contra el cambio climático. Nadie puede mantenerse al margen o permanecer impasible ante esta cuestión. Retrasar las decisiones relativas al cambio climático, ya sea por parte de los Gobiernos o las empresas, trae consigo consecuencias que ya podemos observar en forma de fenómenos meteorológicos extremos en todo el mundo”.

En sus observaciones finales, el Director General Adjunto Jean-Marie Paugam dijo:

“A menos de una semana de la COP26, la sesión celebrada hoy ha sido oportuna e importante y nos ha permitido escuchar al sector privado antes de las importantes conversaciones de este año sobre el cambio climático. También ha sido nuestro primer “Diálogo sobre el Comercio” centrado en medidas comerciales para luchar contra el cambio climático”.

Señaló que la mayoría de los participantes pidieron que la política comercial contribuyera a luchar contra el cambio climático y consideraban que la OMC tenía una función clara que desempeñar. El Director General Adjunto también dijo que el debate había proporcionado varias pistas sobre posibles puntos de partida y vías para que la OMC adoptase más medidas en materia de cambio climático. Su declaración completa puede consultarse aquí.

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con [email protected], y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.