SOLUCIÓN DE DIFERENCIAS: LAS DIFERENCIAS

Actividad en la esfera de la solución de diferencias — algunas cifras

Desde 1995 los Miembros de la OMC han sometido diferencias al Órgano de Solución de Diferencias. Para resolver esas diferencias no siempre ha sido necesaria la adopción de una resolución formal. En todos los casos, el resultado preferible es que se llegue a una solución mutuamente convenida y, con frecuencia, la celebración de consultas en el marco del procedimiento de solución de diferencias de la OMC entre los Miembros partes en la diferencia es suficiente para resolver el asunto en litigio.

Si los Miembros no pueden llegar a una solución de mutuo acuerdo, tienen la posibilidad de plantear su desacuerdo en procedimientos ulteriores para obtener resoluciones sobre la compatibilidad de las medidas impugnadas con los Acuerdos de la OMC y resolver su diferencia.

volver al principio

Solicitudes de celebración de consultas

Las diferencias se inician mediante una solicitud formal de celebración de consultas, por la que el Miembro reclamante invita al Miembro cuyas medidas se impugnan a examinar el asunto en litigio, con miras a resolverlo sin recurrir a otros procedimientos. Estas solicitudes se distribuyen a todos los Miembros de la OMC.

Entre la creación de la OMC, el 1⁰ de enero de 1995, y el 31 de diciembre de 2018, se distribuyeron a los Miembros de la OMC, en total, 573 solicitudes de celebración de consultas.

51 Miembros de la OMC han iniciado al menos una diferencia, y 60 Miembros han actuado en calidad de demandados en al menos una diferencia. Además, 88 Miembros en total han participado como terceros en procedimientos entre dos o más de los demás Miembros de la OMC. En conjunto, 109 Miembros en total han participado activamente en procedimientos de solución de diferencias, como partes o como terceros.

Gráfico 1: Miembros en procedimientos
de solución de diferencias (1995 – 2018)

Gráfico 2: Solicitudes de celebración de consultas (1995 – 2018)

Nota técnica al gráfico 2

Hasta la fecha, las diferencias se han referido a alegaciones formuladas al amparo de un amplio espectro de Acuerdos de la OMC, como muestra el gráfico 3 infra.

Gráfico 3: Acuerdos invocados en las diferencias en el marco de la OMC (1995-2018)

El sistema de solución de diferencias de la OMC es “integrado”, de manera que pueden invocarse varios acuerdos en la misma diferencia. Por tanto, la cifra total resultante del gráfico que figura supra excede del número total de diferencias iniciadas. En los asuntos relativos al comercio de mercancías se invoca con frecuencia el GATT de 1994, junto con acuerdos más específicos, lo cual explica por qué aparece en 464 de las 573 diferencias iniciadas entre 1995 y 2018.

 

volver al principio

Procedimientos del grupo especial inicial y del Órgano de Apelación

En los casos en que las partes no puedan llegar a una solución de mutuo acuerdo a través de la celebración de consultas, el Miembro reclamante puede solicitar el establecimiento de un grupo especial para que examine el asunto y, posteriormente, cualquiera de las partes puede apelar contra las resoluciones del grupo especial.

A 31 de diciembre de 2018, se habían establecido grupos especiales con respecto a 336 diferencias (es decir, casi el 60% de todas las diferencias iniciadas). De estas diferencias, 249 culminaron en informes de los grupos especiales (no todos los casos de establecimiento de un grupo especial dan origen a un informe, ya que las partes pueden resolver su diferencia incluso después de que se haya establecido el grupo especial). Estas actuaciones fueron seguidas de apelaciones en 166 diferencias (o sea, se notificaron apelaciones en un 67% de todos los asuntos en los que se distribuyó un informe de un grupo especial en el procedimiento inicial).

En el gráfico 4 se muestra el número de diferencias entabladas ante la OMC y de recursos a un grupo especial y el Órgano de Apelación, por año, de 1995 a 2018:

Gráfico 4: Número de diferencias iniciadas, grupos especiales iniciales
establecidos y notificaciones de apelación en el procedimiento inicial

1º de enero de 1995-31 de diciembre de 2018

Nota técnica al gráfico 4

 

volver al principio

Plazo para la aplicación

Cuando los procedimientos dan lugar a una determinación según la cual las medidas impugnadas no están en conformidad con los Acuerdos de la OMC, el Órgano de Solución de Diferencias (OSD) recomienda que el Miembro en cuestión ponga las medidas en conformidad con sus obligaciones. En esa etapa, el Miembro en cuestión puede solicitar que se le conceda un plazo prudencial para aplicar las recomendaciones. Las partes pueden ponerse de acuerdo sobre cuánto tiempo se ha de conceder al Miembro para que elimine la incompatibilidad, o, si las partes no llegan a un acuerdo, se puede recurrir a un arbitraje para determinar cuál sería un plazo prudencial para la aplicación.

A 31 de diciembre de 2018, se habían celebrado arbitrajes para determinar el plazo para la aplicación en 49 diferencias.

En el gráfico 5 se muestra el número de diferencias en las que se recurrió a un arbitraje para determinar el plazo para la aplicación (de conformidad con el párrafo 3 c) del artículo 21 del Entendimiento sobre Solución de Diferencias), por año, de 1995 a 2018:

Gráfico 5: Número de arbitrajes sobre el plazo para la aplicación
(párrafo 3 c) del artículo 21 del ESD)

1º de enero de 1995-31 de diciembre de 2018

Nota técnica al gráfico 5

 

volver al principio

Procedimiento sobre el cumplimiento

Cuando el procedimiento inicial da lugar a una recomendación de que el Miembro afectado ponga sus medidas en conformidad con los Acuerdos de la OMC, a veces se deber recurrir a un procedimiento ulterior (denominado “procedimiento sobre el cumplimiento”) si las partes no están de acuerdo sobre si se ha logrado el cumplimiento al final del plazo para la aplicación. Esto supone nuevas actuaciones del grupo especial (sustanciadas por el grupo especial inicial), y cualquiera de las partes puede apelar contra las constataciones del grupo especial.

A 31 de diciembre de 2018 se había establecido un grupo especial sobre el cumplimiento en 49 diferencias (es decir, en el 20% de las diferencias que dieron lugar a la distribución de un informe de grupo especial). En 29 de estas diferencias (es decir, en casi el 60% de los casos en los que se estableció un grupo especial sobre el cumplimiento), el informe del grupo especial sobre el cumplimiento fue objeto de apelación.

En el gráfico 6 se muestra el número de diferencias en las que se inició un procedimiento sobre el cumplimiento (de conformidad con el párrafo 5 del artículo 21 del ESD), por año, de 1995 a 2018:

Gráfico 6: Número de procedimientos sobre el cumplimiento (procedimientos del grupo especial y el Órgano de Apelación) (párrafo 5 del artículo 21 del ESD)
1º de enero de 1995-31 de diciembre de 2018

Nota técnica al gráfico 6

 

volver al principio

Suspensión de las obligaciones

Si al final del plazo prudencial para la aplicación no se ha logrado el cumplimiento, y si las partes no se ponen de acuerdo sobre una compensación, puede autorizarse a la parte reclamante a suspender temporalmente algunas de las obligaciones que le imponen los Acuerdos con respecto al Miembro afectado (retorsión). Si las partes están en desacuerdo sobre el nivel de retorsión que puede autorizarse, es posible recurrir a un arbitraje para determinar el nivel admisible de suspensión de las obligaciones.

En la mayoría de los casos, el cumplimiento se logra sin necesidad de llegar a esta etapa de las actuaciones. A 31 de diciembre de 2018, solo se había recurrido al arbitraje para determinar el nivel admisible de retorsión en 15 diferencias. Hasta el momento, cada vez que un Miembro ha solicitado una autorización para adoptar medidas de retorsión, el nivel admisible de suspensión de las obligaciones se ha determinado mediante un arbitraje.

En los gráficos 7 y 8 se muestra el número de diferencias en las que se recurrió a un arbitraje sobre el nivel de retorsión (de conformidad con el párrafo 6 del artículo 22 del ESD), de 1995 a 2018:

Gráfico 7: Número de solicitudes de arbitraje para determinar el nivel de suspensión de las obligaciones (párrafo 6 del artículo 22 del ESD)
1º de enero de 1995-31 de diciembre de 2018

Gráfico 8: Número de decisiones arbitrales sobre el nivel de suspensión de las obligaciones (párrafo 6 del artículo 22 del ESD)
1⁰ de enero de 1995-31 de diciembre de 2018

Nota técnica al gráficos 7 and 8

 

volver al principio

Por qué estas cifras no lo dicen todo

En los gráficos anteriores, una diferencia se cuenta como “un” caso, independientemente de su complejidad o de cuántos Miembros participen. El número “DS” asignado a cada diferencia cumple la función de un “documento de identidad” de esa diferencia que esta mantiene a lo largo de su existencia. Por este motivo, es una base simple y fiable para seguir la evolución de las diferencias. Sin embargo, la realidad es más compleja.

  • Es posible que diversos Miembros promuevan juntos una diferencia a través de una única solicitud de celebración de consultas. Por ejemplo, en los gráficos anteriores, la diferencia “CE — Banano”, en la que participaron cinco Miembros en calidad de reclamantes, solo se cuenta como una porque fue iniciada por los cinco reclamantes juntos a través de una única solicitud (todo con el número “DS27”). En este caso, contar “una” sola diferencia sobre la base de su “número DS” no pone de manifiesto el hecho de que cinco Miembros, y no solo uno, han presentado una reclamación sobre el mismo asunto.
  • Cuando una diferencia llega a la etapa de examen por un grupo especial o el Órgano de Apelación, las actuaciones correspondientes a varias diferencias iniciadas por separado pueden llevarse a cabo conjuntamente si más de un Miembro ha iniciado su propia diferencia con respecto al mismo asunto. Por ejemplo, tres Miembros (Australia, el Brasil y Tailandia) iniciaron sendas diferencias con respecto a “CE — Subvenciones a la exportación de azúcar” (DS265, DS266 y DS283 respectivamente) y las tres diferencias fueron examinadas conjuntamente tanto en la etapa del grupo especial como ante el Órgano de Apelación.
  • En cambio, si la diferencia llega a la etapa en la que se solicita retorsión, puede ser necesario llevar a cabo arbitrajes distintos con respecto a reclamantes diferentes en el marco de la misma diferencia, si cada uno de ellos solicita una autorización para adoptar medidas de retorsión (por ejemplo, en la diferencia “CE — Banano”, dos de los cinco reclamantes “conjuntos” solicitaron autorización para suspender obligaciones, lo que dio origen a dos procedimientos de arbitraje distintos, ambos en el marco de la diferencia “DS27”). Una situación un poco más compleja se planteó con respecto a la diferencia “Estados Unidos — Ley de Compensación (Enmienda Byrd)”, en la que seis reclamantes iniciaron una diferencia juntos (DS217) y dos más presentaron, también conjuntamente, una solicitud de celebración de consultas por separado (DS234): ambas diferencias se examinaron juntas en la etapa del grupo especial y de apelación y cada uno de los ocho reclamantes solicitó una autorización para suspender obligaciones, lo que dio lugar, en esa etapa de las actuaciones, a ocho decisiones arbitrales diferentes con respecto al mismo asunto, con dos números DS distintos.
  • El nivel de complejidad e intensidad de las actuaciones también varía considerablemente de un caso a otro. Por ejemplo, en la diferencia “Canadá — Período de protección mediante patente” (DS170), los informes del Grupo Especial y el Órgano de Apelación tienen 30 páginas cada uno aproximadamente y no fue necesario ningún procedimiento ulterior, aparte de la determinación del plazo para que el demandado cumpliera las recomendaciones del OSD. En cambio, en la diferencia “CE y determinados Estados miembros — Grandes aeronaves civiles” (DS316), se llevó a cabo un procedimiento inicial y también un procedimiento sobre el cumplimiento, y los informes del Grupo Especial inicial y del Órgano de Apelación tenían más de 1.000 y 600 páginas, respectivamente.      

A continuación se proporcionan más detalles técnicos sobre las sutilezas que presenta la contabilización de las diferencias.

 

volver al principio

Más cifras (y por qué en materia de solución de diferencias puede resultar complejo establecer cifras)

Establecer una contabilización coherente con respecto a la actividad en la esfera de solución de diferencias de la OMC puede ser una tarea complicada. Esto se debe a que la forma de contar las diferencias depende de que se las considere distintas o vinculadas en diversas etapas del proceso. 

Las diferencias se inician mediante una solicitud de celebración de consultas dirigida a un Miembro (o varios Miembros) cuyas medidas se impugnan. Cada solicitud de celebración de consultas se distribuye con un número “DS” que sirve para identificar la diferencia en todas sus etapas sucesivas. Este número se atribuye cronológicamente al recibirse la solicitud de celebración de consultas. A los efectos de las descripciones y los gráficos anteriores y sin perjuicio de las consecuencias jurídicas que pueda tener el uso de cierta terminología, el término “diferencia” se utiliza para referirse a un asunto identificado con un número “DS” específico. Habitualmente, una diferencia se refiere a un Miembro que presenta una reclamación contra otro Miembro relativa a un asunto específico.

Las cosas se complican un poco más si varios Miembros han presentado una solicitud de celebración de consultas conjunta en un único documento. A los efectos de las cifras anteriores, se cuenta como una sola “diferencia” (porque la solicitud conjunta genera un único procedimiento con un único número “DS”). A la inversa, las reclamaciones presentadas por diversos Miembros en documentos distintos distribuidos con números “DS” distintos se cuentan en los gráficos anteriores como diferencias distintas, aunque se refieran al mismo asunto. El número de grupos especiales establecidos y apelaciones iniciadas que figura en dichos gráficos también se refiere al número de diferencias distintas (cada una de ellas identificada con un número “DS” específico) en las cuales se ha establecido un grupo especial o realizado una apelación.

En etapas posteriores del procedimiento, las diferencias iniciadas por separado (es decir, con números “DS” distintos) pueden acumularse si, de hecho, se refieren al mismo asunto. Puede establecerse un único grupo especial para examinar solicitudes distintas presentadas por diversos Miembros relativas al mismo asunto (de conformidad con el párrafo 1 del artículo 9 del ESD) o pueden nombrarse los mismos integrantes de un grupo especial para actuar en diferencias inicialmente distintas sobre el mismo asunto (de conformidad con el párrafo 3 del artículo 9 del ESD). En la etapa de apelación, los procedimientos pueden acumularse en forma similar, a veces incluso cuando las diferencias no se han acumulado plenamente en la etapa del grupo especial. Como resultado, el número de grupos especiales establecidos puede ser inferior al número total de diferencias (números “DS”) abarcadas por esas actuaciones del grupo especial (es decir, puede establecerse un único grupo especial para entender, por ejemplo, en tres diferencias inicialmente distintas). El número de informes distintos distribuidos como resultado de estos procedimientos acumulados también puede variar, ya que cada reclamante tiene derecho a solicitar que se elabore un informe del grupo especial distinto, incluso cuando un único grupo especial entiende en distintas diferencias reunidas. Todo esto hace que el proceso sea más eficiente (pero que el trabajo estadístico sea un poco más complicado).

Si la diferencia llega a la etapa de la suspensión de obligaciones, el procedimiento puede desagregarse aún más porque cada reclamante que solicite autorización para adoptar medidas de retorsión presentará su propia solicitud, y puede ser necesario llevar a cabo un arbitraje distinto con respecto a los diferentes reclamantes, incluso si iniciaron la diferencia conjuntamente mediante una única solicitud de celebración de consultas.

Para afinar las observaciones sobre algunos de estos matices, puede consultarse una serie más exhaustiva de cifras a través de los enlaces que figuran a continuación.

Obsérvese asimismo que diversos informes también proporcionan información periódica sobre los niveles de actividad en la esfera de solución de diferencias, basándose en el número de distintos procedimientos de un grupo especial, el Órgano de Apelación o de arbitraje que estén en curso. Esto puede dar origen a cómputos algo diferentes del cálculo basado únicamente en el número “DS” de las diferencias, en los casos en que dos o más diferencias sobre el mismo asunto son examinadas conjuntamente por grupos especiales o el Órgano de Apelación, como se describió anteriormente. Véase a continuación la sección sobre la actividad en curso en la esfera de solución de diferencias.

 

volver al principio

Niveles de actividad en la esfera de la solución de diferencias

Número total de informes distribuidos

Entre 1995 y el final de 2018, se distribuyeron más de 400 informes de grupos especiales, informes del Órgano de Apelación y laudos o decisiones arbitrales emitidos para dar solución a las 573 diferencias sometidas al OSD por los Miembros de la OMC.

En el mismo período, el Órgano de Solución de Diferencias, que supervisa la actividad en la esfera de solución de diferencias de la OMC, se reunió más de 400 veces.

Cuadro 1: Número total de informes de solución de diferencias
1º de enero de 1995-31 de diciembre de 2018

Tipo de informe Número de informes
(por asunto específico)
Número de diferencias abarcadas
(por número “DS”)
Informes de grupos especiales iniciales adoptados 184 230
Informes iniciales del Órgano de Apelación adoptados 115 156
Informes de grupos especiales sobre el cumplimiento adoptados 33 35
Informes del Órgano de Apelación en materia de cumplimiento adoptados 23 25
Laudos arbitrales sobre el plazo prudencial (párrafo 3 c) del artículo 21 del ESD) 37 52
Decisiones arbitrales sobre el nivel de retorsión (párrafo 6 del artículo 22 del ESD) 21 15
Total 413  
volver al principio

Evolución del nivel de actividad

En la práctica, cada diferencia progresa a un ritmo distinto, de manera que, en cualquier momento dado, habrá diferencias que atraviesen etapas diferentes del proceso de solución. Por tanto, el nivel global de actividad en la esfera de solución de diferencias varía en función de cuántas diferencias estén “activas” en un período determinado.

En el gráfico 9 se muestra cuántos procedimientos de grupos especiales, de apelación y de arbitraje había en curso al mes, por término medio, cada año, desde 1995 hasta 2018. A los efectos de este gráfico, los procedimientos se cuentan como un solo caso cuando se refieren al mismo asunto, independientemente de su complejidad o de cuántos reclamantes participen. Esto da una indicación cuantitativa del número de cuestiones distintas que son objeto de un procedimiento de solución de diferencias “activo” (entendiéndose como tal un procedimiento de grupo especial, de apelación o de arbitraje en curso), pero no tiene por objeto reflejar la complejidad relativa de los diferentes procedimientos.

Gráfico 9: Promedio anual de procedimientos activos por mes
1995-2018

Nota técnica al gráfico 9

Cuando diversos Miembros han presentado reclamaciones distintas (con números “DS” distintos) sobre el mismo asunto, estas se cuentan como un único “procedimiento activo” a los efectos de este gráfico. La intención es que se pueda identificar el número de cuestiones distintas que se están examinando en un mes determinado. Por ejemplo, en el año 2017, las actuaciones del Grupo Especial sustanciadas con respecto a “Australia — Empaquetado genérico del tabaco” (DS441, DS467, DS434 y DS458) se cuentan como un único “procedimiento activo”, a pesar de que cada uno de los reclamantes inició una diferencia mediante una solicitud de celebración de consultas distinta (cada una de ellas con un número DS distinto).

Con respecto a los niveles de actividad en la esfera de solución de diferencias, véase también

Compartir


  

Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.