DIRECTORA GENERAL NGOZI OKONJO-IWEALA

Diapositivas

Más información

  

Al término de la reunión organizada por la OMC titulada “COVID-19 y equidad vacunal: ¿qué puede aportar la OMC?”, la Directora General dijo que las declaraciones de los Ministros gubernamentales, los fabricantes de vacunas, los representantes de la sociedad civil y los líderes de organizaciones internacionales habían identificado problemas y señalado posibles soluciones.  

“Se trata de un problema de bienes comunes de la humanidad, y tenemos que solucionarlo juntos”, dijo.

Manifestó la esperanza de que la reunión, en la que intervinieron aproximadamente 50 oradores, sirviera de base para un diálogo continuo encaminado a obtener resultados repecto del aumento de los volúmenes de producción de vacunas a corto plazo y de las inversiones a largo plazo en la producción de vacunas, y a mejorar la contribución del sistema de comercio a la preparación para pandemias.

El debate ha arrojado luz sobre la complejidad del reto que supone aumentar la oferta de vacunas, dijo la Directora General Okonjo-Iweala.

El gran número de preocupaciones relacionadas con el comercio expresadas durante la reunión, desde la importancia del comercio transfronterizo abierto para el acceso a las materias primas y los insumos de vacunas hasta las diferencias sobre la función de la protección de la propiedad intelectual indican “que la OMC debe desempeñar un papel central en la respuesta a esta crisis”, dijo. “Esto es algo que está bajo el control de los Miembros”.

La Directora General dijo que esperaba que las ideas planteadas durante la reunión “contribuyan a que se llegue a una convergencia en el Consejo de los ADPIC sobre el logro de resultados significativos que contribuyan a los objetivos que compartimos.”

Al identificar las medidas de seguimiento concretas que emergieron del debate, dijo que los Miembros de la OMC podrían seguir reduciendo las restricciones a la exportación y los obstáculos relacionados con la cadena de suministro y trabajar para facilitar la logística y los procedimientos aduaneros. Los fabricantes de vacunas, por su parte, podrían trabajar para mejorar la capacidad de producción existente, cuando exista, proporcionando conocimientos tecnicoprácticos y transferencia de tecnología, y tomar medidas para realizar inversiones a más largo plazo. Destacó la importancia de aumentar la transparencia de los contratos. Las organizaciones internacionales y las instituciones financieras, además de prestar apoyo financiero para la capacidad existente y nueva, podrían prestar apoyo para la capacidad en cuestiones de reglamentación relativas a las vacunas, los tratamientos y los medios de diagnóstico.

“Espero que parte de lo que obtengamos hoy sea no solo una acción concreta para aumentar la capacidad [de producción de vacunas], sino también los elementos de un marco sobre comercio y salud que podemos confeccionar en la OMC y someter a los Ministros en la Duodécima Conferencia Ministerial en diciembre”, dijo. “Desearía que ese marco establezca una preparación relacionada con el comercio para hacer frente a esta pandemia, y a la próxima.”

Sus observaciones finales se pueden consultar aquí.

Compartir

Compartir


Fotos
Galería de fotos Ver diapositivas
DG

Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.