Cuestiones abarcadas por los Comités y Acuerdos de la OMC

NEGOCIACIONES SOBRE LA AGRICULTURA: INFORMACIÓN GENERAL

Preocupaciones “no comerciales”: la agricultura puede tener muchos fines

El Acuerdo sobre la Agricultura proporciona un amplio margen a los gobiernos para que se ocupen de preocupaciones “no comerciales” importantes, tales como la seguridad alimentaria, el medio ambiente, el ajuste estructural, el desarrollo rural, la mitigación de la pobreza, etc. El artículo 20 establece que en las negociaciones deberán tenerse en cuenta las preocupaciones no comerciales.

ACTUALIZACIÓN DE 1 DE DICIEMBRE DE 2004

Haga clic en + para abrir un elemento.

 

En el presente documento informativo se explican las cuestiones relativas a la agricultura planteadas en las actuales negociaciones y con anterioridad a las mismas. Este documento ha sido preparado por la División de Información y Relaciones con los Medios de Comunicación de la Secretaría de la OMC para ayudar al público a comprender las negociaciones sobre la agricultura. No se trata de un informe oficial de las negociaciones.

volver al principio

Primera etapa

Varios países han realizado estudios para respaldar sus argumentos, estudios que también han sido objeto de debate — en concreto, 38 países presentaron una nota para la reunión de septiembre de 2000 en la que se incluían los documentos que habían preparado para una conferencia sobre las preocupaciones no comerciales. Otros países reconocieron que todo el mundo tiene preocupaciones no comerciales e instaron a que se presentaran propuestas con medidas específicas, a fin de que las negociaciones pudieran avanzar para determinar si las medidas con efectos de distorsión del comercio están realmente justificadas.

La mayoría de los países acepta que la agricultura no sirve solamente para producir alimentos y fibra, sino que tiene además otras funciones, incluidos esos objetivos no comerciales. La cuestión debatida en la OMC es si las subvenciones con efectos de “distorsión del comercio” o las subvenciones no incluidas en el “compartimento verde” son necesarias para que la agricultura pueda cumplir sus múltiples funciones.

Algunos países dicen que todos los objetivos pueden y deben lograrse más eficazmente con subvenciones del “compartimento verde”, directamente orientadas a esos objetivos y que por definición no distorsionan el comercio. Cabe citar como ejemplos la constitución de existencias con fines de seguridad alimentaria, los pagos directos a los productores, la asistencia para el reajuste estructural, los programas de red de seguridad, los programas ambientales y los programas de asistencia regional que no estimulan la producción agrícola ni afectan a los precios. Según esos países, corresponde a los defensores de las preocupaciones no comerciales demostrar que las disposiciones existentes, que fueron objeto de largas negociaciones en la Ronda Uruguay, son insuficientes para tratar esas preocupaciones de una forma específica que no distorsione el comercio.

Otros países opinan que las preocupaciones no comerciales están estrechamente vinculadas a la producción. Consideran que a esos efectos se necesitan las subvenciones basadas en la producción o relacionadas con ella. Dicen por ejemplo, que para prevenir la erosión del suelo hay que promover el cultivo de arrozales.

Algunos países como el Japón, la República de Corea y Noruega hacen mucho hincapié en la necesidad de abordar la diversidad de la agricultura en el marco de las preocupaciones no comerciales. La Unión Europea dice en su propuesta que las preocupaciones no comerciales deben estar bien definidas (por ejemplo, asegurar la protección del medio ambiente a través de programas de protección del medio ambiente), ser transparentes y entrañar efectos mínimos de distorsión del comercio.

Numerosos países en desarrollo exportadores consideran que las propuestas encaminadas a abordar las preocupaciones no comerciales al margen del “compartimento verde” de ayudas internas sin efectos de distorsión equivalen a una forma de trato especial y diferenciado en favor de los países ricos. Varios sostienen incluso que cualquier actividad económica — industria, servicios, etc. — tiene sus propias preocupaciones no comerciales y, por tanto, si la OMC trata esta cuestión, lo ha de hacer en todas las esferas de las negociaciones, no sólo en la agricultura. Otros dicen que la agricultura es un sector especial.

Propuestas presentadas en la primera etapa con las posiciones en las que se ponen de relieve las preocupaciones no comerciales

Comunicaciones presentadas en la primera etapa para el examen de las preocupaciones no comerciales

  • 38 países: preocupaciones no comerciales (documentos para la conferencia) G/AG/NG/W/36/Rev.1
  • Argentina: comunicación técnica sobre las preocupaciones no comerciales G/AG/NG/W/88
  • Croacia: comunicación G/AG/NG/W/141

 

volver al principio

Seguridad alimentaria: segunda etapa

(Véase también países en desarrollo y países importadores netos de productos alimenticios)

El extenso debate celebrado pone de manifiesto la importancia que todos los países conceden a la seguridad alimentaria, en especial para los países en desarrollo. Las opiniones difieren en cuanto a la forma de atender a esta cuestión. Entre las ideas examinadas cabe mencionar las siguientes:

¿Es necesario proteger la producción nacional para garantizar la seguridad alimentaria? Casi todos los países estiman que es más eficaz optar por una combinación de medios, aunque la importancia que prestan a los distintos métodos varía mucho de unos a otros. Estos medios son, en concreto, el comercio (las importaciones y las exportaciones para financiar las importaciones); el almacenamiento de existencias; y la producción nacional (que puede requerir algún tipo de ayuda y protección en los países en desarrollo).

Los países discrepan en cuanto a si debe primar la liberalización y la orientación de mercado, dado que las distorsiones ponen en peligro la seguridad alimentaria (punto de vista de los países partidarios de una liberalización sustancial); si las deficiencias del mercado y circunstancias particulares como un clima adverso exigen que se preste más importancia a la intervención (punto de vista de los países en desarrollo importadores y de algunos países desarrollados partidarios del mantenimiento de la protección y de la ayuda); o si es preferible adoptar un enfoque gradual para la liberalización (punto de vista de algunos países europeos).

Algunos países en desarrollo aducen que tienen que intervenir porque les parece poco probable que los países desarrollados dejen de distorsionar los mercados mediante subvenciones y medidas de protección, porque hay ocasiones en que no disponen de divisas y porque deben prestar apoyo a la agricultura de subsistencia de pequeña escala.

Algunos países hacen una distinción entre medidas a corto y a largo plazo y entre problemas distintos. Una de las opiniones expresadas es que la mejor solución a los problemas a corto plazo que tienen los países en desarrollo para obtener alimentos es una ayuda alimentaria bien orientada. La solución a largo plazo consiste en aumentar los ingresos y la mejor forma de lograrlo es, en parte, la liberalización. No obstante, una dependencia absoluta de las fuerzas del mercado puede conducir a la especialización de las distintas regiones, lo que acrecentaría el riesgo de escasez aguda cuando las condiciones climáticas y de otro tipo sean desfavorables en esas regiones, por lo que el mejor enfoque es el de una liberalización progresiva, acompañada del seguimiento de sus efectos.

Otros países están de acuerdo en que el aumento de los ingresos es la solución a largo plazo para garantizar la seguridad alimentaria. Ahora bien, indican que a corto plazo hay que aplicar la Decisión Ministerial de Marrakech sobre los países en desarrollo importadores netos de productos alimenticios y los países menos adelantados, junto con la ayuda alimentaria y otras medidas de urgencia.

Constitución de existencias internacionales y de un fondo rotatorio: Algunos países proponen la constitución de una reserva estratégica internacional. Varios países en desarrollo han propuesto un fondo rotatorio de seguridad para que los países en desarrollo y los países menos adelantados importadores netos de alimentos puedan obtener créditos para comprar alimentos en períodos de escasez. Los países en desarrollo preocupados por la seguridad alimentaria apoyan la propuesta de constituir una reserva estratégica internacional. Algunos países cuestionan la necesidad de un fondo más y consideran preferibles los programas existentes del Banco Mundial y del FMI.

Documentos formales o documentos no oficiales presentados en la segunda etapa por: el Japón, los Estados Unidos y 12 países en desarrollo (Cuba, El Salvador, Honduras, Kenya, Nicaragua, Nigeria, el Pakistán, el Perú, la República Dominicana, Sri Lanka, Venezuela y Zimbabwe)

 

volver al principio

Medio ambiente: segunda etapa

Entre los temas abarcados por el debate figura el siguiente: si la mejor forma de abordar las preocupaciones ambientales es mediante una liberalización global y medidas de ayuda del compartimento verde “específicas, transparentes y con efectos mínimos o nulos de distorsión del comercio”, o si el sector de la agricultura es especial, es decir, si se necesita una ayuda vinculada de manera más directa a la producción, en particular en esferas en que la producción agropecuaria tiene un bajo potencial, porque esta producción se necesita por motivos ambientales.

Documentos formales o documentos no oficiales presentados en la segunda etapa por: el Grupo de Cairns, el Japón y Noruega

 

volver al principio

Preparación de las “modalidades”

En la etapa de “modalidades” las preocupaciones no comerciales no constituyen un punto de debate independiente, sino que se tienen en cuenta en las deliberaciones en torno a cada uno de los tres “pilares”: subvenciones a la exportación y competencia de las exportaciones, acceso a los mercados y ayuda interna. Los países a favor de su inclusión subrayaron reiteradamente que se trata de una cuestión importante para ellos.

 

Anteproyecto de “modalidades” revisado volver al principio

Tampoco en este documento se aborda la cuestión de forma independiente, pero está presente en varios epígrafes del proyecto.

 

Los proyectos de marco volver al principio

(véase Propuestas “marco” de Cancún)

La propuesta del Japón pide flexibilidad en la mejora del acceso a los mercados cuando los productos son sensibles y guardan estrecha relación con las preocupaciones no comerciales. Los proyectos Pérez del Castillo y Derbez recogen el enfoque del proyecto Estados Unidos — Unión Europea de que determinadas preocupaciones no comerciales se tratarían en el marco de “ulteriores trabajos” que han de llevarse a cabo.

  

volver al principio

El marco adoptado en agosto de 2004: preocupaciones “no comerciales”

En la parte introductoria del marco se confirma que se tomarán en cuenta las preocupaciones no comerciales.

 

ir a la página anterior    ir a la página siguiente


¿Quiere descargar e imprimir esta información general?
> Clic aquí