Cuestiones abarcadas por los Comités y Acuerdos de la OMC

NEGOCIACIONES SOBRE LA AGRICULTURA: INFORMACIÓN GENERAL

Estancamiento en Cancún: septiembre de 2003

ACTUALIZACIÓN DE 1 DE DICIEMBRE DE 2004

Haga clic en + para abrir un elemento.

 

En el presente documento informativo se explican las cuestiones relativas a la agricultura planteadas en las actuales negociaciones y con anterioridad a las mismas. Este documento ha sido preparado por la División de Información y Relaciones con los Medios de Comunicación de la Secretaría de la OMC para ayudar al público a comprender las negociaciones sobre la agricultura. No se trata de un informe oficial de las negociaciones.

volver al principio

Preparativos para Cancún 

Durante los preparativos en Ginebra de la Conferencia Ministerial celebrada en Cancún del 11 al 14 de de septiembre de 2003 se abordó la agricultura junto con las demás cuestiones del Programa de Doha en reuniones y consultas del Consejo General y de otros órganos. Algunas de ellas fueron informales; algunas se celebraron fuera de la OMC, como por ejemplo las “miniministeriales” no oficiales que diversos países acogieron por iniciativa propia y en las que participaron grupos de aproximadamente 30 ministros.

Súbitamente, y por primera vez, los Miembros comenzaron a apartarse de sus firmes posiciones iniciales, para buscar algún terreno intermedio. Algunos pasos fueron lo suficientemente importantes como para constituir verdaderos compromisos entre posiciones significativamente diferentes, pero no lo bastante como para satisfacer a todos los Miembros. Las grandes brechas se redujeron, pero el consenso siguió siendo difícil de alcanzar. El primer intento de los Miembros por alcanzar un compromiso fue el de la Unión Europea y los Estados Unidos, que negociaron un “texto conjunto”. Ello fue posible gracias en parte a que la UE completó sus debates internos acerca de la reforma de su política agrícola. En una miniministerial celebrada en julio en Montreal, otros Miembros de la OMC también exhortaron a las dos principales potencias económicas a que dieran muestras de liderazgo.

Los Estados Unidos y la Unión Europea optaron por trabajar sobre un marco de cuestiones clave, y no sobre las “modalidades” completas. Este tenía la ventaja de que se centraba en un número menor de cuestiones importantes, que serían más fáciles de tratar por los Ministros en los pocos días que duraría la Conferencia de Cancún. El proyecto de compromiso se distribuyó el 13 de agosto como documento no oficial de carácter reservado (con la signatura JOB(03)/157). Aun en su condición de “marco”, el proyecto tenía varias lagunas. Los Estados Unidos y la UE evitaron deliberadamente la inclusión de cifras, tales como porcentajes o coeficientes para las reducciones arancelarias. Dejaron también abierta la cuestión del trato especial para los países en desarrollo, diciendo que no disponían de tiempo suficiente y que en cualquier caso sería más apropiado que los países en desarrollo hiciesen sus propias propuestas.

En pocos días, varios grupos de Miembros distribuyeron seis alternativas. Si bien decían que estaban disconformes con algunas partes del proyecto de los Estados Unidos y la Unión Europea, todos seguían la estructura “marco”. De esas alternativas, el proyecto que recibió mayor atención era el presentado por un grupo de unos 20 países en desarrollo — el “G-20” (documento JOB(03)/162, que se volvió a distribuir posteriormente sin carácter reservado como documento de la Conferencia Ministerial con la signatura WT/MIN(03)/W/6 y sus posteriores adiciones). Este documento también podía considerarse como una especie de compromiso entre los Miembros con vocación exportadora, como el Brasil y la Argentina, y los que tienden a ser más defensivos, como la India. Otros proyectos fueron presentados por: cuatro países centroamericanos; el Japón; un grupo de Europa y Asia Oriental que incluía a Suiza y a la República de Corea; Noruega; y Kenya (véase Propuestas “marco” de Cancún). La mayoría de esos documentos abarcan todas las partes del marco. Unos pocos se concentran más en aspectos concretos, como por ejemplo el de Kenya sobre el trato especial para los países en desarrollo.

Las observaciones formuladas sobre esos proyectos de “marco” dieron lugar a un anexo, también con la misma estructura, del proyecto de Texto Ministerial presentado a la Conferencia de Cancún por el Presidente del Consejo General, Carlos Pérez del Castillo (el texto “Pérez del Castillo”) — quien lo presentó bajo su propia responsabilidad ya que no hubo consenso ni sobre ese ni sobre cualquier otro proyecto.

volver al principio

Punto muerto en la Conferencia Ministerial 

La celebración de nuevos debates en Cancún — coordinados por el Ministro de Comercio e Industria de Singapur, Sr. George Yeo Yong-Bon — y cinco documentos más en los que mayormente se hacían observaciones con respecto a determinadas partes del proyecto Pérez del Castillo dieron lugar a un anexo revisado en el nuevo proyecto de Texto Ministerial compilado por el Presidente de la Conferencia, el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Sr. Luis Ernesto Derbez, y distribuido el 13 de septiembre (el “texto Derbez”).

El nuevo proyecto seguía planteando problemas a algunos Miembros, pero debido al estancamiento que se produjo en relación con los cuatro temas de Singapur (inversiones, política de competencia, transparencia de la contratación pública y facilitación del comercio), no se celebraron negociaciones detalladas sobre ese texto antes de finalizar la reunión (para más detalles véase: la Conferencia Ministerial de Cancún).

Las consultas celebradas en Ginebra y en distintas partes del mundo después de Cancún confirmaron el deseo de los Miembros de basarse en la labor realizada antes de la Conferencia Ministerial y durante la misma, utilizando el texto Derbez. A comienzos de 2004, el enfoque que se prefería parecía ser el de tratar primero los “marcos”, y completar luego las “modalidades”.

Durante seis meses, desde la Conferencia Ministerial de Cancún, celebrada en septiembre de 2003, hasta marzo de 2004, no hubo reuniones de negociación del Comité de Agricultura en Sesión Extraordinaria, ni tampoco negociaciones sobre todos los demás temas. (Oficialmente, se interrumpieron temporalmente, pero no se suspendieron, ya que los debates sobre esos temas continuaron en otros foros). Durante ese período, los Jefes de las Delegación en Ginebra y los Ministros y representantes en distintas partes del mundo debatieron acerca de la manera de proceder con el Programa de Doha para el Desarrollo. Naturalmente, la agricultura también fue objeto de discusión. En el mismo período, el Presidente Stuart Harbinson anunció su deseo de no volver a ser designado. Oficialmente, el mandato de todos los Presidentes de las negociaciones debía revisarse o renovarse en Cancún, y desde el año 2002 el Sr. Harbinson ejercía también las funciones de Jefe del Gabinete del Director General de la OMC.

 

ir a la página anterior    ir a la página siguiente


¿Quiere descargar e imprimir esta información general?
> Clic aquí