MUJERES Y EL COMERCIO

Diapositivas

Más información

  

Los miembros de la OMC y los representantes de la Secretaría y del ámbito empresarial y académico que participaron en la jornada manifestaron sus puntos de vista y se dialogó acerca del papel del comercio y de la OMC en el empoderamiento económico de las mujeres, la Declaración de Buenos Aires sobre las mujeres y el comercio, y la labor de la OMC en esta cuestión, como institución y como empleador.

En su alocución inaugural, el Director General Roberto Azevêdo subrayó que pueden desempeñar el papel que el comercio y la OMC, así como el trabajo todavía pendiente para superar desafíos tales como las leyes discriminatorias, las condiciones de trabajo desfavorables y la falta de acceso al conocimiento y a la adquisición de aptitudes, que pueden entorpecer la participación plena de las mujeres en el comercio.

"Eliminar estos obstáculos tendría importantes efectos positivos en el empoderamiento económico de las mujeres, así como en el crecimiento económico y el desarrollo social en su conjunto", declaró el Director General.

"De modo que la siguiente pregunta que debemos plantearnos es: ¿Qué podemos hacer para que las cosas cambien? Al comercio le corresponde, sin lugar a dudas, un papel en ello: Puede ayudar a que se creen oportunidades de empleo y se ofrezcan mejores salarios, a promover la formación y la adquisición de competencias, y a aumentar la independencia financiera. Pero las ventajas del comercio no resolverán estos problemas de manera automática. Es necesario tomar medidas desde perspectivas muy diversas para garantizar que somos más inclusivos".

"Para orientarnos en esta labor, hemos lanzado el Plan de Acción sobre Comercio y Género; disponemos ahora de la página Web 'Las mujeres y el comercio', que habrá de constituir la primera fuente de información en lo relacionado con la labor de la OMC sobre esta cuestión. Asismismo, estamos colaborando con el Banco Mundial para generar nuevos datos y fomentar una mejor comprensión de la relación entre el comercio y el género." "Por supuesto, esta labor se está llevando a cabo, en parte, en el marco de la Declaración de Buenos Aires sobre las mujeres y el comercio", añadió, refiriéndose a la declaración firmada por más de 100 miembros y observadores de la OMC con ocasión de la Undécima Conferencia Ministerial, que aspira a romper las barreras de género y promover el empoderamiento económico de las mujeres.

La versión completa del discurso del Director General Roberto Acevedo está disponible aquí.

El Embajador Harald Aspelund (Islandia), cuyo país presentó la declaración, junto con Sierra Leona y el Centro de Comercio Internacional, afirmó que con la declaración se aspira a comprender mejor la brecha de género en el comercio. Según el Embajador, los objetivos de la iniciativa incluyen ofrecer una orientación práctica sobre la cuestión y establecer una plataforma para un programa de comercio inclusivo. La primera actividad programada consistirá en un seminario de análisis sobre comercio y género organizado por el Canadá, que tendrá lugar el 16 de marzo en la OMC.

El Embajador Junichi Ihara (Japón), Presidente del Consejo General de la OMC, por su parte, declaró que aprovechar el potencial del comercio electrónico, de la tecnología de las finanzas y de la facilitación del comercio favorecería el acceso de las mujeres a los mercados extranjeros, incluso para aquellas procedentes de zonas rurales o al frente de empresas incipientes. Añadió que el empoderamiento de las mujeres contribuyó de manera significativa a combatir la disminución de la fuerza laboral en Japón.

El Embajador Syed Tauqir Shah (Pakistán) afirmó que el empoderamiento de las mujeres era un factor clave en los diálogos para el fomento del comercio electrónico y de las micro, pequeñas y medianas empresas. Subrayó también el gran papel que puede desempeñar la OMC a la hora de contribuir en la esfera de los servicios, la mayor fuente de empleo para las mujeres. Según el Embajador, se necesitará recopilar más información y más datos desagregados por género para comprender mejor el problema en cuestión.

"Debemos reconocer que el trabajo y los mercados no son entornos que estén totalmente abiertos a las mujeres", declaró el Embajador Shah. "Nos damos cuenta de las enormes oportunidades económicas que no estamos aprovechando al no permitir que las mujeres participen en ellos plenamente".

El Embajador Christopher Onyanga Aparr (Uganda), el Embajador Negash Kebret Botora (Etiopía) y Margaret Mary Lungu Kaemba, Representante Permanente Adjunta (Zambia) compartieron experiencias a escala nacional y regional sobre el empoderamientos económico de las mujeres, así como iniciativas para abordar esta cuestión. Estos países, junto con Islandia, el Japón y el Pakistán son algunos de los miembros y observadores de la OMC que han suscrito la Declaración de Buenos Aires.

Los representantes del sector privado, por su parte, hicieron hincapié en la dimensión ética del empoderamiento de las mujeres, más allá de los posibles beneficios del incremento de su participación en el comercio.

"Consideramos que hay que empoderar a las mujeres, desde la cadena de suministro hasta nuestras actividades comerciales, porque tenemos que actuar de manera acorde a nuestros principios", declaró Mónica Galeote, Asesora Senior de Políticas de IKEA Group. "La igualdad de género es una cuestión central de los derechos humanos", añadió.

En la misma línea, Saadia Zahidi, Miembro del Comité Ejecutivo del Foro Económico Mundial, declaró: "Debemos mantenernos firmes en cuanto a los valores que promueven esta causa: la igualdad por la igualdad".

La sesión de clausura de la jornada se centró en la labor de la OMC, como institución y como empleador.

Roberta Piermartini, Jefa de sección de la División de Estudios Económicos y Estadística de la OMC, reiteró la existencia de una colaboración con el Banco Mundial para recopilar información sobre los costos comerciales y cómo estos afectan a las mujeres y a los más desfavorecidos. También se está empezando a analizar qué aranceles aduaneros tienen que afrontar las mujeres a la hora de exportar estudiando los sectores que en gran medida emplean en particular mujeres.
Anoush der Boghossian, Coordinadora para las Cuestiones de Comercio y Género de la División de Desarrollo, detalló las actividades programadas en el marco del Plan de Acción de la Organización para el período 2017-2019, entre las que figuran la recopilación de más datos sobre el tema, la utilización de los procesos de vigilancia del comercio existentes en la OMC y el desarrollo de programas de formación.

Varios ponentes también mencionaron proyectos de asistencia técnica y de creación de capacidad que habían ayudado a incrementar la participación de las mujeres en el comercio. Annette Ssemuwemba, Directora Ejecutiva Adjunta del Marco Integrado mejorado (MIM), y Simón Padilla, Economista del Fondo para la Aplicación de Normas y el Fomento del Comercio (STDF), declararon que las necesidades de las mujeres deberían tenerse en cuenta a la hora de formular tales proyectos.

Por su parte, el Director de Recursos Humanos de la OMC, Christian Dahoui, informó sobre las iniciativas que se estaban emprendiendo para mejorar la igualdad de género en el seno de la Secretaría de la OMC.

Compartir


Compartir


Fotos
Photo gallery Ver diapositivas

Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.