175pxls.gif (835 bytes)
Cuestiones abarcadas por los Comités y Acuerdos de la OMC

FACILITACIÓN DEL COMERCIO: RESEÑA
Labor realizada en 2001 en la esfera de la facilitación del comercio

En 2001 también se prosiguieron los trabajos exploratorios y analíticos del Consejo del Comercio de Mercancías.

175pxls.gif (835 bytes)
Véase asimismo:

Labor realizada en el primer semestre de 2002 en la esfera de la facilitación del comercio

> Labor realizada en 2001 en la esfera de la facilitación del comercio
La facilitación del comercio en la labor preparatoria de la Conferencia Ministerial de Doha, (2001)

Labor realizada en 2000 en la esfera de la facilitación del comercio

Labor realizada de mediados de 1998 a finales de 1999
La facilitación del comercio en los trabajos preparatorios de la Conferencia Ministerial de Seattle, (1999)

Labor realizada en la OMC hasta mediados de 1998


En las dos reuniones informales celebradas en febrero y mayo, las delegaciones examinaron un total de cuatro documentos sobre la experiencia nacional presentados por la República Checa (G/C/W/247), Guatemala (G/C/W/248), Australia (G/C/W/263) y Costa Rica (G/C/W/265). Algunas delegaciones establecieron relaciones entre las experiencias nacionales y los principios de la OMC. En su opinión, las experiencias descritas en esos documentos ponían de manifiesto que los problemas a que hacen frente los comerciantes son idénticos en prácticamente todos los países, independientemente del nivel de desarrollo. Análogamente, las políticas de facilitación de comercio aplicadas por los gobiernos de todo el mundo se basan fundamentalmente en los mismos principios de simplificación, previsibilidad, transparencia, no discriminación y celebración de consultas. Esos principios ya existían en el GATT de 1994 pero se debía profundizar en ellos a fin de abordar los problemas relacionados con las aduanas y el paso de fronteras de una forma eficiente y coherente. Otras delegaciones manifestaron cautela a la hora de ampliar el marco jurídico de la OMC para dar cabida a las normas en materia de facilitación del comercio.

En la reunión de febrero, los Miembros pidieron además a la Secretaría que organizara un Taller sobre asistencia técnica y creación de capacidad para la facilitación del comercio. El objetivo del taller era proporcionar un foro para intercambiar opiniones entre todas las partes interesadas -donantes, beneficiarios, organizaciones internacionales y representantes del sector privado-, sobre la función de la asistencia técnica y la creación de capacidad en la facilitación del comercio.

El taller se celebró los días 10 y 11 de mayo. En las cuatro sesiones celebradas, 24 oradores compartieron sus experiencias en la prestación de asistencia técnica, hicieron balance de los programas anteriores, así como de los actualmente en curso, analizaron las necesidades de los beneficiarios y evaluaron los conocimientos especializados de los distintos proveedores de asistencia técnica. (Ver el programa detallado y descargar las distintas exposiciones). Entre los ponentes había representantes de organizaciones intergubernamentales (FMI, Banco Interamericano de Desarrollo, UNCTAD, Banco Mundial y Organización Mundial de Aduanas), donantes (Canadá, Comunidades Europeas, Estados Unidos, Japón y Países Bajos) y Miembros beneficiarios (Bangladesh, Bolivia, Costa Rica, Filipinas, Jordania, Senegal y Turquía), así como representantes del sector privado (CrossStreet Trade, Gateway Services Ltd, CCI, IECC y NTT Communications Corporation).

Sobre la base de las conclusiones a que llegaron los oradores y los ponentes a lo largo del taller, las delegaciones destacaron la importancia de la asistencia técnica y la creación de capacidad para la facilitación del comercio e identificaron los siguientes elementos, que consideraron fundamentales para el funcionamiento satisfactorio de los programas de asistencia técnica relacionada con la facilitación del comercio:

  • la voluntad política de los gobiernos de realizar reformas encaminadas a la facilitación del comercio;
     
  • la coordinación y la cooperación entre los proveedores de asistencia técnica;
     
  • la transparencia de los programas de reforma, así como del sistema jurídico;
     
  • la participación de todos los interesados (gobiernos, comunidad empresarial, aduanas,  ...) en la aplicación de las medidas de facilitación del comercio;
     
  • la adecuación de los programas de facilitación del comercio a las necesidades concretas de los beneficiarios; y
     
  • el uso de puntos de referencia convenidos en su aplicación.

Las delegaciones también destacaron la necesidad de que la asistencia técnica sea sostenible y compatible con los esfuerzos de reforma desplegados en el plano nacional.

Al irse aproximando la Cuarta Conferencia Ministerial, prevista en noviembre de 2001, el trabajo de la Secretaría se centró cada vez más en el proceso preparatorio de la Conferencia de Doha.

  

La facilitación del comercio en la labor preparatoria de la Conferencia Ministerial de Doha volver al principio

Se propuso que el programa de una nueva ronda de negociaciones comerciales multilaterales comprendiera entre los “nuevos temas” el de la facilitación del comercio. Muchas delegaciones estimaron que el tema se prestaba ya para ser negociado en la OMC. Sostuvieron que, después de más de cuatro años de explorar y analizar las posibilidades de establecer normas de la OMC a tal respecto, había llegado el momento de pasar a una nueva etapa y de iniciar la fase de la negociación.

Un grupo de miembros partidarios de la negociación de normas de facilitación del comercio propusieron un enfoque en dos planos, centrado en compromisos sobre los procedimientos en frontera y relacionados con ésta tendentes a agilizar el movimiento, el despacho de aduana y la puesta en circulación de las mercancías. Se sugirió adoptar normas fundamentadas en actuales disposiciones de la OMC, en particular los artículos V (libertad de tránsito), VIII (derechos y formalidades referentes a la importación y a la exportación) y X (publicación y aplicación de los reglamentos comerciales) del GATT, y en principios como la transparencia, las debidas garantías de procedimiento, la simplificación, la eficiencia y la no discriminación. Entre los ejemplos de lo que podrían abarcar esas normas dados por los proponentes cabe citar la simplificación o la reducción al mínimo de los requisitos en materia de datos y documentación, la agilización de la entrada y el intercambio de datos (transmisiones electrónicas por ejemplo) y el uso de normas internacionales de ser éstas oportunas y factibles. En cuanto al segundo plano, la propuesta preveía la preparación y aplicación de un programa amplio de asistencia técnica en paralelo con las negociaciones, asistencia que entrañaría la cooperación y coordinación entre donantes y receptores e incluiría tanto la evaluación de las necesidades como la supervisión y el seguimiento a largo plazo.

Por otra parte, había muchos países en desarrollo Miembros que, si bien apoyaban los objetivos de la facilitación del comercio, de momento no deseaban asumir nuevos compromisos jurídicos en la OMC pues temían que la adopción de normas adicionales superara su capacidad de aplicación y los expusiera a ser objeto de procedimientos de solución de diferencias. Algunas delegaciones indicaron además que preferían que la labor de facilitación del comercio se llevara a cabo en los planos nacional, bilateral o regional.

A fin de atender estas preocupaciones y llegar a una mejor comprensión de las posiciones respectivas hubo una serie de consultas informales en junio, julio y octubre de 2001. En estas consultas se puso de manifiesto que pese a haber una mayor convergencia todavía subsistían ciertas divergencias de opinión.

Después de intensos y acalorados debates, y de varios proyectos de texto sobre un nuevo mandato en materia de facilitación del comercio, los Ministros reunidos en Doha convinieron finalmente en lo siguiente:

“Reconociendo los argumentos en favor de agilizar aún más el movimiento, el despacho de aduana y la puesta en circulación de mercancías, incluidas las mercancías en tránsito, y la necesidad de potenciar la asistencia técnica y la creación de capacidad en esta esfera, convenimos en que después del quinto período de sesiones de la Conferencia Ministerial se celebrarán negociaciones sobre la base de una decisión que se ha de adoptar, por consenso explícito, en ese período de sesiones respecto de las modalidades de las negociaciones. En el período que transcurra hasta el quinto período de sesiones, el Consejo del Comercio de Mercancías examinará y, según proceda, aclarará y mejorará los aspectos pertinentes de los artículos V, VIII y X del GATT de 1994 e identificará las necesidades y prioridades de los Miembros, en particular los que son países en desarrollo y menos adelantados, en materia de facilitación del comercio. Nos comprometemos a asegurar la asistencia técnica y el apoyo a la creación de capacidad adecuados en esta esfera”.

  
  

175pxls.gif (835 bytes)

175pxls.gif (835 bytes)

 


Documentos presentados en 2001  volver al principio

  

G/C/W/247 

República Checa

1º de febrero de 2001

Experiencia nacional de la República Checa

G/C/W/248 

Guatemala

14 de febrero de 2001

Experiencia nacional de Guatemala

G/C/W/263

Australia

7 de mayo de 2001

Suministro de asistencia técnica y creación de capacidad en materia de facilitación del comercio - La experiencia aduanera de Australia

G/C/W/265

Costa Rica

17 de mayo de 2001

Documento sobre la experiencia de Costa Rica en materia de facilitación del comercio