OMC: NOTICIAS 2013

5-7 de diciembre de 2013

NOVENA CONFERENCIA MINISTERIAL DE LA OMC

150pxls.gif (76 bytes)

Conferencia Ministerial de Bali
Notas informativas
 
Paquete de Bali
 
www.wto.org/ministeriales
 
  
COBERTURA INFORMATIVA COMPLETA

 

ESTA NOTICIA tiene como finalidad ayudar al público a comprender los nuevos acontecimientos de la OMC. Si bien se ha hecho todo lo posible para asegurar que el contenido de la información sea exacto, ésta se entiende sin perjuicio de las posiciones de los gobiernos Miembros.

Además del Paquete de Bali, los Ministros adoptaron formalmente varias decisiones ordinarias al término de una reunión de cinco días inaugurada por el Presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, y en la que también se aceptó al Yemen como nuevo Miembro.

“¡Lo hemos conseguido!” dijo el Ministro de Comercio de Indonesia, Gita Wirjawan, que presidió la Conferencia. “Hemos conseguido lo que muchos decían que no se podía conseguir”. El Presidente Susilo Bambang Yudhoyono dijo el martes que la mística de Bali tendría un efecto positivo en las negociaciones. “Este es un lugar donde se logran acuerdos. Me complace enormemente que Bali no nos haya fallado.”

“Por primera vez en nuestra historia, la OMC ha logrado verdaderamente resultados”, dijo el Director General de la OMC, Roberto Azevêdo. “Les emplacé a todos ustedes, aquí en Bali, a que mostraran la voluntad política que necesitábamos para cruzar la línea de meta. Así lo han hecho y les doy las gracias por ello.”

El Paquete de Bali es un conjunto de cuestiones que forman parte de las negociaciones más amplias de la Ronda de Doha. Haciéndose eco de las peticiones de muchas delegaciones, el Sr. Azevêdo dijo que ahora los Miembros debían prestar atención a los temas restantes de la Ronda, como se conoce semioficialmente al Programa de Doha para el Desarrollo.

“Con el paquete de Bali, ustedes han reafirmado no sólo su compromiso con la OMC sino también con el logro de los objetivos del Programa de Doha para el Desarrollo”, dijo el Sr. Azevêdo. “Las decisiones que hemos adoptado aquí son un paso importante hacia la conclusión de la Ronda de Doha.”

“Acogemos pues con gran satisfacción la tarea que nos han encomendado ustedes de preparar, en los próximos 12 meses, un programa de trabajo claramente definido a tal efecto.”

El acuerdo sobre el Paquete de Bali se alcanzó tras la celebración de intensas consultas prácticamente día y noche desde el miércoles 4 de diciembre hasta la madrugada del viernes 6 de diciembre, a las que siguieron reuniones de todos los Jefes de Delegación la siguiente noche.

 

Alegría y tristeza

Los Ministros y los demás delegados celebraron el acuerdo de forma entusiasta, con repetidos aplausos y vítores. Sin embargo, la tristeza se apoderó de la conferencia al conocer la noticia del fallecimiento del ex Presidente Nelson Mandela.

El Sr. Azevêdo, el Sr. Gita y numerosos Ministros y delegados rindieron homenaje al Sr. Mandela, que fue una inspiración para todos, también en la consecución de los difíciles objetivos de la OMC. El Sr. Gita citó una frase suya: “Todo parece imposible, hasta que se hace.”

 

“El tiempo es algo flexible”

El Sr. Azevêdo trabajó con los Ministros en varias cuestiones controvertidas individualmente y en grupos pequeños antes de distribuir los proyectos revisados para que todos los Miembros los examinaran. Finalmente esos proyectos fueron adoptados por consenso el 7 de diciembre después de programar y reprogramar las reuniones.

“En la OMC el tiempo es un concepto flexible”, respondió el portavoz de la OMC Keith Rockwell a preguntas de los periodistas el 6 de diciembre cuando la reunión se alargó más de lo previsto. “Creo que será un día muy largo.”

Durante esas últimas horas decisivas, casi todos los Miembros decían que había que adoptar el paquete en su totalidad, aunque no estuvieran del todo satisfechos con algunas de sus partes.

Decían que el paquete era necesario por los beneficios que reportaría directamente, pero también porque revitalizaría la OMC y su sistema de comercio, y daría el impulso necesario para concluir la Ronda de Doha, que se inició en 2001 y que no había avanzado mucho desde 2008, hasta que la labor sobre el Paquete de Bali se intensificó este año.

Sin embargo, un pequeño grupo de países (Cuba, Bolivia, Nicaragua y Venezuela) hizo constar serias reservas sobre lo que consideraba desequilibrios en el paquete en favor de los países más ricos, y la ausencia de disposiciones que prohibieran la discriminación en forma de embargos comerciales a las mercancías en tránsito.

La preocupación de esos países por la cuestión de los embargos demoró el consenso sobre el paquete hasta que se llegó a una solución de avenencia que consistió en la introducción de una oración en la declaración final que confirmaba el principio de no discriminación de las mercancías en tránsito.

A veces el Paquete de Bali se ha descrito como el primer acuerdo importante entre los Miembros de la OMC desde la creación de la Organización en 1995 en virtud de los acuerdos dimanantes de las negociaciones de la Ronda Uruguay (1986-1994). La parte del paquete más importante para el comercio mundial es la relativa a la facilitación del comercio, que trata de la reducción de los trámites burocráticos y la aceleración del despacho de aduana.

El resto del paquete se centra en gran medida en diversas cuestiones relacionadas con el desarrollo, incluida la seguridad alimentaria en los países en desarrollo y el algodón y otras disposiciones para los países menos adelantados.

El paquete incluye también el compromiso político de reducir las subvenciones a la exportación en la agricultura y de mantenerlas en niveles bajos, así como de reducir los obstáculos al comercio cuando los productos agropecuarios se importan en el marco de contingentes.

 

Facilitación del comercio

La decisión sobre facilitación del comercio es un acuerdo multilateral cuya finalidad es simplificar los procedimientos aduaneros reduciendo sus costos e incrementando su rapidez y eficiencia. Será un acuerdo jurídicamente vinculante y se trata de una de las mayores reformas de la OMC desde su creación en 1995 (desde entonces también se han logrado acuerdos sobre los servicios financieros y las telecomunicaciones y, entre un grupo de Miembros de la OMC, un acuerdo de libre comercio sobre los productos de tecnología de la información).

Los objetivos son: acelerar los procedimientos aduaneros; facilitar, acelerar y abaratar el comercio; aportar claridad, eficiencia y transparencia; reducir la burocracia y la corrupción, y aprovechar los avances tecnológicos. También contiene disposiciones sobre las mercancías en tránsito, una cuestión de especial interés para los países sin litoral, que tienen que recurrir a puertos situados en países vecinos para poder realizar actividades comerciales.

Una parte del acuerdo se refiere a la prestación de asistencia a los países en desarrollo y los países menos adelantados para que pongan al día su infraestructura, para que capaciten a funcionarios de aduana, o para ayudarles a cubrir cualquier otro costo relacionado con la aplicación del acuerdo.

Se calcula que los beneficios para la economía mundial se situarán entre 400.000 millones y 1 billón de dólares gracias a que los costos se reducirán entre el 10% y el 15%, lo que incrementará las corrientes comerciales y la recaudación de ingresos fiscales, creará un entorno empresarial estable y atraerá inversión extranjera.

El texto adoptado en Bali no es un texto final, aunque la sustancia no cambiará. Se revisará y corregirá para que su formulación sea jurídicamente correcta, con miras a su adopción por el Consejo General el 31 de julio de 2014 a más tardar.

 

Agricultura y coton

Para llegar a un acuerdo sobre la parte del Paquete de Bali relativa a la agricultura hizo falta resolver dos cuestiones. Los esfuerzos se centraron en gran medida en proteger los programas de constitución de existencias públicas con fines de seguridad alimentaria de los países en desarrollo para que no pudieran ser impugnados jurídicamente aunque un país rebasara los límites convenidos para la ayuda interna causante de distorsión del comercio.

La solución propuesta sería provisional, y buena parte del debate giró en torno a la cuestión de qué hacer después. Se decidió mantener la solución provisional hasta que se acordara una solución permanente, así como establecer un programa de trabajo con objeto de llegar a una solución permanente en el plazo de cuatro años.

En cuanto a la otra cuestión, la “administración de los contingentes arancelarios”, había que decidir cómo debía tratarse un determinado tipo de contingentes de importación (los “contingentes arancelarios”, que son aquellos en que las cantidades dentro del contingente están sujetas a derechos más bajos) en caso de subutilización persistente. El acuerdo al que han llegado los Miembros prevé que en caso de subutilización de un contingente se celebren consultas y se suministre información. La única cuestión que quedaba por decidir era la de qué países se reservarían el derecho de no aplicar el sistema una vez transcurridos seis años: serán Barbados, El Salvador, los Estados Unidos, Guatemala y la República Dominicana.

Por otra parte, hay tres textos cuya versión negociada en Ginebra no ha sido modificada. Uno de ellos se refiere a la incorporación a la lista de servicios generales de varios programas de desarrollo y de uso de las tierras que se propone sean permitidos sin limitación, porque distorsionan escasamente el comercio.

Otro es una firme declaración política formulada para asegurarse de que las subvenciones a la exportación y otras medidas de efecto similar se mantengan en un nivel bajo. El tercero se refiere a la mejora del acceso a los mercados para los productos de algodón procedentes de países menos adelantados y a la asistencia para el desarrollo destinada a la producción en dichos países.

 

Cuestiones relacionadas con el desarrollo

Hay cuatro documentos cuya versión negociada en Ginebra no ha sido modificada:

  • Acceso libre de derechos y de contingentes para las exportaciones de los países menos adelantados a los mercados de países más ricos. Muchos países ya otorgan ese acceso, y en la decisión se declara que los países que no lo otorguen respecto de al menos el 97% de los productos “procurarán” aumentar el número de productos abarcados.
  • Normas de origen preferenciales simplificadas para los países menos adelantados, que facilitarían a esos países identificar sus productos como propios y tener derecho a un trato preferencial en los países importadores.
  • Una “exención en la esfera de los servicios”, que daría a los países menos adelantados acceso preferencial a los mercados de servicios de países más ricos.
  • Un “mecanismo de vigilancia” que incluiría reuniones y otros medios para vigilar el trato especial que se otorga a los países en desarrollo.

 

Decisiones sobre la labor ordinaria de la OMC

En la Conferencia Ministerial se adoptaron cinco decisiones relativas a la labor ordinaria de la OMC, que pueden consultarse aquí y son las siguientes:

En materia de propiedad intelectual, los Miembros convinieron en no presentar reclamaciones “no basadas en una infracción” en el marco del proceso de solución de diferencias de la OMC (“no basadas en una infracción” es una forma abreviada de referirse a la cuestión técnica de si puede haber fundamento jurídico para presentar una reclamación al amparo del Acuerdo de la OMC sobre la propiedad intelectual aunque no se haya violado ese Acuerdo).

Se acordó una prórroga similar en lo que respecta al comercio electrónico: los Miembros convinieron en no imponer derechos de aduana a las transmisiones electrónicas. En el Programa de Trabajo también se alienta a continuar los debates sobre el comercio electrónico en relación con las cuestiones referentes al comercio, con el desarrollo y con las nuevas tecnologías.

Los Ministros decidieron prestar especial atención a las cuestiones relacionadas con las pequeñas economías. Encomendaron al Comité de Comercio y Desarrollo que considerara las propuestas relativas a las pequeñas economías y formulara recomendaciones al Consejo General.

Los Ministros reafirmaron su compromiso con la Ayuda para el Comercio, una iniciativa encaminada a prestar asistencia a los países en desarrollo, y en particular a los países menos adelantados, en relación con el comercio. Expresaron su satisfacción por los progresos realizados en la Ayuda para el Comercio desde su inicio en 2005 y encomendaron al Director General que siguiera apoyando el programa.

Los Ministros dispusieron que sus delegaciones en Ginebra siguieran examinando la relación entre el comercio y la transferencia de tecnología e hicieran posibles recomendaciones sobre las medidas que cabría adoptar para incrementar las corrientes de tecnología hacia los países en desarrollo. Este mandato fue impartido en la Declaración de Doha de 2001.

 

Observaciones finales

Presidente Gita Wirjawan, Ministro de Comercio de Indonesia: “¡Lo hemos conseguido!”

Colegas Ministros, señoras y señores - ¡Lo hemos conseguido!

Hemos conseguido lo que muchos decían que no se podía conseguir.

El Presidente Susilo Bambang Yudhoyono decía el martes que la mística de Bali tendría un efecto positivo en las negociaciones. Este es un lugar donde se logran acuerdos. Me complace enormemente que Bali no nos haya fallado.

Los felicito a todos. Los felicito por haberse centrado no sólo en los intereses nacionales, sino también en el bien común. Los felicito por haber perseverado durante largas horas de negociaciones para alcanzar este acuerdo histórico. Los felicito no sólo por haber mantenido vivo el Programa de Doha para el Desarrollo, sino también porque nos han dado a todos renovada energía y confianza para concluir la Ronda de Doha.

Lo que hemos hecho aquí en Bali es realmente extraordinario. Hemos negociado un paquete que traerá seguridad alimentaria a miles de millones de personas entre los más pobres del mundo. Hemos cerrado un Acuerdo sobre Facilitación del Comercio que inyectará hasta 1 billón de dólares en la economía mundial. Y hemos convenido en una serie de iniciativas sin precedentes que ayudarán a los países menos adelantados a aprovechar mejor el sistema multilateral de comercio.

Después de muchas horas de negociación, nosotros, los Ministros de la OMC, hemos convenido en que los países en desarrollo tengan flexibilidad para aplicar programas vitales de seguridad alimentaria. Hemos convenido en que es necesario modificar el Acuerdo sobre la Agricultura de la OMC, lo que llevará tiempo. Mientras tanto, la decisión que hemos adoptado aquí en Bali permitirá a los países en desarrollo evitar diferencias con respecto a sus programas legítimos de seguridad alimentaria.

El Acuerdo sobre Facilitación del Comercio es el primer acuerdo multilateral negociado en la OMC. Reducirá el costo del comercio, agilizará la circulación de las mercancías a través de las fronteras y dará mayor seguridad a las empresas. Además, beneficiará a todos los Miembros, pero en particular a los países en desarrollo, que podrán recibir asistencia para mejorar sus sistemas y procedimientos. La mayor parte de los beneficios económicos de la facilitación del comercio será para los países en desarrollo.

Los países menos adelantados también se beneficiarán de un mayor acceso a los mercados de bienes y servicios en los países desarrollados. Las normas de origen preferenciales harán que los PMA puedan exportar más fácilmente sus mercancías. Otros resultados, por lo que se refiere al algodón y a la vigilancia del trato especial y diferenciado, también reportarán importantes beneficios y sentarán las bases para que se pueda seguir avanzando en estas esferas.

Se trata de logros históricos. Hemos cruzado la línea de meta en Bali, pero la carrera todavía no ha terminado; ahora hay que completar la Ronda de Doha. Debemos aprovechar la energía y el optimismo que hemos generado aquí y mantenerlos en Ginebra.

Todavía queda mucho por hacer. Aún hay que resolver algunas de las cuestiones que hemos examinado aquí en Bali. A este respecto, hemos encomendado a nuestros negociadores que preparen un programa de trabajo claramente definido sobre las cuestiones restantes del Programa de Doha para el Desarrollo. Este plan se basará en las decisiones adoptadas en Bali, en particular sobre la facilitación del comercio, la agricultura, el desarrollo y las cuestiones relacionadas con los PMA.

Gracias a las medidas adoptadas aquí en Bali, hemos reafirmado el papel de la OMC como principal foro para las negociaciones comerciales multilaterales. Sólo a través de acuerdos multilaterales podrán muchos de los países más pobres y vulnerables beneficiarse realmente del comercio internacional. Así que lo que hacemos en la OMC es vital.

Quiero expresar una vez más mi sincero agradecimiento a los Ministros que me han prestado su inestimable asistencia como Vicepresidentes, al Presidente del Consejo General, a la Secretaría de la OMC y a cada uno de los Ministros y delegaciones que han asistido a esta Conferencia Ministerial en representación de sus Gobiernos por su ardua labor durante los cuatro últimos días.

Y sobre todo quiero dar las gracias a Roberto Azevêdo, Director General de la OMC. Sin su visión y liderazgo, el paquete de Bali no habría sido posible. La energía que ha insuflado usted a estas negociaciones ha sido determinante. Pido un fuerte aplauso para Roberto.

[aplauso]

Voy a citar una vez más una famosa frase de Nelson Mandela, que me parece que refleja muy bien lo que hemos vivido aquí: “todo parece imposible, hasta que se hace”.

Hemos conseguido todo lo que nos propusimos conseguir esta semana. La mística de Bali ha impregnado nuestra labor, ahora dejemos que impregne nuestras almas. Espero que todavía tengan la oportunidad de disfrutar de las maravillas de esta isla verdaderamente mágica. Como dijo el Director General en la ceremonia inaugural, Bali es conocida también como la mañana del mundo. Si se me permite la licencia: Bali ha dado una nueva mañana a la Organización Mundial del Comercio.

Declaro clausurado el noveno período de sesiones de la Conferencia Ministerial de la OMC. [GOLPE DE MAZO]

 

Director-General Roberto Azevêdo: ‘World back in WTO’

En las últimas semanas, la OMC ha cobrado vida.

Hemos visto a esta Organización como debía ser:

negociando,

mostrando dinamismo,

trabajando intensamente para llegar a un acuerdo,

trabajando fines de semana (¡y durante semanas!),

y trabajando noches enteras.

La hemos visto buscando terreno común y encontrando soluciones innovadoras y de transacción.

No veíamos tal esfuerzo y colaboración desde hacía muchísimo tiempo.

Asimismo, en las últimas semanas hemos hecho honor a nuestro nombre.

En vez de seguir un proceso no inclusivo ni transparente, esta vez todos los Miembros se han reunido para negociar. Cada delegación ha tenido la oportunidad de participar en el proceso de negociación.

Hemos vuelto a introducir la palabra “mundial” en la “Organización Mundial del Comercio”.

Es algo de lo que estoy muy orgulloso, en particular porque ese enfoque no nos ha impedido realizar progresos. De hecho ha servido para fortalecer los progresos logrados.

Nuestros Miembros desarrollados y menos adelantados han desempeñado plenamente su papel en estas negociaciones, al ayudar a configurar un paquete que responde en gran medida a sus intereses. 

Así pues, me complace decir que, por primera vez en nuestra historia, la OMC ha logrado verdaderamente resultados.

Les emplacé a todos ustedes, aquí en Bali, a que mostraran la voluntad política que necesitábamos para cruzar la línea de meta.

Así lo han hecho y les doy las gracias por ello.

Con las medidas adoptadas en materia de facilitación del comercio, agricultura y desarrollo, hemos logrado algo muy importante.

El paquete que han logrado ustedes acordar hoy aquí beneficiará a personas de todo el mundo: la comunidad empresarial; los desempleados y los subempleados; los pobres; quienes dependen de nuestros programas de seguridad alimentaria; los agricultores de los países en desarrollo; los cultivadores de algodón de los países en desarrollo; y las economías menos adelantadas en su conjunto.

Pero, además, hemos reforzado nuestra capacidad para apoyar el crecimiento y el desarrollo; hemos fortalecido esta Organización; y hemos dado impulso a la causa del propio multilateralismo.

Quisiera hacerme eco de las palabras del Embajador de Marruecos, Omar Hilale, que dijo ayer: “Este paquete no es un fin: es un principio”.

Como consecuencia de los progresos que hemos logrado aquí, podremos ahora avanzar en las demás esferas de nuestra labor, que tanto tiempo llevaban estancadas.

Con el paquete de Bali, ustedes han reafirmado no sólo su compromiso con la OMC sino también con el logro de los objetivos del Programa de Doha para el Desarrollo.

Las decisiones que hemos adoptado aquí son un paso importante hacia la conclusión de la Ronda de Doha.

Acogemos pues con gran satisfacción la tarea que nos han encomendado ustedes de preparar, en los próximos 12 meses, un programa de trabajo claramente definido a tal efecto.

Deseo aprovechar esta oportunidad para agradecerles a todos la ardua labor que han realizado aquí en Bali.

También quisiera celebrar la adhesión de la República del Yemen, aprobada por ustedes esta semana.

El Yemen será nuestro 160º Miembro, y nuestro 35º PMA Miembro. Se trata de un paso positivo más hacia la universalidad.

Deseo asimismo rendir homenaje una vez más al Presidente Yudhoyono, y al Gobierno y al pueblo de Indonesia, por acoger esta Conferencia Ministerial de forma tan ejemplar.

La comunidad de la OMC tiene una deuda de gratitud con ustedes.

Quiero dar las gracias a los Ministros y Jefes de Estado en las capitales de todo el mundo por su ayuda. Son parte de esto tanto como nosotros.

Deseo expresar una vez más mi sincera gratitud a los Ministros y delegados que se encuentran hoy aquí.

Quisiera agradecer a los Embajadores en Ginebra la intensa labor que han realizado durante muchas semanas y meses.

Quisiera asimismo reiterar mi agradecimiento a los Presidentes de los grupos de negociación, a la Secretaría, a mi equipo y a los Directores Generales Adjuntos por sus enormes esfuerzos. 

Puesto que esta es la ocasión de expresar mi gratitud a las personas que han hecho esto posible, quiero dar las gracias a mi esposa Lele.  No estaríamos hoy aquí sin su apoyo durante todo este largo y duro viaje.

Por último, deseo también dar las gracias al Ministro Gita Wirjawan por su eficaz presidencia y por su constante apoyo, perspicacia política y dedicación a su tarea a lo largo de todo este proceso.

Ha sido usted fundamental para el éxito de esta Conferencia, y de este paquete.

Así pues, Sr. Ministro, me complace sumamente ofrecerle este mazo ceremonial como muestra de nuestra gratitud. ¡Me alegra que le hayamos dado una buena razón para usarlo!

Me presenté al cargo de Director General de la OMC porque creo en el sistema multilateral de comercio, no como un fin en sí mismo sino por lo que representa:

  • un sistema que da vida al ideal mismo del multilateralismo;
  • y un sistema que esta semana -me enorgullece decirlo- ha quedado fortalecido y salvaguardado por muchos años.

Para concluir, quisiera recordar unas palabras de Nelson Mandela que, en mi opinión, son hoy especialmente apropiadas. En una ocasión dijo: 

“Todo parece imposible hasta que se hace.”

Puede que el paquete de Bali pareciera a menudo imposible, pero ahora está hecho.

Y, realmente, todos lo hemos hecho posible aquí y ahora.

Fotos

> Galería de fotos
> Foto tags

 

 Vídeos

> Transmisiones en directo por la Web: Sesión inaugural/plenaria
> Transmisiones en directo por la Web: Conferencias de prensa
> Vídeos sobre la Novena Conferencia Ministerial

Servicio de noticias RSS

Bookmark and Share

Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.

150pxls.gif (76 bytes)